Economía Despedida del Gobernador del Banco de España

El gobernador urge a cerrar el agujero de las pensiones y no caer en la "demagogia"

Defiende que "hay empresas en las que aún no está justificado subir salarios"

Luis María Linde, gobernador del Banco de España.

Luis María Linde, gobernador del Banco de España. El Independiente

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ha aprovechado una de sus últimas intervenciones públicas antes de dejar el cargo para enviar un mensaje al Gobierno: España está en la senda de la recuperación, pero no cabe la complacencia; hay que avanzar en la reducción del déficit público y la clave es atajar el problema de las pensiones dejando a un lado la “demagogia” y, en todo caso, acompañando cualquier subida de un plan para financiarla.



pu

Así lo ha dicho durante el encuentro informativo organizado por El Independiente y patrocinado por Accenture, en el que ha resumido en tres los principales peligros que pueden frustrar la salida de la crisis: la deuda pública y el déficit, el saneamiento pendiente de la banca y el desempleo.

Especial interés ha mostrado Linde al referirse a la consolidación fiscal. Para el gobernador del Banco de España, la crisis económica se resume en los 60 puntos de incremento que han elevado deuda pública de España hasta cerca del 100% del PIB en la última década. Es el coste de haber tenido que financiar un gasto público superior a los ingresos de la Administración, por el necesario ‘rescate’ de las comunidades autónomas, pero también por la creciente nómina de las pensiones.

A su juicio, esa deuda pública es una ‘hipoteca’ peligrosa puesto el pago de intereses reduce, por ejemplo, el margen presupuestario para dedicar más gasto a inversiones productivas.

“La única salida”, según Linde, es reducir el déficit público, para que la economía española pueda financiarse sin acudir tanto a los mercados; y en ese punto la clave son las pensiones públicas, que el Gobierno ha decidido subir en línea con el IPC tras sendos pactos con Ciudadanos y PNV.

Al respecto, Linde ha advertido que “no hay que hacer frente al problema de las pensiones con demagogia, sino de forma racional”, mirando más por el equilibrio del sistema, lo que implica que “si alguien defiende una subida de las pensiones tiene que plantear cómo se financiará”. “Cualquier esfuerzo para reducir el déficit siempre es muy costoso y afecta a la situación política, pero hay que afrontarlo. La deuda no puede seguir creciendo”, ha añadido.

No obstante, ha avanzado que establecer un impuesto a la banca para sufragar cualquier subida de las pensiones sería una mala idea porque introduciría distorsiones en el sistema financiero, a menos que se hiciera de forma armonizada en el seno de la UE.

Subir salarios donde se pueda

En referencia al paro, Linde ha valorado positivamente la reforma laboral de 2012, por haber introducido mayor flexibilidad en las empresas y haber frenado así una mayor generación. Sin embargo, ha considerado que las cifras –casi 3,8 millones de personas sin trabajo—siguen siendo “inaceptables” , especialmente a lo que afecta a los parados de larga duración, y las tasas de empleo temporal –ronda el 25%–, demasiado elevadas.

Por ello, el gobernador del Banco de España ha defendido que la reforma del mercado laboral “no está cerrada” y que la mejora de la competitividad de las empresas españolas está en juego.
Desde ese planteamiento, Linde considera que no es el momento de subir salarios con carácter general, sino atendiendo a la situación de cada empresa. “Me parece que recuperar salarios tiene sentido en unos casos, pero no en otros”, ha afirmado.

Especialmente tajante ha sido al advertir de que “no se puede volver a subir salarios con independencia de la situación de las compañías”, como se hizo en los primeros años de la crisis, al ligarlos al IPC. “Eso es una maquina de generar desempleo”, ha remachado.

Hay margen para nuevas fusiones bancarias

El tercer riesgo al que se enfrenta la economía española es el saneamiento pendiente del sistema bancario. Sobre esta cuestión, Linde cree que hay margen para más fusiones bancarias en España”.

El presidente del supervisor de la banca en España asegura que, pese al esfuerzo de concentración que ha realizado el sector en los últimos años, aún es posible abordar un proceso más intenso de integración que, en su visión sería positivo para la economía nacional.

“En España hay un sistema bancario eficiente, pero esa eficiencia puede mejorar”, ha asegurado y ha restado importancia a los temores a una concentración excesiva. “El problema no es si son 3 o 4 bancos, sino la eficiencia, la calidad y la competencia. Y en España existe una competencia muy intensa entre los bancos. No veo riesgos ni evidencia de que los bancos no compitan”.

Para finalizar, Linde ha aprovechado para revindicar el papel de analista macroeconómico del Banco de España. Y es que a lo largo de sus seis años de mandato ha tenido que hacer frente a las constantes críticas, sobre todo de los sindicatos, ante su supuesta injerencia en asuntos supuestamente no de su competencia, como son los salarios o las pensiones. «El Banco de España se puede equivocar, pero tiene la obligación de contribuir a buen análisis económico», ha zanjado.

Comentar ()