Economía | Empresas REDOBLA SU APUESTA POR CRECER EN RENOVABLES

Naturgy admite que sus centrales nucleares, de carbón y de gas ya sólo valen la mitad

La antigua Gas Natural Fenosa mete presión a Iberdrola y Endesa con una devaluación en libros de las plantas, que pasan de 9.800 millones a sólo 4.900 millones. El grupo sufrirá pérdidas de 3.000 millones este año por esta revisión del valor.

logo
Naturgy admite que sus centrales nucleares, de carbón y de gas ya sólo valen la mitad
La central de carbón de Meirama, de Naturgy (Gas Natural).

La central de carbón de Meirama, de Naturgy (Gas Natural). Gas Natural Fenosa

Resumen:

La nueva Gas Natural Fenosa, ahora rebautizada como Naturgy y dirigida por Francisco Reynés como nuevo presidente, da un giro que puede revolucionar las cuentas de todo el sector eléctrico español. La compañía reconoce que sus centrales de generación eléctricas tradicionales (nucleares, de carbón y de gas) en España están sobrevaloradas en sus libros en un momento en que su futuro está entredicho en plena transición energética, y con ello mete presión a sus grandes rivales Iberdrola y Endesa para realizar movimientos similares. Naturgy, que ha presentado este jueves en Londres su nuevo plan estratégico hasta 2022, ha realizado un recorte masivo del valor de activos que pasan de figurar en su contabilidad por 9.800 millones de euros a sólo 4.900 millones. La principal revisión afecta a las plantas españolas de generación eléctrica, buena parte integradas tras la compra de Unión Fenosa hace una década. Las centrales nucleares, de carbón y de gas natural en España, junto al fondo de comercio, pasan estar valoradas en 7.900 millones a sólo 4.200 millones. Los analistas ya venían advirtiendo que estos activos estaban sobrevalorados (incluso la estimación del mercado está por debajo de la revisión realizada por el grupo), lo que amenazaba con penalizar el valor de sus acciones en bolsa. Esta posibilidad queda minimizada. Sin embargo, Naturgy deberá ahora cubrir la devaluación de esos 4.900 millones mediante provisiones, lo que condena al grupo a sufrir este año pérdidas contables abultadas. Unas pérdidas que sólo se producirán en 2018 y que la cúpula de la empresa confían que servirán para impulsar las cuentas a partir del año siguiente.

La nueva Gas Natural Fenosa, ahora rebautizada como Naturgy y dirigida por Francisco Reynés como nuevo presidente, da un giro que puede revolucionar las cuentas de todo el sector eléctrico español. La compañía reconoce que sus centrales de generación eléctricas tradicionales (nucleares, de carbón y de gas) en España están sobrevaloradas en sus libros en un momento en que su futuro está entredicho en plena transición energética, y con ello mete presión a sus grandes rivales Iberdrola y Endesa para realizar movimientos similares.

El grupo sufrirá unas pérdidas de unos 3.000 millones este año por la devaluación

Naturgy, que ha presentado este jueves en Londres su nuevo plan estratégico hasta 2022, ha realizado un recorte masivo del valor de activos que pasan de figurar en su contabilidad por 9.800 millones de euros a sólo 4.900 millones. La principal revisión afecta a las plantas españolas de generación eléctrica, buena parte integradas tras la compra de Unión Fenosa hace una década. Las centrales nucleares, de carbón y de gas natural en España, junto al fondo de comercio, pasan estar valoradas en 7.900 millones a sólo 4.200 millones.

Los analistas ya venían advirtiendo que estos activos estaban sobrevalorados (incluso la estimación del mercado está por debajo de la revisión realizada por el grupo), lo que amenazaba con penalizar el valor de sus acciones en bolsa. Esta posibilidad queda minimizada.

Sin embargo, Naturgy deberá ahora cubrir la devaluación de esos 4.900 millones mediante provisiones, lo que condena al grupo a sufrir este año pérdidas contables abultadas, y que el propio Reynés ha cifrado en el entorno de los 3.000 millones de euros. Unas pérdidas que sólo se producirán en 2018 y que la cúpula de la empresa confían que servirán para impulsar las cuentas a partir del año siguiente.

Iberdrola revisó en 2012 el valor sólo de sus nucleares. Endesa no tiene previsto ninguna rebaja de momento

La antigua Gas Natural Fenosa cuenta con participaciones minoritarias, junto a Iberdrola y Endesa, en las centrales nucleares de Almaraz I y II (del 11,3%) y de Trillo (del 34,5%). Asimismo, dispone en España de cuatro centrales de carbón (con una potencia de 2,1 gigavatios), de las que una ya ha anunciado que cerrará, en otra invertirá para mantenerla y cumplir las exigencias medioambientales, y no ha desvelado el futuro de otras dos plantas más. La compañía cuenta también con centrales de gas (ciclos combinados) con una potencia conjunta de 7 gigavatios.

Grupos energéticos europeos como la francesa Engie o la alemana E.On ya han realizado devaluaciones de este tipo sobre sus activos de generación. También lo hizo la propia Iberdrola en 2012, pero sólo incluyendo una revisión del valor en libros de sus centrales nucleares. Desde Endesa se apunta que de momento no tiene previsto hacer un movimiento en este sentido próximamente.

El planteamiento de la nueva Naturgy pasa sólo por mantener e invertir en centrales que garanticen su rentabilidad, y aunque no plantea abiertamente el cierre de las nucleares y el carbón, tampoco hace una defensa a ultranza sobre su mantenimiento frente a la pretensión del nuevo Gobierno socialista de clausurarlas de manera progresiva.

En este sentido, en el nuevo plan estratégico desvelado hoy sólo se recogen previsiones ambiciosas de crecimiento en energías renovables (hasta triplicar su producción verde en cinco años simplemente con proyectos ya asignados) y también de elevar la producción en ciclos combinados por la mayor actividad de las plantas de gas en los próximos años.