Cataluña | Economía | Empresas

Airbnb sigue creciendo en Barcelona pese a eliminar 5.000 anuncios de pisos ilegales

El portal de alquiler turístico roza en junio los 20.800 alojamientos comercializados en la Ciudad Condal, el mayor dato para ese mes en toda su historia.

logo
Airbnb sigue creciendo en Barcelona pese a eliminar 5.000 anuncios de pisos ilegales
Pisos turísticos de Barcelona anunciados en la plataforma Airbnb.

Pisos turísticos de Barcelona anunciados en la plataforma Airbnb. AirDna

Resumen:

Airbnb ha abierto una nueva etapa en su relación con el Ayuntamiento de Barcelona. Tras varias multas impuestas por el consistorio, el portal online de alquiler turístico asegura haber retirado todos los pisos turísticos ilegales en la ciudad que hasta finales de mayo comercializaba en su web.

Airbnb confirmó que daría de baja antes del 1 de junio los anuncios de los 2.577 pisos turísticos ilegales que había detectado el Ayuntamiento de Barcelona y que le había reclamado su retirada. Una nueva ola de retirada de anuncios que se suma a los otros 2.500 pisos ilegales ya vetados a lo largo del pasado año.

A pesar del zarpazo para adaptarse a la regulación, el tamaño de la oferta de alojamiento de Airbnb en Barcelona ha seguido creciendo. Según los últimos datos disponibles en Airdna -una web que analiza la oferta de Airbnb en ciudades de todo el mundo-, el pasado junio se comercializaban en el portal 20.800 alojamientos ubicados en la Ciudad Condal (casi 10.600 viviendas completas y unas 10.200 habitaciones), un nuevo récord para ese mes.

El tamaño de la oferta de pisos turísticos de Airbnb en Barcelona –como en el resto de ciudades- oscila a lo largo del año, así que es normal que en junio, con la temporada alta arrancando, el portafolio de anuncios crezca y que esos 20.800 de alojamientos de junio superen a los 19.500 de mayo. Pero es que –a pesar la retirada de pisos ilegales- la cifra también superior a la de junio del año pasado, cuando se situaban en los 20.500.

Airbnb ha abierto una nueva etapa en su relación con el Ayuntamiento de Barcelona. Tras varias multas impuestas por el consistorio, el portal online de alquiler turístico asegura haber retirado todos los pisos turísticos ilegales en la ciudad que hasta finales de mayo comercializaba en su web.

Airbnb confirmó que daría de baja antes del 1 de junio los anuncios de los 2.577 pisos turísticos ilegales que había detectado el Ayuntamiento de Barcelona y que le había reclamado su retirada. Una nueva ola de retirada de anuncios que se sumaba a los otros 2.500 pisos ilegales ya vetados a lo largo del pasado año. En total, más de 5.000 pisos que se comercializaban para el alquiler turístico a pesar de no contar con la licencia que exige la legislación catalana.

Un junio de récord

A pesar del zarpazo para adaptarse a la regulación, el tamaño de la oferta de alojamiento de Airbnb en Barcelona ha seguido creciendo. Según los últimos datos disponibles en Airdna -una web que analiza la oferta de Airbnb en ciudades de todo el mundo-, el pasado junio se comercializaban en el portal 20.800 alojamientos ubicados en la Ciudad Condal (casi 10.600 viviendas completas y unas 10.200 habitaciones), un nuevo récord para ese mes.

El tamaño de la oferta de pisos turísticos de Airbnb en Barcelona –como en el resto de ciudades- oscila a lo largo del año, así que es normal que en junio, con la temporada alta arrancando, el portafolio de anuncios crezca y que esos 20.800 de alojamientos de junio superen a los 19.500 de mayo. Pero es que –a pesar la retirada de pisos ilegales- la cifra también superior a la de junio del año pasado, cuando se situaban en los 20.500.

Los meses de julio y agosto son en los que tradicionalmente mayor oferta de pisos turísticos se concentran en Barcelona, así que es de esperar que la oferta siga creciendo en los dos próximos meses. De hecho, la cifra los 20.800 pisos anunciados en Airbnb (de los que en 17.900 se realizó al menos una reserva a lo largo del mes pasado) están sólo por debajo de los récord alcanzados en julio, agosto y septiembre del año pasado, que pueden ser rebasados este verano.

Según los datos que maneja el Ayuntamiento de Barcelona, desde que el año pasado lanzó un plan de choque contra la oferta ilegal de vivienda de uso turístico, ésta se habría reducido desde más de 6.000 pisos a cerca de apenas 500 tras a la última retirada masiva de Airbnb. En la Ciudad Condal son 9.600 viviendas las que cuentan con licencia en regla para desarrollar alquiler turístico.

Según subrayan fuentes de la propia Airbnb, en los anuncios de la plataforma online no sólo se incluyen viviendas, también por ejemplo una creciente oferta de hoteles boutique. Y aunque no precisan cómo se reparten en su oferta los diferentes tipos de alojamientos, sí que apuntan que los “datos de terceros y no oficiales”, como los de Airdna, puedan dar una “imagen distorisonada” de la comunidad de Airbnb y a menudo recogen “información imprecisa y llevan a conclusiones erróneas”.

Ceder datos de clientes al Ayuntamiento

En paralelo, Airbnb puso en marcha también el 1 de junio una nueva herramienta tecnológica que ayuda al Ayuntamiento de Barcelona y a la Generalitat de Cataluña a identificar los pisos turísticos ilegales. Antes de que los dueños de pisos puedan compartir su alojamiento en Airbnb deberán indicar si el piso debe estar inscrito en un registro oficial por ley o no.

Airbnb también se ha plegado a lo que hasta ahora era una condición inasumible para la compañía. Y es que los nuevos anfitriones  deberán dar su consentimiento para que Airbnb comparta algunos de sus datos personales (nombre, dirección, DNI…) con las autoridades locales y regionales para combatir y eliminar la oferta ilegal.