El juicio por la presunta estafa de Fórum Filatélico ha quedado hoy visto para sentencia una vez que los acusados han hecho uso de su última palabra, tras ocho meses de sesiones en los que han desfilado cerca de 150 personas, entre acusados, testigos y peritos.

Once años después de la intervención judicial, en mayo de 2006, la excúpula de la sociedad se sentó por fin en el banquillo con sus miembros acusados de estafa, insolvencia punible, falseamiento de cuentas y blanqueo de dinero.

Por todos estos delitos, el que fuera presidente de Fórum, Francisco Briones, se enfrenta a una petición de condena de hasta 19 años de cárcel como «líder de una organización de marcado carácter presidencialista» que dejó un desfase patrimonial de 2.848 millones, como consta en el escrito de acusación de la Fiscalía Anticorrupción.

Haciendo uso de su derecho a la última palabra, Briones ha pedido hoy entre lágrimas «perdón y clemencia» a los clientes que han perdido sus ahorros y de cuyo dolor es consciente y a los que le acompañan en el banquillo como colaboradores, algunos de los cuales también se han disculpado ante el tribunal.

Esta última semana la han monopolizado los abogados defensores, entre ellos la letrada Minerva Díaz en representación de Briones, que resaltó las «abismales diferencias» entre este proceso y el caso Afinsa, cuya antigua cúpula fue condenada a hasta 8 años de prisión por estafa masiva, pena ratificada por el Tribunal Supremo aunque aún no han ingresado en prisión.