EconomíaLas otras cifras de los Presupuestos

El Estado gastará 45 millones en renovar la flota de coches oficiales

logo
El Estado gastará 45 millones en renovar la flota de coches oficiales
Vehículos oficiales en una foto de archivo.

Vehículos oficiales en una foto de archivo. EFE

Resumen:

Los Presupuestos Generales del Estado esconden muchas cifras. El Gobierno ha preparado un documento de casi 350 páginas que ahora tendrá que ser sometido al capricho del Congreso, de donde habrá que ver como sale. Los números más importantes están en los beneficios sociales, en Sanidad, Educación o el crecimiento en el gasto en Defensa, pero hay otras partidas que pasan más desapercibidas y que también se llevan un pedazo del pastel.

Un buen ejemplo de ello es el parque móvil del Estado, el grupo de vehículos que tienen a su disposición los altos cargos del Ejecutivo. Habitualmente se trata de coches de alta gama que se renuevan en un periodo corto de tiempo, y este año muchos de ellos van a dejar de funcionar y van a ser sustituidos.

Por eso el presupuesto destinado a adquirir y renovar estos nuevos coches se va a disparar respecto al año pasado en más de un 21%. El ejercicio 2017 el Estado gastó en este concepto 37 millones de euros, por los 45 millones de euros que destinará este año. “El presupuesto aumenta en ocho millones de euros porque se va a renovar buena parte del parque móvil del sector público estatal”, reza el documento presentado por Cristóbal Montoro.

Los Presupuestos Generales del Estado esconden muchas cifras. El Gobierno ha preparado un documento de casi 350 páginas que ahora tendrá que ser sometido al capricho del Congreso, de donde habrá que ver como sale. Los números más importantes están en los beneficios sociales, en Sanidad, Educación o el crecimiento en el gasto en Defensa, pero hay otras partidas que pasan más desapercibidas y que también se llevan un pedazo del pastel.

Un buen ejemplo de ello es el parque móvil del Estado, el grupo de vehículos que tienen a su disposición los altos cargos del Ejecutivo. Habitualmente se trata de coches de alta gama que se renuevan en un periodo corto de tiempo, y este año muchos de ellos van a dejar de funcionar y van a ser sustituidos.

Por eso el presupuesto destinado a adquirir y renovar estos nuevos coches se va a disparar respecto al año pasado en más de un 21%. El ejercicio 2017 el Estado gastó en este concepto 37 millones de euros, por los 45 millones de euros que destinará este año. “El presupuesto aumenta en ocho millones de euros porque se va a renovar buena parte del parque móvil del sector público estatal”, reza el documento presentado por Cristóbal Montoro.

Otros conceptos que aumentan sustancialmente son el Servicio Postal Universal, el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial Esteban Terradas (INTA) o la Mancomunidad de los Canales de Taibilla, pues todas estas instituciones gozarán de dinero fresco para gastar.

El servicio de correos, que el año pasado manejó un presupuesto de 59 millones de euros, ha visto como su partida aumentaba casi un 105% hasta los 120 millones de euros. Su tarea, tal y como la define el Gobierno, consiste en la “recogida, admisión, clasificación, transporte y distribución tanto de cartas como de tarjetas postales”.

Gran parte de estos nuevos gastos se deben a que se ha incluido en los presupuestos de este año una nueva partida para afrontar los gastos de la participación en organismos internacionales como la Unión Postal Universal o la Unión Postal de las Américas, España y Portugal.

Por su parte, la partida destinada al INTA, que hace las veces de agencia aeroespacial a falta de una con mayor dedicación, se disparará hasta 189 millones de euros, un 38% más que el año pasado, cuando gestionaron 137 millones de euros. Este aumento se debe a la adjudicación del centro de vigilancia del satélite Galileo, que dejará Gran Bretaña tras el Brexit.

La Mancomunidad de Canales del Taibilla, responsable del agua que llega al sur de la Comunidad Valenciana y la Región de Murcia, ha recibido una inyección de hasta 207 millones de euros, casi 10 puntos porcentuales más que el año pasado.

El gasto en libros, congelado

Mientras estas instituciones, importantes sin duda para el buen desarrollo del país, se llevan un buen pellizco y ven como el dinero disponible para gastar crece como la espuma, hay otras partidas que se quedan sin una financiación a la que podrían dar un buen uso. El dinero público llega hasta donde llega.

Por ejemplo, la cobertura de libros de texto no va a recibir ni un céntimo más que el año pasado. El Gobierno ha decidido que los 50 millones de euros que el año pasado se invirtieron en dotar de libros escolares a un buen grupo de alumnos es más que suficiente y que no había que aumentar la cantidad, a fin de ayudar a más familias todavía a afrontar un gasto tan importante como el material escolar.

Algo similar pasa con el Instituto de Cinematografía y de las Artes Audiovisuales, que apenas va a recibir un millón de euros más que el año pasado gracias a un aumento que no alcanza ni el 1%. Se quedarán con 88 millones de euros para “planificar las políticas de apoyo al sector cinematográfico y a la producción audiovisual”.

La Biblioteca Nacional es otra de las instituciones que van a tener que encarar el año con un copia y pega de las cuentas del pasado ejercicio. La partido destinada al importante centro de conservación de documentos, que tiene sedes en muchos puntos de la geografía española y cuyo papel en la difusión de la cultura es vital, va a disponer de unas cuentas un 3,6% más abultadas que en 2017 con 31 millones de euros, uno más que el pasado año, para gastar.

Esta es una cantidad inferior a las que manejan otros órganos, sin duda necesarios, como el Comisionado para el Mercado de Tabacos, que se lleva 33 millones de las cuentas públicas. Unos tanto y otros tan poco.