El euríbor, índice que se utiliza como referencia para fijar el tipo de interés de la mayor parte de las hipotecas de tipo variable en España, ha dado un pequeño susto a los hipotecados durante las vacaciones. En agosto el indicador repuntó ligeramente hasta el -0,169% frente al -0,18% del mes anterior. Y, aunque el indicador sigue en terreno negativo y cerca de mínimos históricos (-0,19%), este cambio de tendencia afectará antes o después al bolsillo de los ciudadanos.

Pese la leve alza, en los últimos 12 meses el euríbor todavía registra un descenso de 0,013 puntos, por lo que quienes tengan sus hipotecas con revisiones anuales, de momento, todavía notarán su abaratamiento. Un préstamo de un importe de 100.000 euros contratado a un plazo de 25 años con un diferencial de un punto porcentual sobre el euríbor supone un coste mensual de 326,69 euros. Con las nuevas condiciones, se reduce a 326,28, suponiendo un ahorro anual de cinco euros.

Sin embargo, los que vean su tipo de interés revisado cada semestre sí tendrán que rascar de la cartera uno o dos euros para el pago de las próximas cuotas hipotecarias, ya que en febrero el indicador estaba en -0,19%, por debajo del 0,16% actual.

Los hipotecados que revisan semestralmente su hipoteca en agosto empezarán a pagar unos céntimos más

Aun así, la política de tipos de interés del BCE todavía no supone una amenaza para las economías familiares. Se vislumbra la amenaza pero, al menos hasta 2020, no se espera que la subida del precio del dinero se traslade a los préstamos vinculados al euríbor. En cualquier caso, dado que los niveles de tipos actuales no volverán a repetirse, expertos y entidades aconsejan optar por créditos a tipo fijo, que aplican durante toda la vida del préstamo el mismo precio. Actualmente, las ofertas más agresivas aplican cargo del 2%. A finales de 2016, por primera vez en España, el número de hipotecas a tipo fijo y mixto superaron a las variables.

Alicia Arriero, analista y gestora de deuda de Andbank, explica que «el BCE comenzará a mover ficha a partir del verano de 2019, en la última parte del año, según sugirió Mario Draghi en su última reunión, y lo hará muy progresivamente». La experta señala que, «dado que el euribor suele anticipar los movimientos de tipos en torno a seis meses, es probable que en el segundo trimestre del año que viene ya veamos alzas en este indicador». «Históricamente, el diferencial entre el precio oficial del dinero y el euribor se sitúa en 50 puntos básicos a favor de éste último, pero los niveles de los que parte son tan bajos que para que se traslade al precio de las cuotas hipotecarias tendremos que esperar, al menos, hasta 2020. Y, en cualquier caso, el encarecimiento será mínimo», añade.

En agosto el índice de referencia ha cambiado su tendencia con un leve repunte hasta -0,16%

En la misma línea, José Ramón Díez Guijarro, director del servicio de estudios de Bankia, coincide en que a corto plazo no hay motivo para sobresaltarse. «Es reiterado el mensaje del BCE subrayando que hasta el verano de 2019 no habrá subida de tipos», apunta.

Basa sus predicciones en este escenario: «La primera medida que esperamos es una subida en septiembre de 2019 del tipo de interés de la facilidad de depósito (lo que pagan los bancos al BCE por dejar el dinero) del -0,40% al -0,25%, manteniendo el tipo repo en el 0%. A partir de este momento creemos que el BCE tendrá que actuar con cierta celeridad, por ello esperamos una subida de 25 puntos en octubre, tanto en la facilidad de depósito como en el tipo repo, que pasarían a situarse en el 0% y el 0,25%, respectivamente. Para final de 2019 esperamos otra subida de 25 puntos y en 2020 otras dos adicionales, en marzo y junio, lo cual llevaría al tipo repo hasta el 1%, posible techo del ciclo de subidas», estiman.

«Estas subidas del tipo repo tendrán efectos sobre el tipo euríbor a 12 meses. Esperamos que en el primer trimestre de 2019 ya se sitúe en terreno positivo y mantenga una senda al alza que le lleve a concluir el año entre 0,7%-0,8%. Esta tendencia debería prolongarse durante 2020, de tal forma que podría finalizar el ejercicio algo por encima del 1%», advierten. Con el indicador en esta cota, el pago mensual de una hipoteca media alcanzaría los 460 euros, 134 euros más que hoy y más de 1.34o euros más al año.

En opinión del departamento de análisis de Bankinter, el euribor rondará el -0,17% hasta el cierre de 2018. Para 2019 anticipa subidas que se situarán entre un mínimo del -0,10% y un máximo del 0,30%, con un escenario central del 0,10%-0,20%.

«La política monetaria del BCE es acomodaticia y los tipos de interés reales se mantienen en negativo a pesar del repunte en las perspectivas de inflación y las subidas de tipos en EEUU. Los tipos de interés no cambiarán antes del primer semestre del próximo año, pero esperamos que el tipo de depósito alcance el 0,0% (frente al -0,40% actual) y una subida en el tipo de referencia hasta 0,05%/0,15% (frente al 0% actual) en la segunda parte del 2019.