Javier Alonso, subgobernador del Banco de España, ha advertido de los riesgos que supondría para la economía el impuesto a la banca que propone Pedro Sánchez para garantizar la sostenibilidad  del sistema de pensiones.

«La dimensión del problema de las pensiones es global. Los pagos representan el 12% del PIB y no es aconsejable realizar aproximaciones parciales para intentar abordar un problema global», ha señalado el número dos del supervisor de la banca.

En el marco de los cursos de verano La economía ante el blockchain, lo que está por venir, que organiza la APIE en colaboración con BBVA, Alonso ha manifestado que, en su opinión, «no es aconsejable adoptar una sola figura impositiva sobre la que no se tiene experiencia». «Un impuesto sectorial a la banca acabaría aumentando el precio del crédito, bajando la rentabilidad de los depósitos y subiendo comisiones. Eso, siempre que el mercado pudiese aceptar estas medidas, porque el sector es muy competitivo», ha advertido.

Alonso ha subrayado que esta medida impactaría en la rentabilidad de la banca. «La presión a la baja de la rentabilidad bancaria es uno de los grandes problemas sobre los que el Banco de España advierte. El ROE, retorno sobre el capital de la banca española, es del 6%, con un coste del capital del 10%».

Añade que «los bancos necesitan ganar suficiente dinero para incrementar su capital, cumplir con todos los requisitos regulatorios que están aumentando, repartir capital entre sus accionistas y dar crédito». Y ha subrayado que es crítico para que fluya el crédito que haya exceso de capital. «Un banco que no gana dinero de forma recurrente es un problema y no queremos tener problemas de nuevo», ha apuntado en relación a Popular.

«No tengo apego al sillón del Banco de España»

Alonso ha alabado la elección de Pablo Herández de Cos como gobernador del Banco de España en sustitución de Luis María Linde. «Es el mejor candidato que se podría haber elegido», ha señalado. Y, sobre su futuro, ha asegurado: «Me iré del Banco de España cuando sea lo mejor para el Banco de España, que no sé cuándo será. No tengo ningún apego al sillón».