Economía | EmpresasLA CNMC estableció hace dos años que sólo hay COMPETENCIA SUFICIENTE PARA ELLO EN 66 ciudades

Ofensiva de Telefónica para ampliar las zonas en que puede ofrecer los precios que quiera

El grupo denuncia que hay 250 ciudades que ya cumplen los requisitos de competencia pero siguen excluidas por ley. Lanza con O2 tarifas hasta 13 euros más caras si se comercializan en zonas reguladas para visibilizar el impacto de la norma.

logo
Ofensiva de Telefónica para ampliar las zonas en que puede ofrecer los precios que quiera
Telefónica ganó un 30% más con España de principal mercado.

Fachada de la sede de Telefónica. EFE

Resumen:

Fue hace algo más de dos años cuando la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) estableció cuáles eran las zonas de España en la que existía un nivel de competencia suficiente en el sector de las telecomunicaciones y, por tanto, en ellas todas las operadoras tenían libertad para establecer sus precios.

Entonces el supervisor consideró que sólo en las 66 mayores ciudades del país (que concentran el 35% de la población española) se podían considerar competitivas, al contar con al menos tres operadores con red propia de fibra óptica o cable y con un 20% de cobertura o más.

En el resto de España, Telefónica, como operador dominante, está obligado a alquilar su red de fibra a las empresas que lo soliciten y sólo puede ofrecer tarifas que sean replicables por sus rivales, tras ser supervisadas por la CNMC. Para garantizar la igualdad de condiciones de mercado, Telefónica no puede tirar los precios y aprovecharse de que sus competidores tendrían que pagar por alquilar el uso de su red.

Telefónica denuncia que la lista que estableció la CNMC en 2016 ha quedado obsoleta.  La compañía se queja de que, frente a las 66 ciudades consideradas competitivas por ley (ver aquí el listado completo), el fortísimo despliegue de fibra en los últimos años por todas las compañías ha hecho que en realidad actualmente ya sean 250 los municipios en los que hay más de tres operadores con red propia.

Para hacer visible al cliente el impacto en los precios de la regulación actual, Telefónica está lanzando diferentes tarifas tanto con su marca Tuenti como con la nueva enseña O2 en función de si se comercializan en zona considerada competitiva o no.

Fue hace algo más de dos años cuando la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) estableció cuáles eran las zonas de España en las que existía un nivel de competencia suficiente en el sector de las telecomunicaciones y, por tanto, en ellas todas las operadoras tenían libertad para establecer sus precios.

Entonces el supervisor consideró que sólo en las 66 mayores ciudades del país (que concentran el 35% de la población española) se podían considerar competitivas, al contar con al menos tres operadores con red propia de fibra óptica o cable y con un 20% de cobertura o más.

En el resto de España, Telefónica, como operador dominante, está obligado a alquilar su red de fibra a las empresas que lo soliciten y sólo puede ofrecer tarifas que sean replicables por sus rivales, tras ser supervisadas por la CNMC. Para garantizar la igualdad de condiciones de mercado, Telefónica no puede tirar los precios y aprovecharse de que sus competidores tendrían que pagar por alquilar el uso de su red.

Una regulación obsoleta

Desde Telefónica se respalda que se garantice la replicabilidad de las tarifas, pero también se denuncia que la lista que estableció la CNMC en 2016 ha quedado obsoleta.  La compañía se queja de que, frente a las 66 ciudades consideradas competitivas por ley (ver aquí el listado completo), el fortísimo despliegue de fibra en los últimos años por todas las compañías ha hecho que en realidad actualmente ya sean 250 los municipios en los que hay más de tres operadores con red propia.

“Telefónica pide a la CNMC que revise la regulación”, ha subrayado el director de Estrategia Multimarca del grupo, Pedro Serrahima, en la presentación del lanzamiento comercial en España de la nueva marca O2. “Telefónica tiene prisa. Y los clientes, también”, ha sentenciado.

Pero, de momento, la CNMC no tiene la misma prisa. Entre los planes del supervisor no pasa revisar la regulación para actualizar las zonas competitivas y las reguladas en España. Y, en cualquier caso, el anterior proceso de análisis de mercado y tramitación de la norma ya le llevó más de dos años hasta concluirlo.

Desde otras compañías del sector de las telecomunicaciones se respalda que no haya una revisión continua de qué zonas son reguladas o cuáles no. “No puede haber una revisión permanente. Si la hubiera, sería imposible para todas las compañías planificar su estrategia comercial y operativa”, apunta un ejecutivo del sector. “El marco regulatorio ha funcionado razonablemente bien. Si no, ni Telefónica ni ninguna otra compañía habría seguido invirtiendo en desplegar fibra y no habría el altísimo nivel de competencia existente”.

Diferente precio según donde vivas

Para hacer visible al cliente el impacto en los precios de la regulación actual, Telefónica está lanzando diferentes tarifas tanto con su marca Tuenti como con la nueva enseña O2 en función de si se comercializan en zona considerada competitiva o no.

Telefónica presentó este martes las ofertas comerciales de O2, con la que pretende competir en el segmento intermedio entre el premium que ocupa Movistar y el low cost de Tuenti. La nueva marca sólo ofrecerá dos tipos de tarifas: una de sólo móvil y otra de móvil + fibra. En esta última es en la que la compañía ha introducido diferentes precios en función de la localidad en que se comercialice.

La tarifa de móvil + fibra se lanzará a un precio de 45 euros en las 66 ciudades consideradas competitivas y será de 58 euros en el caso de las zonas reguladas. Trece euros para sortear el veto de la CNMC a lanzar una oferta no replicable por los rivales. ¿Cómo está tan segura Telefónica de que es replicable el precio? Porque otro rival ofrece una tarifa prácticamente calcada por esos mismos 58 euros.

El plan de la compañía, según ha subrayado Serrahima, es encontrar fórmulas para compensar a los clientes que tendrán que asumir el mayor precio si la CNMC en algún momento revisa el listado de municipios regulados.