Economía

Los aspirantes a los terrenos del Calderón vinculan sus ofertas a que se soterre la M-30

Los promotores rechazan por ahora abonar los 200 millones que pide el Atlético y piden al club por escrito garantías de que se cubrirá el tramo de autovía en la capital

logo
Los aspirantes a los terrenos del Calderón vinculan sus ofertas a que se soterre la M-30
Despedida del Vicente Calderón en Liga, en mayo de 2017.

Despedida del Vicente Calderón en Liga, en mayo de 2017. EUROPA PRESS

Resumen:

Los promotores rechazan por ahora abonar los 200 millones que pide el Atlético y piden al club por escrito garantías de que se cubrirá el tramo de autovía en la capital. El soterramiento cuesta 60 millones de euros.

Varias de esas empresas han remitido escritos al Atlético pidiendo garantías, entre las que sobresale una: cubrir el trozo no soterrado de la M-30 a su paso por el estadio, que será demolido en teoría el próximo verano. “Los propietarios del ámbito, es decir, el Atlético de Madrid y Mahou, tienen que firmar un convenio de gestión con el Ayuntamiento de Madrid”, indica un portavoz de los interesados. “Y todo lo que sea por escrito y contenga sanciones por incumplimiento sería suficiente. Pero este punto tenemos que dejarlo claro”. "Sin garantías", dicen los interesados, "nadie ha presentado 200 millones de euros y el precio del metro cuadrado es mucho menor de lo que se dice por ahí". Aunque los interesados han de dirigirse al Atlético de Madrid, el convenio de gestión pasa por un acuerdo con el Consistorio, gobernado por Ahora Madrid. “[Los promotores] no tienen nada que temer”, afirman portavoces de la delegación de Desarrollo Urbano Sostenible (DUS).

Las siete empresas interesadas en los terrenos de la Operación Mahou-Calderón (donde se asienta el que hasta el año pasado era el estadio oficial del Atlético de Madrid, en la zona del río Manzanares) y que pasaron el primer corte (140 millones de euros) no están dispuestas a poner por las bravas los 200 millones de euros que pide el club colchonero. Varias de esas empresas han remitido escritos al Atlético pidiendo garantías, entre las que sobresale una: cubrir el trozo no soterrado de la M-30 a su paso por el estadio, que será demolido en teoría el próximo verano.

«Los propietarios del ámbito, es decir, el Atlético de Madrid y Mahou, tienen que firmar un convenio de gestión con el Ayuntamiento de Madrid», indica un portavoz de los interesados. «Y todo lo que sea por escrito y contenga sanciones por incumplimiento sería suficiente. Pero este punto tenemos que dejarlo claro». Otros aspirantes confirman haber hecho lo mismo: el soterramiento del tramo de la M-30 costaría 60 millones según todos los cálculos.

En las últimas semanas se ha publicado que la pretensión del club rojiblanco es lograr 200 millones y que el precio por metro cuadrado en la zona urbanizable rondaría los 6.000 euros, una cifra que revalorizaría este ámbito al nivel de otros distritos elitistas de Madrid como Salamanca o Chamberí.

«Nada que temer»

Sin embargo, fuentes de estas empresas rebajan los números: «Nadie ha presentado 200 millones de euros y el precio del metro cuadrado es mucho menor», señalan. «Además, hemos condicionado los pagos de nuestras ofertas a que existan garantías en los plazos de ejecucion de esa tapa sobre la M-30″. La media ofertada se sitúa en torno a los 150 millones de euros. «Estamos actuando con criterios de prudencia hasta que se cumplan una serie de requisitos urbanísticos».

Aunque los interesados han de dirigirse al Atlético de Madrid, el convenio de gestión pasa por un acuerdo con el Consistorio, gobernado por Ahora Madrid y con Manuela Carmena como alcaldesa. «[Los promotores] no tienen nada que temer», afirman portavoces de la delegación de Desarrollo Urbano Sostenible (DUS). «Entendemos que se asusten porque se juegan mucho. Pero vamos: el rumor de que es posible que la M-30 no se cubra no va a pasar», aseguran. En respuesta, los ofertantes rebaten a DUS que quieren ver cómo se materializa esa intención, y si es por escrito todavía por mejor.

Siete aspirantes

Las firmas finalistas son Ibosa, Princeton, Solvia, Aelca, Stoneweng, Inmoglaciar y Realia. La última está controlada por el magnate mexicano Carlos Slim, quien a su vez a través de otra sociedad (Inbursa) prestó en su momento 160 millones de euros al Atlético de Madrid para que pudiera acometer las obras del Wanda Metropolitano. El Wanda es el nuevo estadio del equipo colchonero, situado al este de la capital en el Distrito de San Blas, bastante más lejos del centro capitalino que el Calderón (dentro de la M-30, en la Almendra Central). Ese es, de hecho, el valor de la operación: la idónea ubicación de los terrenos de Mahou-Calderón.

De momento el club va a esperar hasta junio para cerrar la operación, según publicó El Confidencial. El Atlético cree que dejando discurrir un poco más de tiempo le puede permitir alcanzar esa cifra de 200 millones de euros, lo que le aseguraría una devolución tranquila del préstamo al empresario Slim. La vivienda se encarece en Madrid a marchas forzadas, y la escasez de suelo alimenta la mini-burbuja ladrillera que revive la capital. Un boom potenciado por el incremento de los alquileres -agravados por los pisos turísticos estilo Airbnb- y la crecida de los visitantes foráneos.