Economía | Empresas

Gas Natural Fenosa cambia de nombre y abre una nueva etapa como Naturgy

logo
Gas Natural Fenosa cambia de nombre y abre una nueva etapa como Naturgy
Francisco Reynés con el nuevo logo de Naturgy, ex Gas Natural Fenosa.

Francisco Reynés con el nuevo logo de Naturgy, ex Gas Natural Fenosa.

Resumen:

Echa a andar una nueva Gas Natural Fenosa. Tan nueva es que siquiera se volverá a llamar así. Gas Natural Fenosa deja de ser Gas Natural Fenosa para convertirse en Naturgy.

Con Naturgy como nueva marca y como nueva denominación social, la compañía se quita el excesivo peso que se le seguía dando al gas en su nombre cuando desde hace años ha ganado un peso y mayor relevancia la electricidad, tanto en generación como en su comercialización y suministro. “El gas natural sigue siendo muy importante en nuestro negocio, pero somos una compañía energética, no sólo gasística”, ha dicho. “Necesitábamos un nombre que mostrara nuestra vocación internacional”, ha sentenciado.

Naturgy, que hasta ahora se había mantenido en secreto, se convierte así en el sexto nombre de la compañía en sus 175 años de historia.

Nació en Barcelona en 1843 como Sociedad Catalana para el Alumbrado por Gas; pasó a ser en 1912 Catalana de Gas y Electricidad; en 1987 se quitó el apellido y fue sólo Catalana de Gas cuando vendió sus activos eléctricos; en 1991 se convirtió en Gas Natural SDG cuando se fusionó con Gas Madrid; y en 2009 integró parte del nombre de la recién adquirida Unión Fenosa para crear la nueva marca Gas Natural Fenosa (aunque mantuvo como denominación social oficial Gas Natural). Hasta ahora.

Echa a andar una nueva Gas Natural Fenosa. Tan nueva es que siquiera se volverá a llamar así. Gas Natural Fenosa deja de ser Gas Natural Fenosa para convertirse en Naturgy. El presidente del grupo, Francisco Reynés, lo ha desvelado hoy ante la junta de accionistas de la compañía, tras semanas de absoluto secretismo.

Con Naturgy como nueva marca y con Naturgy Energy Group como nueva denominación social, la compañía se quita el excesivo peso que se le seguía dando al gas en su nombre cuando desde hace años ha ganado un peso y mayor relevancia la electricidad, tanto en generación como en su comercialización y suministro.

“El gas natural sigue siendo muy importante en nuestro negocio, pero somos una compañía energética, no sólo gasística”, ha dicho. “Necesitábamos un nombre que mostrara nuestra vocación internacional”, ha sentenciado.

Naturgy se convierte así en el sexto nombre de la compañía en sus 175 años de historia. Nació en Barcelona en 1843 como Sociedad Catalana para el Alumbrado por Gas; pasó a ser en 1912 Catalana de Gas y Electricidad; en 1987 se quitó el apellido y fue sólo Catalana de Gas cuando vendió sus activos eléctricos; en 1991 se convirtió en Gas Natural SDG cuando se fusionó con Gas Madrid; y en 2009 integró parte del nombre de la recién adquirida Unión Fenosa para crear la nueva marca Gas Natural Fenosa (aunque mantuvo como denominación social oficial Gas Natural). Hasta ahora.

La compañía ya dio a principios de este año un primer paso de renovación de su imagen, y rebautizó todo su negocio de distribución de gas natural en España bajo la marca Nedgia. Ahora va más allá y cambia su denominación, su marca, su logotipo y toda su imagen corporativa como símbolo del inicio de una nueva era para el grupo.

Evolución de la imagen de Naturgy

Evolución de la imagen de Naturgy

Nueva compañía también por dentro

La nueva etapa también se encarna en un nuevo plan estratégico 2018-2022, que se presentará al detalle mañana en Londres, pero cuyas líneas básicas ya ha adelantado Reynés. Un plan de transformación que, según el presidente, busca simplificar la gestión de la compañía, focalizarse en negocios y países estratégicos, la eficiencia interna y de los negocios, responsabilidad independiente de sus cuentas de cada unidad de negocio, la disciplina de inversión y la innovación.

La presidencia casi recién estrenada de Francisco Reynés consigue en esta transformación interna mayor poder al frente del grupo. Entre los cambios internos en la compañía, la cúpula podrá operar con mayor discrecionalidad al aumentar considerablemente el importe de operaciones cuya aprobación no tendrá que pasar por el consejo (desde los 15 millones actuales hasta 50 millones, 100 millones, 200 millones o 500 millones en función del tipo de movimiento).

Al tiempo, se suprime la Comisión Ejecutiva, en la que hasta ahora estaban presentes una decena de consejeros que en la práctica ejercían una labor de control sobre la dirección ejecutiva, ahora comandada por Reynés como presidente ejecutivo. El grupo justifica la eliminación de este órgano por motivos de eficiencia, para lograr “una mayor simplificación y agilización de las normas de gobierno corporativo”.

Unos cambios que se suman a la revolución en el consejo de administración tras la entrada de la alianza del fondo CVC y la familia March como nuevo accionista de referencia tras comprar el 20% que controlaba Repsol. El consejo de la eléctrica pasa de 17 a 12 miembros, y los grandes accionistas del grupo renueva su equilibrio de poder reduciendo su presencia en el mismo. Criteria Caixa (24%), GIP (20%) y CVC (20%) pasarán de tres a dos consejeros cada uno, habrá cinco consejeros dominicales y un consejero ejecutivo, el presidente Francisco Reynés. Además, también hay cinco independientes.

La compañía ha decidido también simplificar su estructura organizativa, reduciendo de seis a cuatro sus áreas de negocio y unificando en una las de gas y electricidad. En concreto, las cuatro áreas de negocio del grupo energético pasan a ser: Negocio Gas y Electricidad, Negocio Infraestructuras España & EMPL-Medgaz, Infraestructuras Latinoamérica Zona Sur (Chile, Argentina, Perú y Brasil) e Infraestructuras Latinoamérica Zona Norte (México y Panamá).