Economía

Hacienda resiste a las presiones de Podemos: "El IRPF no se toca"

Podemos asegura tras la reunión de hoy con el Gobierno que está abierto a subir el impuesto a las rentas más altas y Moncloa y Hacienda lo niegan

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en el Senado.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en el Senado. EFE

«El IRPF no se toca». Así de tajantes se muestran fuentes del Ministerio de Hacienda después de que representantes de Unidos Podemos –que aglutina a Podemos, Izquierda Unida y las confluencias—hayan asegurado este miércoles, tras mantener una nueva reunión técnica con el Gobierno, que el Ejecutivo se ha abierto a subir el IRPF a las rentas más altas.

Y es que, si bien el Gobierno sostiene que su posición no ha cambiado, que no se harán cambios en el IRPF, eso no quita para que haya tenido un gesto en el marco de las negociaciones y haya aceptado calcular, a petición de Podemos, el impacto económico que tendría una subida del impuesto a las rentas superiores a los 150.000 euros anuales.

El encuentro, el segundo que se lleva a cabo para desarrollar los preacuerdos alcanzados hasta la fecha como ‘peaje’ para que Podemos de su apoyo de a la nueva senda de déficit del Ejecutivo, ha servido para tratar el corazón del proyecto económico de los socialistas: los ingresos fiscales con los que se espera financiar la agenda social del PSOE.

Tras la reunión, el secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, ha hablado de avances, pero no de acuerdos concretos, y ha dejado claro que las estimaciones de recaudación del Gobierno por la vía de subidas impositivas y nuevos tributos se quedan cortas. Unidos Podemos insiste en que España recauda ocho puntos del PIB menos que la media europea y marca ese terreno como el que hay que recuperar, un espacio que, de momento, el Gobierno parece que no acaba de cubrir.

Desde Unidos Podemos se sugiere que el Gobierno se ha abierto a subir el IRPF a las rentas más altas. «No nos han dicho abiertamente que no a nada», ha asegurado Echenique. Con más detalle, uno de los negociadores por parte de Izquierda Unida, el concejal del Ayuntamiento Carlos Sánchez Mato, ha apuntado que el Gobierno podría asumir un incremento de los tramos más altos y de los tipos que gravan las rentas del ahorro.

Hacienda dice que no

Sin embargo, fuentes de Hacienda insisten a El Independiente que, aunque todo está abierto a las negociaciones, a día de hoy el impuesto sobre la renta «no se toca», como había dicho hasta la fecha el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el ánimo de no aumentar la tributación sobre las rentas medias. «Hacienda mantiene que no se subirá el IRPF y se le ha dicho que no a Podemos», añaden. Otras fuentes de Moncloa también han asegurado que no ha habido cambio de postura respecto al impuesto sobre la renta.

Hasta el momento, el Gobierno había descartado subir los tipos del IRPF a rentas por encima de los 60.000 euros anuales como pedía Podemos, pese a que en su proyecto presupuestario alternativo incluía también un incremento del impuesto a las rentas de más de 150.000 euros. No obstante, incluso había descartado esta última opción.

Además, el PSOE incluyó en sus Presupuestos alternativos un incremento del tipo de gravamen del ahorro para los contribuyentes que obtienen más de 50.000 euros de base del ahorro y unas rentas totales superiores a 150.000 euros. De esta forma, garantizaba que sólo se elevaba el tipo a contribuyentes cuyas rentas totales fueran elevadas, sin afectar a clases medias trabajadoras que obtienen alguna plusvalía ocasional, puesto que se excluirían expresamente. «Elevaríamos el tipo del ahorro a estos sujetos pasivos lo que proporcionará una recaudación adicional de 1.500 millones de euros», rezaba el texto.

Actualmente, las rentas del ahorro, principalmente las ganancias obtenidas por rendimientos de depósitos y cuentas bancarias, tributan a un tipo del 19% por los primeros 6.000 euros. Entre los 6.000 y los 50.000 euros, el tipo escala al 21% y a partir de los 50.000 euros de beneficio, el tipo fijado es del 23%.

El Gobierno solo hará una estimación

En todo caso, las mismas fuentes de Hacienda han insistido en que el único compromiso adquirido por el Gobierno a petición de Unidos Podemos (entre otros documentos solicitados) ha sido hacer una estimación del impacto recaudatorio que tendría una subida del IRPF a las rentas de más de 150.000 euros, como un intercambio de información más.

Otras de las vías por las que la formación morada sigue exigiendo un mayor esfuerzo fiscal es en la tributación que soportan las grandes corporaciones, especialmente en el ámbito bancario. Echenique ha asegurado que Gobierno y Unidos Podemos se encuentran estudiando opciones para gravar aún más a las entidades financieras, a las que de entrada afectaría el establecimiento de un tipo mínimo real en el Impuesto de Sociedades del 15%.

Por otro lado, el secretario de Organización de Podemos asegura que «nadie ha renunciado a nada», a propósito de la posibilidad de que el Gobierno desista en su intención de establecer un impuesto nuevo para gravar específicamente a la banca. Lo que sí se ha tratado es el establecimiento de una tasa a las transacciones financieras (‘Tasa Tobyn’), que Unidos Podemos quiere que afecte a las operaciones más especulativas, como aquellas que tienen que ver con los derivados.

Otra cuestión diferente es que, en un escenario de acuerdo para incrementar la tributación real por Sociedades o sobre las transacciones financieras, el Gobierno considere suficiente la recaudación obtenida y desista de introducir una nueva figura impositiva que cargue aún más sobre la banca.

En los próximos días y semanas está previsto que las partes intercambien documentación y borradores legislativos para seguir avanzando hacia posibles pactos que, en último extremo, faciliten la presentación de unos Presupuestos para 2019 basados en la nueva senda de déficit del Gobierno.

 

Te puede interesar

Comentar ()