Alta velocidad

Más noticias

Descripción:

Cuando los trenes circulan a una velocidad superior a 250 kilómetros por hora aproximadamente (está en discusión el umbral ya que hay quien lo rebaja a 200 km/h) se considera que circula a “alta velocidad”.
Se trata de una tecnología ferroviaria incorporada al tren, nacida en Japón a mediados de los 60 con el Shinkansen o tren bala en el trayecto Tokio-Osaka.
La alta velocidad llegó a Francia a comienzos de los 80. Y a España en abril de 1992, con la inauguración de la línea Madrid-Sevilla. En 2017 se cumplieron 25 años.
No se deben confundir los conceptos de “alta velocidad” y “AVE”: AVE es una marca comercial, al igual que Avant, Cercanías, Intercity o Altaria. De estos últimos, el Avant es también un tren de alta velocidad pero de Media Distancia, mientras que el AVE completa recorridos de Larga Distancia.
España es el segundo país del mundo en número de kilómetros, solo detrás de China. Adif reconoce más de 3.000 kilómetros de red, pero otras fuentes independientes reducen esa cantidad y aseguran que España tiene muchos menos kilómetros. Sea como fuere, España tenía en 2017 una de las redes menos utilizadas del mundo, con 15 viajeros por kilómetro frente a 50 Francia, 83 Alemania o 166 Japón.
Hoy por hoy muchos trenes son capaces de circular por encima de los 300 kilómetros hora.