Economía | Empresas

Apple revienta sus límites y roza la meta del billón de dólares de valor en bolsa

La compañía de la manzana consigue elevar sus ingresos más de un 17% pese al estancamiento de las ventas del iPhone

logo
Apple revienta sus límites y roza la meta del billón de dólares de valor en bolsa
Apple revienta sus límites y se acerca a la meta del billón de dólares en bolsa.

Logo de Apple en una tienda de la compañía. EFE

Resumen:

Apple ha convencido al mercado con sus últimos resultados, a pesar del estancamiento de las ventas del iPhone, su principal fuente de ingresos.

La mejora de los márgenes -el precio medio de venta de los móviles supera ya los 700 dólares, tras el lanzamiento del iPhone X- y el auge de otras divisiones como la de Servicios permiten a la compañía cerrar el trimestre con un repunte de sus ingresos del 17%.

Además, Apple ha elevado las expectativas de ventas en el trimestre en curso, lo que refuerza las expectativas de que lance nuevos dispositivos móviles en el mes de septiembre.

Estas cifras y previsiones han propiciado un impulso a las acciones de la compañía que dirige Tim Cook superior al 5%. Superan así por primera vez la barrera de los 200 dólares y elevan la capitalización de la compañía hasta los 980.000 dólares, a un paso de convertirse en la primera empresa de la historia que supera el billón de valoración.

El iPad, que llevaba muchos trimestres estancado, ha conseguido remontar el vuelo. Apple vendió hasta 11,55 millones de tabletas, comparadas con las 11,42 del mismo periodo de hace un año.

A las cuentas que Apple presentó en la noche de este martes se le pueden poner varias pegas. Cuando eres el más grande, la exigencia es la máxima. Para algunos -es el caso de los analistas de Nomura-, las cifras de ventas de sus productos estrella, principalmente el iPhone, revelan un estancamiento que cuestiona su visión de empresa en crecimiento. Otros reparan en que sus divisiones alternativas, las de servicios, basan su auge en una composición poco saludable. E incluso hay quien quita mérito a sus ganancias, poniendo énfasis en la ayuda que le ha prestado el movimiento de las divisas.

No cabe duda de que estos argumentos merecen su consideración. Pero al final, lo que le queda al mercado es que, por unas razones o por otras, a pesar de las dificultades, la mayor empresa del mundo, sigue creciendo. Y con fuerza. Sus ventas en el último trimestre experimentaron un alza del 17%, hasta superar los 53.000 millones de dólares. Si el iPhone, la base de su negocio, experimentó un auge de apenas el 1% -lo que ha provocado que Apple haya dejado de ser el segundo mayor fabricante del mundo por volumen de ventas-, el incremento de los márgenes compensa con creces, para sostener el aumento de los ingresos. Y aunque aún diminuta, las divisiones de servicios y otros productos experimentan unas tasas de crecimiento que rebasan el 30% y afianzan los planes de la compañía de ir progresivamente diversificando su base de ingresos.

“Estos resultados revitalizarán el caso de inversión de Apple, aliviarán las preocupaciones sobre un ciclo de iPhone agotado, mostrarán que el plan de la dirección sobre la división de Servicios sigue en buen camino y debería dar como resultados mejoras en las expectativas de ganancias”, defienden los analistas de Cantor Fitzgerald.

Las acciones de Apple remontan más de un 5% y sitúan su capitalización en torno a los 980.000 millones de dólares

Todo esto merece, a ojo de los inversores, un premio. Y este se traduce a media sesión de este miércoles en un impulso superior al 5% que sitúa sus acciones por primera vez en la historia por encima de los 200 dólares y su valoración conjunta en el entorno de los 980.000 millones de dólares (casi 840.000 millones de euros), a tan solo un paso del billón de dólares, un hito que ninguna empresa ha logrado alcanzar antes, alejando la amenaza que hace apenas unos días parecía representar Amazon. Sólo 16 países en el mundo alcanzarán en 2018 un PIB superior al valor de la empresa que dirige Tim Cook.

La recompensa del mercado no se explica únicamente por las cuentas registradas en los últimos meses, sino por la confianza de la dirección de Apple en el futuro más inmediato. La compañía ha presentado unas previsiones de ventas en el trimestre en marcha (de entre 60.000 y 62.000 millones de dólares), que rebasan las expectativas del mercado. Este optimismo refuerza la idea de que la compañía prepara para septiembre el lanzamiento de nuevos dispositivos móviles -hasta tres, se especula- que deberían servir para relanzar sus ventas. “Creemos que Apple lanzará tres nuevos iPhones en septiembre con posibles puntos de entrada más bajos y una mayor segmentación que podría conducir al crecimiento de la unidad en 2019”, observaban los analistas de Canaccord Genuilty, en un informe citado por la agencia Reuters.

Los expertos esperan que, cada vez más, Apple base su negocio más que en un crecimiento sostenido de la venta de sus dispositivos, en el aumento de la rentabilidad de los mismos, a través de productos premium por los que los usuarios estén dispuestos a asumir pagos superiores, y un ecosistema de productos y servicios que amplifiquen el compromiso de los clientes con la firma.

Además, la compañía de la manzana sigue trabajando en nuevas áreas de negocio, entre las que se espera que los servicios de televisión en streaming, con los que pretende competir con Netflix y Amazon, supongan un salto importante en la política de diversificación de la compañía. El propio Tim Cook ofreció este martes algunas leves pistas sobre el proyecto, que estaría dirigido por destacados directivos provenientes de Sony.

Con estos ingredientes, Apple tiene convencido al mercado de que la carrera por el billón de dólares en bolsa es suya. No en vano, los analistas le otorgan un precio medio a sus acciones de 210 dólares, unas cifras que, de cumplirse, implicarían superar la destacada marca.

El iPhone reina y el iPad resucita

El iPhone es el producto estrella de Apple, y lo va a seguir siendo mucho tiempo. Las ventas del teléfono suponen siempre algo más del 60% de los ingresos de la compañía, por lo que pudiera parecer que aumentar las cifras de unidades despachadas es clave para crecer. Pero no.

A Tim Cook no le preocupa que las cifras de iPhones vendidos sólo hayan aumentado un 1%, teniendo en cuenta la revolución que ha supuesto el modelo del décimo aniversario. El verdadero número que tiene en su cabeza es el de precio medio por cada unidad vendida, y ahí no tiene rival.

Sí, Samsung y Huawei venden más terminales, pero mucho más baratos. Así, Apple ha conseguido superar la ansiada barrera de los 700 dólares por teléfono vendido, una métrica que el iPhone X ha ayudado a alcanzar con su precio por encima de los 1.000 dólares.

Apple ha logrado superar la barrera de los 700 dólares por teléfono vendido tras lanzar el iPhone X

Por su parte, el iPad, que llevaba muchos trimestres estancado, ha conseguido remontar el vuelo. Apple vendió hasta 11,55 millones de tabletas, comparadas con las 11,42 del mismo periodo de hace un año. Es cierto que no es un crecimiento espectacular, pero el último modelo, con un precio muy competitivo y unas funcionalidades difíciles de igualar, puede ser la clave para devolverle la vida al iPad.

Del mismo modo serán importantes los nuevos miembros de la familia del MacBook Pro. Apple ha creado el ordenador portátil más potente de su historia para conquistar a diseñadores gráficos y profesionales técnicos, a los que les va a costar encontrar más potencia en menos espacio, aunque también tendrán dificultades para hallar un portátil con un precio más elevado.