Economía | Empresas

Telefónica suma ya 470.000 clientes conectados a su ‘cerebro’ de inteligencia artificial Aura

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete.

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. Efe

Telefónica emprendió una auténtica transformación tecnológica para simplificar la relación con sus clientes. El grupo desveló, por fin, en la antesala del pasado Mobile World Congress los detalles de Aura, su nuevo asistente digital que se apoya en la inteligencia artificial y en capacidades cognitivas para que las interacciones de los usuarios puedan ser sólo con voz, y que sean tan simples como hablar de persona a persona.

Telefónica puso en marcha Aura de manera simultánea en seis países con diferentes funcionalidades que irán evolucionando hasta integrarse completamente e igualarse en todos los mercados. En el caso de España, el asistente virtual a través de la voz de momento está operativo para los clientes de la plataforma de televisión de pago Movistar+ (a final de año llegará también a los clientes de telefonía móvil).

Aunque se anunció su lanzamiento a finales de febrero, las capacidades de Aura a través de la aplicación de Movistar+ están plenamente disponibles sólo desde el 19 de abril para los dispositivos con sistema operativo Android (Google) y desde el 10 de mayo para los que cuentan con el sistema IOS (Apple). Así que la entrada en funcionamiento efectiva es realmente reciente.

En ese tiempo, menos de cuatro meses para Android y apenas tres para IOS, Telefónica ha conseguido sumar ya más de 470.000 conectados a su cerebro de inteligencia artificial y hablando con Aura para gestionar el contenido de Movistar+, según confirman a El Independiente fuentes conocedoras de los avances del nuevo asistente virtual de la teleco.

La cifra se ha disparado en las últimas semanas gracias a la campaña publicitaria desarrollada por el grupo para impulsar el servicio. Los 470.000 contactados son los que interactúan habitualmente con Aura, y que representan algo más de la mitad de los 900.000 clientes que tienen instalada la aplicación en sus dispositivos.

Aura no es un chat ni es un bot, ni siquiera es sólo una aplicación, es un canal para interactuar con la inteligencia artificial de Telefónica. El objetivo de la compañía presidida por José María Álvarez-Pallete es ofrecer a sus clientes una forma sencilla y natural de relacionarse con la propia empresa, empezando por la televisión en el caso del mercado español.

Un cliente puede preguntar a Aura a qué hora se retransmite el próximo partido del Atleti y, una vez que la plataforma se lo ha dicho, pedirle que se lo grabe. O solicitar que se quiere ver el Canal Cocina. O preguntar qué películas de Almodóvar están disponibles a la carta. O saber cuáles son las series de estreno. O pedir ver la última película de Clint Eastwood, por ejemplo.

Según un estudio interno realizado por Telefónica durante las primeras semanas de utilización de Aura por parte de los clientes, la mayoría de usuarios califican el servicio de “altamente positivo”. Nueve de cada diez usuarios entrevistados aseguran que seguirán usando Aura y que se la recomendará a otros clientes. El principal uso realizado por los clientes ha sido la búsqueda de canales, películas y series a través de la voz, sin utilizar el mando a distancia como habitualmente.

Aura agrupa un conjunto de servicios y funciones que, a través de la inteligencia artificial y las capacidades cognitivas (la propia plataforma tecnológica va aprendiendo y perfeccionando su funcionamiento cada vez que se usa), permiten a los clientes dar instrucciones sólo con la voz a su televisión o más adelante a su teléfono móvil, o hacer gestiones con la propia compañía, como si hablara con otro humano, hablando con total normalidad.

No hacen falta códigos ni comandos, sino que el nuevo asistente identificará gracias a la inteligencia artificial la intención del usuario e interpretará el contexto, actuará de forma similar a como lo haría con sentidos humanos. La máxima que guía a Telefónica es que hasta ahora los humanos han estado adaptando su comportamiento o su forma de hablar para que las máquinas les entendieran, pero ahora toca cambiar las tornas y que la tecnología aprenda e identifique la forma de hablar de los humanos, con sus diferentes acentos e incluso con sus incorrecciones gramaticales.

Aura para el hogar, en octubre

En paralelo, Telefónica ultima el próximo lanzamiento de Movistar Home, un dispositivo que integrará en todos sus servicios la inteligencia artificial de Aura. Con capacidades de edge computing para procesar y analizar datos, Movistar Home pretende ser un centro de conexión de todos los dispositivos en el hogar desde el que los usuarios puedan gestionar sus servicios. El lanzamiento comercial en España de la nueva herramienta llegará en octubre.

El objetivo es utilizar Aura para controlar en el hogar no sólo la televisión, también intercambiar las funcionalidades de los diferentes dispositivos (poner la imagen de videollamadas en la televisión, o pasarlas al móvil) y más adelante también gestionar todos los aparatos conectados de la vivienda por el internet de las cosas. Un cliente podrá usar Aura para apagar o encender las luces de su casa, por ejemplo; unas funcionalidades en las que Telefónica ya trabaja en colaboración con varios fabricantes tecnológicos.

Comentar ()