Economía | Trabajo EPA del segundo trimestre

Los extranjeros suman uno de cada cuatro nuevos ocupados en un trimestre récord

Los ocupados foráneos vuelven a niveles de 2011 aupados por el tirón del sector servicios

Un inmigrante trabajando en España.

Un inmigrante trabajando en España.

Resultados récord de ocupación en el segundo trimestre del año. Hasta 469.900 personas más tenían un empleo entre los meses abril y junio de este año respecto al primer tramo del año, una evolución nunca vista en este periodo, que eleva el total de trabajadores a 19,3 millones de euros, cerca de la cifra mágica de los 20 millones.

Sin embargo, este buen dato que arroja la última Encuesta de Población Activa (EPA) se explica en gran parte por un cada vez mayor peso de los trabajadores extranjeros en la recuperación económica, especialmente por el tirón del sector servicios. De acuerdo con los datos que ofrece el Instituto Nacional de Estadística (INE), de esos 469.900 nuevos ocupados, hasta 110.900 personas eran extranjeros, es decir, el 23,6%. Casi uno de cada cuatro.

Se trata de una cifra que sitúa el número de ocupados extranjeros en algo más de 2,2 millones de personas –130.000 más que hace un año–, la más alta desde el cuarto trimestre de 2011, el mismo en el que el anterior Gobierno de Mariano Rajoy accedió al poder. De este modo, los ocupados extranjeros vuelven, coincidiendo con el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez, a su casilla de salida particular, tras haber tocado fondo en el primer trimestre de 2014, cuando descendieron a hasta los 1,7 millones.

Otra muestra del creciente peso de los trabajadores extranjeros en España –de los que el 38% procede de la UE–, es que en el mismo segundo trimestre de 2017, solo el 16% correspondía a trabajadores extranjeros. Es decir, que su cuota en la recuperación del empleo ha aumentado en un año en siete puntos porcentuales.

Extranjeros más formados

Las cifras publicadas este jueves muestran además que el incremento del empleo entre los extranjeros se explica sobre todo por la mejora del mercado laboral, más que por un efecto llamada. De un lado, la población extranjera se ha incrementado el último año desde los 4.276.000 personas, a las 4.290.000 y, dentro de este grupo, la población activa, la que está en edad de trabajar y dispuesta para hacerlo, ha pasado de los 2.713.400 personas a las 2.821.000.

Por tanto, mientras que el número de extranjeros ha aumentado en 14.000 personas en el último año, los activos han repuntado en 107.600 y los ocupados han sumado unas 130.000 personas en el último año.

Otro indicador que ofrece la EPA es el grado de formación de los extranjeros ocupados en España. Los registros muestran que, mientras que los titulados superiores aumentan al mismo ritmo que los nacionales, mientras que el de analfabetos se reduce mucho más rápidamente. No obstante, mientras el 44,5% de los ocupados españoles tiene educación superior, en el caso de los extranjeros esta tasa se reduce a la mitad.

Esto se compadece con que los sectores en los que se concentra la creación de empleo entre los extranjeros sean los de la construcción (7.800 ocupados más en el último trimestre) y, sobre todo, los servicios (122.300). También, con que en el último año, el perfil del nuevo ocupado extranjero sea, sobre todo, el de un asalariado del sector privado (104.100 más en 12 meses), frente autónomos (30.000) o empleadores (10.000).

Los extranjeros llegan para quedarse

Y a la pregunta de por qué vienen los extranjeros, las motivaciones pueden ser de toda índole, pero resultan en que cada vez más llegan a España para quedarse.

De un lado, es cierto que el número de ocupados que lleva menos de un año trabajando desciende ligeramente de los 38.000 a los 33.100. Sin embargo, se registran incrementos en el número de ocupados que acreditan esta situación desde hace más de un año, hasta superar los siete.

Solo en el tramo de los que llevan entre cuatro y seis años se produce un descenso, de los 149.900 en el segundo trimestre de 2017 al mismo periodo de 2018, coincidiendo con el bache de ocupación registrado entre 2011 y 2014. En cambio, de los 2,2 millones de ocupados extranjeros actuales, hasta 1,8 llevan en España más de siete años.

Comentar ()