El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes la remisión a la Comisión Europea del Programa de Estabilidad Presupuestaria de España para el periodo 2018-2021, que incluye una previsión de un crecimiento medio próxima al 2,5% hasta 2021, con lo que el PIB encadenará ocho ejercicios consecutivos al alza, así como una tasa de paro por debajo del 11% al final del periodo, con 20 millones de ocupados en 2020.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el ministro de Economía, Industria y Competitividad, Román Escolano, ha destacado que se trata de previsiones «prudentes» y «realistas» que confirman que se recuperará todo el empleo perdido durante la crisis, con lo que se alcanzará así el objetivo de los 20 millones de ocupados en 2020.

Así, aunque el programa prevé que la economía se desacelere ligeramente en 2019 y crezca una décima menos de los previsto hasta ahora –ya en el primer trimestre de 2018 se ha empezado a ralentizar–, con un avance del 2,4%, Escolano asegura que la senda que la economía tiene por delante es la de una «expansión sostenible», gracias al empuje de la inversión y el entorno exportador.

«No es un ciclo agotado», ha dicho, para añadir que el dato del PIB hasta marzo aún se sitúa por encima de la previsión para este año, del 2,7%.

Concretamente, la nueva proyección estima un crecimiento medio anual en estos cuatro años cercanos al 2,5%. En concreto, contempla un avance del 2,7% este año, del 2,4% en 2019, del 2,3% en 2020 y del 2,3% en 2021.

El paro caerá de manera sostenida hasta 2021

En lo relativo al desempleo, el nuevo cuadro macroeconómico augura una tasa de paro del 15% para el ejercicio actual, que descenderá los años sucesivos, hasta el 13,4% en 2019, al 12% en 2020 y al 10,7% en 2021, con una reducción de 5,9 puntos en el periodo 2017-2021.

El paro aún se alejará de las cifras previas a la crisis

De este modo, no se volverá a los niveles de paro previos a la crisis hasta después del año 2021, puesto que en el año 2007 se alcanzó una ratio inferior al 8%.

Así, la cifra de ocupados alcanzará los 19,9 millones el año que viene, y se superará el objetivo de 20 millones de afiliados en 2020 (20,3 millones) y seguirá en 2021 (20,7 millones). De 2018 a 2021 se crearán en total 1,7 millones de empleos y el número de parados bajará en 1,3 millones. Además, el Gobierno estima que España no registrará superávit hasta el año 2021, del 0,1%, por primera vez desde 2007.

El saldo de la balanza por cuenta corriente se prevé que sea superavitario durante todo el periodo de previsión, situándose en el entorno del 1,5% del PIB y contribuyendo de este modo a la reducción del saldo deudor de la posición neta de inversión internacional.

Superávit en 2021

Por su parte, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha anticipado que, confiando en la capacidad de llegar a acuerdos en el seno del Pacto de Toledo, el sistema de la Seguridad Social reducirá completamente su déficit –ronda los 18.000 millones de euros– en un plazo de cuatro años, en 2021.

No obstante, el Ejecutivo prevé un incremento del gasto social del 9,2% en los próximos años, de forma que su peso sobre el gasto total seguirá superando el 40%.

El Programa de Estabilidad para los años 2020-2021 también prevé, en esta línea, que España logre un ligero superávit del 0,1% del PIB, por primera vez desde 2007.

Montoro ha querido quitar «dramatismo» a la situación de las pensiones y ha precisado que «hasta que eso ocurra, el Estado atenderá los incrementos de las pensiones». No obstante, la Administración tendrá que hacer un mayor esfuerzo puesto que, entre otras cosas, el Programa también prevé que el coste de la deuda se encarezca, con un tipo de interés para el bono a 10 años del 2,6%, frente al 1,6% en 2018.

En relación con la deuda pública, el Gobierno prevé que la ratio sobre PIB aún sea del 89,1%. Un dato que, según Montoro, «es muy lejos del 100% del PIB» en el que se ha instalado en los últimos años.