Economía | Empresas

Iberdrola avala el plan del Gobierno de cerrar nuclear y carbón: “Se puede perfectamente”

La eléctrica dice que impulsar las renovables en España moverá 80.000 millones en inversiones y creará cientos de miles de empleos, mientras que los trabajos de las centrales tradicionales se mantendrán al menos hasta 2030.

logo
Iberdrola avala el plan del Gobierno de cerrar nuclear y carbón: “Se puede perfectamente”
El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán.

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán. Iberdrola

Resumen:

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, no oculta que se encuentra muy a gusto con los planteamientos del nuevo Gobierno sobre la planificación energética a largo plazo para España.

“Sus primeros comentarios están juy en línea con nuestra visión de hace muchos años”, ha dicho hoy el ejecutivo en una conferencia con analistas con motivo de la presentación de los resultados semestrales de la compañía. “Supone un cambio de verdad de la política y del planteamiento de la transición energética”.

El planteamiento del nuevo Ministerio para la Transición Económica del Ejecutivo socialista, con Teresa Ribera al frente, pasa inicialmente por prescindir de las plantas de carbón en un horizonte cercano (puede que cerca de 2025) y con promover el cierre de las nucleares tomando como referencia el plazo de 40 años desde que entraron en funcionamiento (lo que provocaría el apagón nuclear en entorno a 2028).

“Ya se está planteando el cierre de esas plantas, y se puede conseguir perfectamente bien sin afectar el suministro eléctrico”, ha sentenciado Galán.

Lo que sí ha advertido el presidente de Iberdrola es que el cierre anticipado de las nucleares obligaría a ejecutar “inversiones de unos miles de millones de euros” adicionales –los cálculos del sector los sitúa en el entorno de los 6.000 millones para el desmantelamiento de las centrales-, lo que “va a tener impacto sobre los precios de la energía”.

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, no oculta que se encuentra muy a gusto con los planteamientos del nuevo Gobierno sobre la planificación energética a largo plazo para España.

“Sus primeros comentarios están juy en línea con nuestra visión de hace muchos años”, ha dicho hoy el ejecutivo en una conferencia con analistas con motivo de la presentación de los resultados semestrales de la compañía. “Supone un cambio de verdad de la política y del planteamiento de la transición energética”.

Iberdrola venía de un choque frontal con el anterior Ministerio de Energía, comandado por Álvaro Nadal, con el que el desencuentro fue total por la pretensión de la eléctrica de cerrar sus dos últimas plantas de carbón en España y por su amenaza de hacer lo mismo también con las centrales nucleares si no había una reforma fiscal y económica que le permitiera dejar de perder dinero con ellas.

Sin riesgo para el suministro, pero con subida de precio

El planteamiento del nuevo Ministerio para la Transición Económica del Ejecutivo socialista, con Teresa Ribera al frente, pasa inicialmente por prescindir de las plantas de carbón en un horizonte cercano (puede que cerca de 2025) y con promover el cierre de las nucleares tomando como referencia el plazo de 40 años desde que entraron en funcionamiento (lo que provocaría el apagón nuclear en entorno a 2028).

“Ya se está planteando el cierre de esas plantas, y se puede conseguir perfectamente bien sin afectar el suministro eléctrico”, ha sentenciado Galán. Lo que sí ha advertido el presidente de Iberdrola es que el cierre anticipado de las nucleares obligaría a ejecutar “inversiones de unos miles de millones de euros” adicionales –los cálculos del sector los sitúa en el entorno de los 6.000 millones para el desmantelamiento de las centrales-, lo que “va a tener impacto sobre los precios de la energía”.

La defensa del cierre de las nucleares de Iberdrola está en las antípodas  del planteamiento realizado por Endesa ayer mismo. El consejero delegado de Endesa, José Bogas, calificó de “imposible” ejecutar el cierre de todas las nuc

leares españolas según vayan cumpliendo los 40 años. Imposible porque pone en riesgo la seguridad de suministro, por su impacto en el precio de la electricidad, porque elevaría las emisiones de CO2, porque no se puede desmantelar todas las centrales simultáneamente…

80.000 millones para renovables

Iberdrola aplaude el compromiso de la nueva ministra con el impulso de las renovables y con su apoyo al nuevo objetivo de la Unión Europea de que en 2030 el 32% de la producción eléctrica se haga con energías limpias. Para conseguir ese objetivo, según Galán, el sector energético tendrá que movilizar inversiones por entre 70.000 y 80.000 millones de euros para la construcción de las nuevas plantas renovables y las redes con las que conectarlas.

Un plan inversor de construcción que servirá para crear “varios cientos de miles de empleos” y que levantará “un nuevo sector industrial en el país”.  Además, durante más de una década no se destruirá el de las plantas tradicionales. Y es que, la estimación de Iberdrola, es que el empleo en las centrales nucleares y de carbón se mantendrá “durante un tiempo prolongado, como mínimo hasta 2030”.