Economía

Manu Escudero, el ‘cerebro’ económico del nuevo PSOE: europeísta, social y conciliador

En el entorno de Escudero se habla de él como un hombre conciliador y buen conocedor del mundo de la empresa

logo
Manu Escudero, el ‘cerebro’ económico del nuevo PSOE: europeísta, social y conciliador
El economista Manuel Escudero, asesor de Pedro Sánchez.

El economista Manuel Escudero, asesor de Pedro Sánchez.

Resumen:

Sin ánimo de hacer metáforas con sus apellidos, Manu Escudero, el de momento secretario del Área de Política Económica y Empleo de la CEF-PSOE, estaba ahí, sosteniendo a Pedro Sánchez cuando todos daban por muerto al líder del PSOE.

Ahora que en el buzón de La Moncloa pone Sánchez, los mercados miran con lupa todo lo que rodea a los dos, porque todo apunta a que Escudero tendrá un alto cargo en el Gobierno, tal vez como ministro de Economía o como director de la Oficina Económica del Presidente; y si a Sánchez se le conoce bien, en cuanto a Escudero hay quien aún no le ha cogido la medida.

Pero si Escudero suena fuerte en las quinielas es precisamente porque es el ADN del nuevo PSOE y tiene un talante moderado y conciliador, acorde con el perfil que Sánchez quiere darle a su Ejecutivo. El presidente del Gobierno no quiere altisonancias y apuesta por la estabilidad.

Fuentes de su entorno hablan de él como un hombre innovador, socialdemócrata y no anclado en el pasado más radical de las izquierdas; además de una figura siempre dispuesta al diálogo y la conciliación.

Nacido en San Sebastián, a sus 71 años, Escudero atesora un currículm que llama la atención por su vocación internacional, su apego a la educación, el conocimiento del mundo de la empresa y la banca, así como por su vocación de diálogo.

Y algo que no todos los políticos pueden decir: Escudero ha viajado de lo público a lo privado y viceversa para poder tener una visión amplia de lo que la política puede ofrecer a los ciudadanos y a las empresas.

Este economista, licenciado en Ciencias Empresariales por la Universidad de Deusto y doctorado (PhD) por la London School of Economics, ha dedicado los últimos años a labores como consultor internacional en Madrid y Asesor Especial de la Oficina del Global Compact de Naciones Unidas en Nueva York, la mayor iniciativa de responsabilidad social empresarial a nivel mundial.

Además, ostenta en estos momentos la presidencia del Foro de Economía Progresista, fundado en 2015 para la búsqueda de grandes consensos dentro del ala progresista más allá de las urgencias del momento.

Esta síntesis del ideólogo del proyecto político de Sánchez transmite la idea de que Escudero tiene más visión de juego que pase, que lo suyo son las grandes políticas más que los cambios de ritmo político.

Quizás porque ha pasado poco tiempo en las bancadas y siempre en el laboratorio de la política. Frente a un efímero paso por el Congreso de los Diputados entre 2003 y 2004, Escudero no solo coordinó el programa del candidato a la presidencia del Gobierno de José Borrell entre 1998 y 1999, sino que además fue el impulso de la adopción de las primarias por parte de los socialistas en el 35 Congreso del PSOE.

Más recientemente fue el corredactor del proyecto político con el que Pedro Sánchez concurrió precisamente a las primarias de 2017.

Educación y consenso

Ya en 2018, cuando el PSOE presentó sus presupuestos alternativos para este año, los grandes titulares se los llevaron su apuesta por volver a la vinculación de las pensiones con el IPC y la derogación de la reforma laboral.

Esto es una vuelta a la casilla de salida de 2011, cuando el PP inició una agenda reformista que básicamente desmanteló las políticas sociales del anterior presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Sin embargo, el programa de Sánchez tiene algo de marcha atrás, para coger impulso. Y ahí es donde Escudero, en aquella presentación, ofreció otros dos titulares que pasaron desapercibidos.

El primero decía que “la joya de la corona es la educación”. Lo dijo quien fundó en 2007 los Principios para la Educación Responsable en Gestión, una iniciativa internacional de Naciones Unidas, en la que participan más de 700 escuelas de negocios y de administración de empresas en 85 países.

Él mismo ha desarrollado una vertiente académica. Entre 1991 y 2005 fue profesor de Macroeconomía, decano de Investigación y decano de Claustro en el Instituto de Empresa, IE Business School en Madrid; director del Centro de Investigación Global Compact Research Center en el Levin Institute, de la Universidad del Estado de Nueva York, entre 2008 y 2010. Y, una vez en España, fue director general de Deusto Business School entre 2010 y 2014.

El otro titular  se refería a la sombra que persigue a las izquierdas desde la crisis, el miedo al gasto público desmedido y la salida de España de la senda de consolidación fiscal. “La imagen del despilfarro socialista se va a acabar. Vamos a ser los más cuidadosos con el gasto público”, dijo.

Por lo pronto, el programa presupuestario del PSOE contemplaba para este año un incremento del gasto de 8.000 millones de euros, pero precedido de una ahorro de 2.500 millones por la racionalización de la Administración.

Escudero calma a los mercados

Con estas credenciales, Escudero ha dado ya muestras de que se toma en serio la estabilidad en este periodo que se inicia. Poco después de que triunfase la moción de censura del pasado viernes, concedió una entrevista a Bloomberg TV (una entrevista en inglés a las puertas del Congreso de los Diputados), en la que dejó varios mensajes.

El primero, que la vocación del actual Gobierno es convocar elecciones antes de 2020 dando prioridad en este tiempo a la estabilidad, para poder continuar con la senda de crecimiento económico.

El PSOE de Sánchez y Escudero se declara europeísta y antisecesionista

El segundo, que el nuevo Ejecutivo de Pedro Sánchez será proeuropeísta, antisecesionista en la cuestión catalana y vasca, y comprometido con la normalidad democrática, como se pudo ver al dar recorrido a los Presupuestos de 2018, con los que no está de acuerdo, pero que han sido votados por el Parlamento.

Finalmente, ante los que han pretendido explicar la caída de la bolsa de las últimas semanas por la moción de censura, dejando al margen la cuestión italiana, Escudero ha vuelto a posicionar a España y ha señalado que “como país europeo, ayudará a Italia a través de las instituciones europeas”.

Y una última llamada a la calma, el proyecto social e integrador de Sánchez es compatible con la estabilidad fiscal. Esa es la marca que Escudero y Sánchez quieren poner al nuevo PSOE.