Economía

Telefónica, Vodafone, Orange y MásMóvil avivan la batalla por llevar la fibra óptica a toda España

logo
Telefónica, Vodafone, Orange y MásMóvil avivan la batalla por llevar la fibra óptica a toda España
Cables de fibra óptica.

Cables de fibra óptica. Telefónica

Resumen:

España se ha convertido en un referente mundial en el desarrollo de la fibra óptica. La carrera de las grandes operadoras de telecomunicaciones por poder colocar su oferta comercial convergente en todos los hogares de España ha disparado el despliegue en el país hasta el punto de contar con una red mayor que la de Alemania, Reino Unido, Francia e Italia juntos.

TelefónicaVodafone y Orange (y en proporciones más modestas, MásMóvil o Euskaltel) han realizado inversiones milmillonarias para batir ese récord. Las compañías superan ya con holgura los 30 millones de accesos de fibra óptica hasta el hogar (FTTH).

Telefónica ha sido la que ha tirado del resto del sector para alcanzar estas cotas. La compañía ha cerrado 2017 rozando los 20 millones de unidades inmobiliarias conectadas a su red de fibra, según desveló ayer el presidente de Telefónica España, Luis Miguel Gilpérez.

El objetivo que se ha marcado la compañía es alcanzar los 25 millones de unidades inmobiliarias en 2020, según refrendó el presidente Álvarez-Pallete en la última junta de accionistas del grupo.

Formalmente el que cuenta con mayor capacidad de comercialización de su oferta es Vodafone, que superó el año pasado los 20 millones de unidades inmobiliarias conectadas. Sin embargo, el operador rojo reparte prácticamente a partes iguales las conexiones de su propia red y las que tiene accesibles gracias al acuerdo mayorista con la propia Telefónica.

Orange cuenta actualmente con un total de 11,3 millones de hogares y empresas conectados a su red, tras sumar más de dos millones de accesos en el último año. La filial del grupo francés no desglosa cuántos de ellos son accesos a su propia red y cuántos a través de sus acuerdos comerciales.

MásMóvil también ha acelerado la extensión de los hogares a los que puede llevar su oferta convergente (tanto de la propia MásMóvil como de Yoigo y Pepephone), y ha superado los 10 millones de hogares disponibles en todo el territorio nacional. En su caso, la mayoría de estos accesos los proporcionan sus acuerdos con Vodafone y Orange (con un total de 8,5 millones), mientras que con su propia red sólo llega a 1,6 millones de unidades inmobiliarias.

España se ha convertido en un referente mundial en el desarrollo de la fibra óptica. La carrera de las grandes operadoras de telecomunicaciones por poder colocar su oferta comercial convergente en todos los hogares de España ha disparado el despliegue en el país hasta el punto de contar con una red mayor que la de Alemania, Reino Unido, Francia e Italia juntos (“Me encanta decir esto”, bromea sobre este hito nacional el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, en sus intervenciones públicas).

Telefónica tira del sector y ya tiene acceso a casi 20 millones de hogares y empresas con su red

TelefónicaVodafone y Orange (y en proporciones más modestas, MásMóvil o Euskaltel) han realizado inversiones milmillonarias para batir ese récord. Según datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), las compañías superan ya con holgura los 30 millones de accesos de fibra óptica hasta el hogar (FTTH).

Esto es, la red de fibra llega ya a más de 30 millones de unidades inmobiliarias en el país (denominación bajo el que se incluyen hogares, empresas y locales). Las grandes telecos han conseguido elevar un 50% la extensión de la red nacional en apenas dos años, ya que a cierre de 2015 aún había poco más de 20 millones de accesos en España.

En cualquier caso, todos estos hogares y empresas a los que llega la fibra son únicamente clientes potenciales de los servicios que ofrecen las operadoras. El despliegue de red es mucho mayor y más rápido que la cifra de clientes reales. El pasado noviembre, último dato disponible en los registros de la CNMC, eran 6,4 millones la cifra de líneas contratadas en elpaís. Más de 30 millones de accesos de fibra ya instalados, pero de los que algo más de una quinta parte está efectivamente en servicio.

Vodafone presume de superar ya 20 millones de accesos, pero sólo la mitad son de su red

Telefónica ha sido la que ha tirado del resto del sector para alcanzar estas cotas. La compañía ha cerrado 2017 rozando los 20 millones de unidades inmobiliarias conectadas a su red de fibra, según desveló ayer el presidente de Telefónica España, Luis Miguel Gilpérez. El objetivo que se ha marcado la compañía es alcanzar los 25 millones de unidades inmobiliarias en 2020, según refrendó el presidente Álvarez-Pallete en la última junta de accionistas del grupo.

Telefónica es, con mucha diferencia, el grupo con mayor red de fibra propia. Y, a pesar de ello, formalmente el que cuenta con mayor capacidad de comercialización de su oferta es Vodafone, que superó el año pasado los 20 millones de unidades inmobiliarias conectadas. Sin embargo, el operador rojo reparte prácticamente a partes iguales las conexiones de su propia red y las que tiene accesibles gracias al acuerdo mayorista con la propia Telefónica.

Vodafone cuenta con 10,3 millones de accesos con su propia red de fibra (incluyendo el acuerdo para repartir el esfuerzo de despliegue con Orange en algunas zonas) y el resto los proporciona la alianza comercial histórica por la que Telefónica alquila su red de fibra óptica a su gran rival durante cinco años.

Orange cuenta actualmente con un total de 11,3 millones de hogares y empresas conectados a su red, tras sumar más de dos millones de accesos en el último año. La filial del grupo francés no desglosa cuántos de ellos son accesos a su propia red y cuántos a través de sus acuerdos comerciales.

La apuesta de Orange por seguir expandiendo sus conexiones en España es clara: el grupo se ha marcado como nuevo objetivo alcanzar los 16 millones de accesos en 2020 (dos millones más que las que hasta ahora preveía) con una inversión de 2.000 millones de euros.

MásMóvil también ha acelerado la extensión de los hogares a los que puede llevar su oferta convergente (tanto de la propia MásMóvil como de Yoigo y Pepephone), y ha superado los 10 millones de hogares disponibles en todo el territorio nacional. En su caso, la mayoría de estos accesos los proporcionan sus acuerdos con Vodafone y Orange (con un total de 8,5 millones), mientras que con su propia red sólo llega a 1,6 millones de unidades inmobiliarias.