Economía | Empresas

Toys R Us ultima la venta de su negocio en España sin garantizar el 100% del empleo

La empresa ha alcanzado un principio de acuerdo de venta de acciones a un grupo de inversores

Fachada de una de los establecimientos de Toys R Us.

Fachada de una de los establecimientos de Toys R Us. Europa Press

Las 53 tiendas que Toys R Us tiene abiertas en España no cerrarán, al menos en el corto plazo. Sin embargo, no está asegurada la continuidad del 100% de los 1.600 puestos de trabajo que mantiene en el mercado nacional.

El gigante juguetero ha alcanzado un acuerdo con un conjunto de inversores para la compra de las acciones y la gestión del grupo en España, según aseguran fuentes sindicales que mantuvieron una reunión con la dirección de Toys R Us Iberia el pasado 19 de julio.

Las partes volverán a verse las caras mañana, en las oficinas de la compañía en Alcalá de Henares, reunión tras la que es previsible que conozcan nuevos detalles.

La empresa celebra este jueves una reunión con los representantes de la plantilla para explicar los términos del acuerdo

Por el momento, la dirección ha trasladado a los sindicatos que esta oferta garantiza la continuidad de la actividad en Espala y Portugal en el medio y largo plazo, así como «el mantenimiento de la mayoría de los puestos de trabajo», aseguran las mismas fuentes.

Según explican, la aplicación del acuerdo se llevará a cabo en cuanto se obtengan las autorizaciones judiciales pertinentes, tanto en España como en Estados Unidos, las cuales ya se están tramitando.

Horas difíciles para Toys R Us

La venta del negocio en España y Portugal es la consecuencia de las dificultades por las que atraviesa la matriz de la compañía, que ya había registrado ante los tribunales de Estados Unidos una solicitud para iniciar el proceso de liquidación de inventarios de su negocio en España.

Hasta ahora se conocía que la compañía estaba analizando diversas alternativas, entre las que se incluía el posible cese de su actividad en España. Esta posibilidad se enmarcaba en el proceso de reestructuración en que se halla inmersa la compañía, y que tendrá entre sus primeras consecuencias el cese de la actividad y la reorganización de sus operaciones para una venta posterior en Canadá y en diversos países de Asia y Europa Central, entre los que se incluyen Alemania, Austria y Suiza.

Toys R Us ha sido la gran víctima de la crisis que atraviesa el negocio juguetero tradicional, golpeado por los cambios en los patrones de juego de los niños, con una pujanza creciente de los dispositivos tecnológicos, el cambio en los canales de distribución -auge del comercio online- y, ligado a esto, la intensa competencia de fabricantes asiáticos, que ofrecen productos similares a precios muy competitivos.

La juguetera acumula cuatro años seguidos de pérdidas en España y ha reducido sus ingresos un 32% en la última década

Estas circunstancias, que han provocado la caída del gigante internacional, han sido también apreciables en las cifras de negocio de Toys U Rus Iberia. El otrora gigante de las jugueterías cerró el ejercicio 2017 con unas ventas de 198,96 millones de euros, un 5,2% inferiores a las del ejercicio anterior.

Esta contracción supone dar continuidad a un declive que se prolonga desde, al menos, el año 2008, según las cifras que ofrece Insight View. Aquel año, los ingresos de la juguetera en España rozaron los 294 millones de euros, un 32% por encima de los del último ejercicio. Además, la compañía acumula ya cuatro ejercicios consecutivos en números rojos. En 2017, las pérdidas superaron los 1,67 millones, tras rozar un resultado operativo negativo de 2 millones de euros.

En términos consolidados, que incluyen, entre otros, los resultados del negocio inmobiliario de Toys R Us, las ventas alcanzaron los 215,74 millones de euros y el resultado del ejercicio se situó en terreno positivo, superando los 10 millones de euros.

Comentar ()