El presente no está siendo un buen año para las bolsas mundiales. La sucesión de incertidumbres globales y la constatación de que el crecimiento económico se debilita han acabado dando al traste con los favorables pronósticos que a inicios de año alentaban a los inversores a apostar por el mercado bursátil.

Para seguir leyendo Regístrate GRATIS