Economía

Varapalo al sector eléctrico en bolsa ante la reforma planteada por el Gobierno

Las compañías del sector en el Ibex sufren caídas de hasta el 4% y se dejan un total de 3.700 millones de euros de valoración ante las incertidumbres regulatorias

logo
Varapalo al sector eléctrico en bolsa ante la reforma planteada por el Gobierno
Varapalo al sector eléctrico en bolsa ante los planes presupuestarios del Gobierno.

Pantallas de cotización en el interior de la Bolsa de Madrid. EFE

Resumen:

El sector eléctrico lidera este jueves las caídas en la bolsa española, con compañías como Endesa, Acciona y Naturgy sufriendo retrocesos superiores al 4%.

Los planes presupuestarios hechos públicos este jueves por el Gobierno desvelan una serie de reformas sobre el bono social o la retribución de algunas tecnologías de generación que siembran dudas sobre los ingresos de estas compañías.

El Ibex ha vuelto a dejarse un 1,7% y se sitúa ligeramente por encima de los 9.000 puntos, en mínimos de dos años.

El sector eléctrico español ha vivido un día aciago en bolsa. En medio del mal tono general, las compañías energéticas han destacado en el lado de los recortes, dejando de lado su tradicional papel de valores defensivos, que se comportan con mayor estabilidad en tiempos turbulentos. “No es normal ver a las eléctricas encabezar las caídas en un día como este ya que lo habitual es que se comporten mejor”, confirma Nicolás López, director de análisis de M&G Valores.

En una jornada en la que el Ibex ha cerrado con recortes en el entorno del 1,7%, las caídas de compañías ligadas al sector de la energía han superado el 4% en el caso de Endesa, Acciona y Naturgy. Red Eléctrica también ha sufrido un recorte próximo al 3%, mientras que Enagás e Iberdrola se han dejado un 2,68% y un 2,3%. En total, las seis compañías han visto esfumarse alrededor de 3.405 millones de euros de capitalización en una sola sesión.

Los planes del Gobierno para reformar el bono social o la retribución del sector generan recelos entre los inversores

La caída del sector eléctrico español también destaca sobre el conjunto del sector en Europa, que ha cerrado la sesión con recortes próximos al 1,5%. Y es que el tropiezo de las eléctricas españolas se enmarca en una jornada en la que el Gobierno ha hecho público un proyecto de presupuestos que pone el foco sobre varias cuestiones clave que afectan al negocio de estas compañías.

En concreto, los analistas de Renta 4 observan que la propuesta de realizar una reforma profunda del bono social eléctrico puede ser visto como una incertidumbre sobre los beneficios que obtienen estas compañías. No obstante, a falta de mayor concreción sobre la propuesta e, incluso, con la duda de si los presupuestos lograrán salir adelante, los expertos de la firma no creen que el impacto de esta medida vaya a ser significativo sobre las cuentas del sector.

El Gobierno también plantea una revisión de los pagos (“acabar con la sobrerretribución”, es uno de sus objetivos), la modificación de la factura eléctrica, el impulso de las energías renovables o el fomento del autoconsumo, medidas todas ellas que pueden generar cierto recelo entre los inversores, a la espera de ver en qué se plasman.

El Ibex marca un nuevo mínimo de dos años

En cualquier caso, el castigo sufrido por el sector eléctrico español en la sesión de este jueves no puede entenderse sino a partir de la situación de debilidad que vive el mercado en los últimos días. El derrumbe de las grandes plazas de Wall Street en la sesión de este miércoles, que se prolonga este jueves con descensos superiores al 1%, ha agravado la debilidad de unas bolsas europeas que miran con inquietud el auge de las incertidumbres políticas (Brexit, presupuesto italiano) en un momento en que la pérdida de pujanza de la economía empieza a hacerse evidente.

En este contexto, índice como el Ftse 100 británico y el Cac 40 galo han sufrido este jueves descensos próximos al 2% y el Dax se deja cerca del 1,45%. El EuroStoxx 50 ahonda su hundimiento y alcanza ya sus niveles más bajos desde diciembre de 2016, al igual que ocurre en el caso del Ibex. Compañías como Axa, Total y Allianz firman en la jornada caídas superiores al 3%.

Y el mal tono tiene también su reflejo en los mercados asiáticos, donde los principales índices de China sufrían este jueves recortes superiores al 5%, mientras el Kospi coreano y el Nikkei japonés sellaban caídas en el entorno del 4%.

Los expertos señalan las similitudes del tropiezo que viven actualmente las bolsas con el que registraron en el mes de febrero, aunque ahora, más que entonces, las razones del descalabro parecen más sombrías, al estar rodeadas de la inquietud por el empeoramiento del clima económico global.

Aunque no se ve un cambio de ciclo, algunos expertos apuntan a que los mercados podrían haber marchado ya un techo

Jorge Lage, analista de CM Capital Markets, observa al respecto que esta caída puede estar marcando un techo de mercado, tras varios años de alzas que han permitido a las bolsas -a Wall Street mucho más que a las europeas- pulverizar máximos históricos. “Desde hace tiempo el mercado estaba pendiente de las señales de una corrección en Wall Street y esas parecen haber llegado con los problemas de algunas acciones de tecnología, la rebaja de previsiones del FMI y el repunte del bono de Estados Unidos”.

Respecto a esta última cuestión, apunta Lage, la subida de los bonos a determinados niveles resulta preocupante por dos vías: por lo que supone de mayores costes para las empresas y porque al ofrecer mayores rentabilidades, la renta fija resta atractivo a las bolsas.

En cualquier caso, siguen primando las visiones de que, aunque la corrección pueda prolongarse, el mercado no se encuentra ante el inicio de un ciclo bajista. “En todos los ciclos alcistas hay fases de bajadas, ya ocurrió en 2015, pero no veo nada que apunte a un cambio de ciclo”, observa López. Una visión que es compartida por los analistas de Bankinter, que achacan las caídas a una sobrerreacción del mercado ante las incertidumbres: “No identificamos señales que nos lleven a creer que entramos en un ciclo contractivo de economía o bolsas, pero sí en una fase de debilitamiento que debería desembocar en una normalización o estabilización”, indican en una nota para clientes.