Economía Propietario de Naturhouse

Félix Revuelta: "Popular valía 3.000 millones con Ron y cero con Saracho"

logo
Félix Revuelta: "Popular valía 3.000 millones con Ron y cero con Saracho"
Félix Revuelta, propietario de Naturhouse.

Félix Revuelta, propietario de Naturhouse. EP

Resumen:

Félix Revuelta, dueño de Naturhouse y uno de los accionistas relevantes de Popular, hace su valoración de la caída del banco, apenas unos días después de que se publicase el informe de Deloitte el pasado viernes. A la luz de las inconsistencias que revela el documento, el empresario, que perdió más de 44 millones de euros con la resolución exprés de Popular y su venta a Santander por un euro, señala considera que tienen "muchas posibilidades de ganar las demandas que han presentado por la vía administrativa". Reitera, como ha manifestado en varias ocasiones, que "claramente la ampliación de capital que Popular realizó en mayo tenía bases dudosas", y desvela que la plataforma que constituyó para representar a afectados está preparando nuevas demandas para representar a tenedores de bonos, deuda subordinada, obligaciones, preferentes y otros productos complejos de Popular.

Félix Revuelta, dueño de Naturhouse y uno de los accionistas relevantes de Popular antes de su adquisición por Santander, hace su valoración de la caída del banco, tras la publicación del informe de Deloitte. Días después de que la versión censurada de este documento se conociese, la Audiencia Nacional solicitó una ingente cantidad de información referente a Popular al Estado, a través del Frob, a los reguladores, varios bancos y auditores.

A la luz de las inconsistencias que revela el documento, el empresario, que perdió más de 44 millones de euros con la resolución exprés de Popular y su venta a Santander por un euro, señala considera que tienen «muchas posibilidades de ganar las demandas que han presentado por la vía administrativa».

Reitera, como ha manifestado en varias ocasiones, que «claramente la ampliación de capital que Popular realizó en mayo tenía bases dudosas», y desvela que la plataforma que constituyó para representar a afectados está preparando nuevas demandas para representar a tenedores de bonos, deuda subordinada, obligaciones, preferentes y otros productos complejos de Popular.

En retrospectiva, el empresario considera que la gestión de Ángel Ron, presidente depuesto de Popular, aunque muy mejorable, hubiera mantenido con vida el banco. «Popular valía 3.000 millones con Ron y cero euros con Emilio Saracho, cuya trayectoria consistía en liquidar cosas«, añade.

Ron lo hizo mal, porque el valor del banco se depreció de 14.000 a 3.000 millones, pero el banco estaba vivo»

«Yo creo creo que Ron lo hizo mal, porque el valor del banco se depreció de 14.000 a 3.000 millones, pero, al ºmenos, el banco estaba vivo. La llegada de Saracho convirtió a Ron en bueno, en un fenómeno», opina el accionista. «La inexactitud de las declaraciones de Saracho es un ejemplo de cómo no deben hacerse las cosas», apostilla.

Por otro lado, Revuelta se refiere a las maniobras en la sombra del accionista mexicano Antonio del Valle. «Creo que entró en el banco para quedárselo al mejor precio. Y me parece lícito. Quería hacer una nueva ampliación para controlar la mayoría. A mí me preguntó si otros empresarios de mi entorno y yo estábamos dispuesto a desembolsar más dinero para salvar el banco y le dije que sí. Él me aseguró que disponía de capital por importe de 2.500 millones de euros», asegura el empresario de la cadena de dietética.

Sin embargo, en plan de Del Valle no salió adelante. «Yo y cualquier accionista hubiéramos preferido mantener nuestra participación en un banco con Ron o Del Valle al frente, en lugar de haberlo perdido todo para que esté controlado por Ana Botín», se queja.

Del Valle contaba con 2.500 millones para hacer una nueva ampliación que yo estaba dispuesto a respaldar»

Rafael Moreno, abogado de la plataforma impulsada por Revuelta y que representa a más de 2.000 afectados, señala su preocupación por la falta de transparencia de todo el proceso. «El informe de Deloitte parece revelar que la JUR (Junta Única de Resolución) actuó precipitadamente y que el BCE no les avisó con demasiado tiempo», apunta.

«Da la impresión de que el la fuga de depósitos coincide en el tiempo con el periodo en el que las instituciones empezaron a estudiar estos temas, lo que induciría a pensar en información privilegiada. Un proceso que afecta a 300.000 personas tendría que dotarse de mucha más transparencia», añade.

Junto a ello, subraya que parece imposible que un banco cotizado, supervisado por el Banco de España, presente unos resultados que no reflejen su imagen fiel. «Estaba auditado y había pasado diferentes test de estrés. Si eso estuvo bien hecho, no es posible que en seis meses una entidad pierda 12.000 millones», asevera.

El informe anual publicado recientemente por Santander revela que en el conjunto de 2017, Popular perdió 13.560 millones, de los que más de 12.000 millones corresponden al primer semestre.

Comentar ()