Economía POR LA “INESTABILIDAD POLÍTICA”, SEGÚN las grandes empresas DEL SECTOR

El parón del turismo en Cataluña se extiende de Barcelona a los destinos de ‘sol y playa’

El 70% de las empresas turísticas catalanas reconoce una caída de ventas y beneficios este verano, y la mitad de ellas prevé que el frenazo persista en los próximos meses, según Exceltur.

logo
El parón del turismo en Cataluña se extiende de Barcelona a los destinos de ‘sol y playa’
Cruces en apoyo a los presos independentistas en la playa de Cadaqués, Girona.

Cruces en apoyo a los presos independentistas en la playa de Cadaqués, Girona. europa press

Resumen:

El turismo en Cataluña aún sigue sufriendo las consecuencias de la inestabilidad provocada por el desafío independentista. El sector sufrió un auténtico batacazo en los meses que siguieron al referéndum ilegal del 1-O, hace justo un año. Las consecuencias del frenazo se concentraron en Barcelona, que sigue siendo la que más lo sufre, pero en los últimos meses se han extendido a los grandes destinos de costa de Cataluña, según ha advertido el lobby Exceltur, que agrupa a una veintena de las mayores empresas turísticas del país. “El turismo en Cataluña pasa por una situación preocupante. Y el impacto de la inestabilidad política ya no se refleja sólo en la evolución del negocio en Barcelona, también en los destinos de costa”, ha explicado el vicepresidente de Exceltur, José Luis Zoreda. La organización vincula la expansión de la caída de la actividad a los destinos del litoral con los altercados registrados en varias playas catalanas a cuenta del plantado de cruces amarillas en apoyo a los presos independentistas. Según la Encuesta de Confianza Empresarial elaborada por Exceltur, hasta un 70% de las empresas turísticas catalanas reconoce que durante el verano ha registrado una caída de las ventas y de los beneficios. Una proporción muy superior a la del conjunto de España, con un 44% de empresas que declara un descenso de sus resultados y un 36% que registra menores ingresos. Las perspectivas para los próximos meses no anticipan una mejora. Casi el 53% de las empresas catalanas del sector prevén que sus resultados en el último trimestre del año, mientras que en el conjunto del país ese dato cae hasta el 34% de las compañías.

El turismo en Cataluña aún sigue sufriendo las consecuencias de la inestabilidad provocada por el desafío independentista. El sector sufrió un auténtico batacazo en los meses que siguieron al referéndum ilegal del 1-O, hace justo un año.

El parón de las llegadas tanto de turistas nacionales como internacionales se reflejaron en una caída del negocio de los hoteles, de los pisos turísticos, del turismo de congresos y también de las aerolíneas. Las consecuencias del frenazo se concentraron en Barcelona, que sigue siendo la que más lo sufre, pero en los últimos meses se han extendido a los grandes destinos de costa de Cataluña, según ha advertido el lobby Exceltur, que agrupa a una veintena de las mayores empresas turísticas del país.

“El turismo en Cataluña pasa por una situación preocupante. Y el impacto de la inestabilidad política ya no se refleja sólo en la evolución del negocio en Barcelona, también en los destinos de costa”, ha explicado el vicepresidente de Exceltur, José Luis Zoreda, que vincula la expansión de la caída de la actividad a los destinos del litoral con los altercados registrados en varias playas catalanas a cuenta del plantado de cruces amarillas en apoyo a los presos independentistas.

Según la Encuesta de Confianza Empresarial elaborada por Exceltur, hasta un 70% de las empresas turísticas catalanas reconoce que durante el verano ha registrado una caída de las ventas y de los beneficios. Una proporción muy superior a la del conjunto de España, con un 44% de empresas que declara un descenso de sus resultados y un 36% que registra menores ingresos.

“En un escenario donde la imagen turística en Cataluña se va afectada por una inestabilidad política, que esporádicamente se refleja en manifestaciones públicas de resonancia internacional en calles y playas, la rentabilidad de las empresas turísticas catalanas ha seguido bajando”, alerta Exceltur en su último informe trimestral sobre la actividad turística empresarial en España.

El turismo en Cataluña registra “un descenso de los ingresos del 3,8%, según el INE en el periodo junio-agosto, que en Barcelona se ha elevado hasta el -6,9% y que también ha afectado a las zonas más emblemáticas de su litoral, como la Costa Brava (-2,7%), la Costa Dorada (-3,9%) y la Costa de El Garraf (-6,2%), influido sobre todo por la caída de la demanda nacional”.

Las perspectivas para los próximos meses no anticipan una mejora. Casi el 53% de las empresas catalanas del sector prevén que sus resultados en el último trimestre del año, mientras que en el conjunto del país ese dato cae hasta el 34% de las compañías. «Hay que tener en cuenta, además, que este último trimestre del año se compara con el mismo periodo del año pasado, en que ya se registró una fuerte caída del negocio» tras el 1-O, advierten desde Exceltur.

Ante esta situación, el Ministerio de Industria ha lanzado un plan especial para reforzar la promoción en el exterior de Cataluña como destino turístico. Turespaña ha puesto en marcha una campaña de marketing específica, que incluye casi dos centenares de acciones promocionales internacionales, para recuperar el turismo en Cataluña, según ha desvelado esta semana la ministra de Industria, Reyes Maroto.