Economía

Los temores a una guerra comercial arrastran al Ibex a mínimos de un año

Los planes de Donald Trump para establecer nuevos aranceles a China azuzan el miedo a una guerra comercial que acabe frenando el crecimiento global.

El temor a una guerra comercial agita al mercado y arrastra al Ibex a mínimos de un año.

Pantallas de cotización en el interior de la Bolsa de Madrid. EFE

Nuevas sacudidas de tensión en los mercados financieros. Los planes proteccionistas de Donald Trump provocan este jueves una nueva sacudida en las bolsas mundiales y conducen al Ibex a sus niveles más bajos desde febrero de 2017.

El índice español ha restado este jueves cerca de un 1,5% y se sitúa por debajo del nivel de los 9.500 puntos. Un revés que apenas resalta en el escenario general de caídas a ambos lados del Atlántico: el Mib italiano y el Dax alemán superan el 1,7% de caídas, el Cac 40 francés también ronda el 1,5% a la baja, mientras que, en Wall Street, el Dow Jones, el Nasdaq y el S&P 500 registran recortes superiores al 1,2%.

Mientras tanto, la deuda ha registrado fuertes entradas de dinero, en un movimiento de búsqueda de refugio que ha rebajado los tipos del bono español a 10 años a su nivel más bajo en un año y medio.

Al mismo tiempo, los índices de volatilidad internacionales, que miden el nerviosismo de los inversores, vuelven a dispararse al alza, en medio de las noticias que apuntan a que Donald Trump impondrá en la tarde de este jueves una serie de barreras arancelarias al comercio chino valoradas en unos 50.000 millones de dólares.

El proteccionismo de Trump es visto como la gran amenaza al crecimiento de la economía global

Aunque las últimas noticias apuntan a que Europa quedaría exenta en este primer movimiento proteccionista del presidente estadounidense, los inversores observan la cuestión como un peligro global cuyos límites resultan actualmente difíciles de cuantificar.

«El proteccionismo es el mayor peligro al que se enfrenta actualmente al mercado. Porque este tipo de medidas pueden provocar como respuesta otras similares y desencadenar una espiral de barreras al comercio que, finalmente, provocarían un deterioro de la economía mundial», apunta Jorge Large, analista de CM Capital Markets.

En este escenario, sectores como el de las materias primas y la banca, muy sensibles a todas las cuestiones relativas al ciclo económico y el comercio mundial se muestran entre las más afectadas. En el caso del Ibex, ArcelorMittal lidera los descensos, con recortes que rozan el 4%, mientras que Bankia cede un 3% y CaixaBank, Bankinter y Sabadell sufren pérdidas en el entorno del 2,5%.

Para Juan José Fernández-Figares, director de análisis de Link Securities, el alcance real que tengan las medidas proteccionistas que finalmente acabe aprobando Trump serán clave en el rumbo inmediato de los mercados. «Este jueves dan a conocer las líneas maestras del plan pero las compañías estadounidense van a participar en el detalle de las mismas, lo cual creo que es positivo. Habrá que esperar, por tanto, a la reacción de la bolsa estadounidense a la mencionada presentación para saber cómo se van a comportar los mercados en el corto plazo», explica.

Estas cuestiones, además, se mezclan con la debilidad que vienen mostrando en las últimas jornadas el sector tecnológico, a raíz del escándalo de Facebook, que está motivando recogida de beneficios en unas compañías que, en líneas generales, acumulan fuertes ganancias en los últimos años. «Este sector también está viéndose afectado en alguna medida por el accidente del vehículo sin conductor de Uber, que puede provocar retraso en uno de los temas, la conducción autónoma, que más ha atraído la atención de los inversores en los últimos tiempos», añade Fernández-Figares.

Debilidad en las bolsas

La amenaza de una guerra comercial llueve sobre un mercado que sigue aún afectado por el desplome que registró a principios del pasado mes de febrero. Desde sus máximos anuales, alcanzados el pasado 23 de enero, el Ibex acumula pérdidas por encima del 10% y cotiza ya cerca de un 15% por debajo de los niveles de hace diez meses.

En el mes y medio transcurrido desde entonces las bolsas no han dado muestras sólidas de recuperación de aquellas turbulencias y el optimismo que rezumaban hasta entonces brilla ahora por su ausencia. «El sentimiento del mercado ha cambiado y a las bolsas les cuesta subir. Hay gente que piensa que podríamos estar al final del ciclo alcista y eso está pesando en las bolsas», observa Alberto Castillo, director de análisis de Capital Bolsa.

El propio Castillo reconoce que esta visión no es unitaria y hay una parte tan o más cuantiosa de expertos que siguen observando razones para ser optimistas con las bolsas. Pero lo cierto es que las buenas nuevas que puedan venir del lado macroeconómico y de los resultados empresariales estaban ya, en gran medida, recogido en los precios.

En cambio, el mercado parecía confiado en un escenario ideal, en el que los bancos centrales mantendrían sin reparos su sustento en forma de liquidez. Pero esta visión se encuentra ahora mismo amenazada. Ni siquiera, el mensaje menos agresivo de lo temido de la Fed en la noche del miércoles, tras anunciar una nueva subida de los tipos de interés, ha logrado calmar al mercado en este sentido.

El Ibex acumula caídas del 10% desde sus máximos anuales ante la pérdida de optimismo de los inversores

Entre otras razones, porque los inversores no terminan de creerse el escenario dibujado por el nuevo presidente del banco central de EEUU, Jerome Powell. «Sigo pensando que la Fed aumentará sus tipos al menos cuatro veces este año. La combinación actual de políticas monetarias no es consistente con el escenario de pleno empleo», advierte Philippe Waechter, economista jefe de Ostrum AM, firma asociada a Natixis IM.

«Si desaparecen algunos de los factores que han impulsado a las bolsas en los últimos años, el mercado puede verse huérfanos de combustible», advierte Castillo.

Comentar ()