En Renfe, la casa ferroviaria por excelencia, han sentado mal las últimas decisiones adoptadas desde la dirección de la empresa relativas al tren tercermundista que viaja de Madrid a Extremadura. Varios trabajadores denuncian que, tras la petición pública de perdón por parte del presidente de Renfe, Isaías Taboas, y las dos destituciones exigidas por la Junta de Extremadura, se esconde «una mini caza de brujas con cabezas de turco» y una omisión de información al no desmentir el ente público noticias relativas a las averías de tren. Que no son ciertas.

Según confirma Renfe a El Independiente, nunca se produjo, como se ha publicado en todos los medios, un fallo en el combustible. «No desmentimos rumores», señalan portavoces. Pero no son rumores, sino noticias. El presidente Taboas ni siquiera mencionó el detalle en su mea culpa público. «Nadie es el único responsable de lo que pasa», dijo para justificar los ceses, pero «cuando las cosas no salen bien tenemos que asumir esta responsabilidad».

Renfe no ha desmentido la falta del combustible publicada en todos los medios

La supuesta falta de combustible fue uno de los argumentos esgrimidos por la consejera de Medio Ambiente de Extremadura, Yolanda García Seco, para exigir a Fomento y a Renfe «la depuración de responsabilidades» en una carta tras los incidentes que dejaron tirados a centenares de pasajeros la semana pasada. Pero el tren nunca se quedó sin gasoil a la altura de la localidad de Fuenlabrada: al parecer lo que se rompió fue un manguito del motor, según diversas fuentes consultadas. Una avería que entra dentro de lo común en los trenes que viajan a la región extremeña, viejos y faltos de mantenimiento.

Nunca falló el gasoil

Todo esto propició un rápido lavado de imagen de Renfe, con el presidente dando la cara y anunciando ceses. Los destituidos son el gerente de Gestión y Contratos de Renfe Fabricación y Mantenimiento y el gerente del Área de Servicios Comerciales del Sur. Ambas caídas en desgracia han suscitado muchas críticas internas, ya que muchas fuentes aseguran que la responsabilidad de los gerentes con lo acaecido no es tal: el de Servicios Comerciales, por ejemplo, cargo que recaía sobre Alfredo Durán, conocido en Renfe por ser el primer maquinista de España que completó un viaje comercial a bordo del primer AVE, en abril de 1992 en la línea Madrid-Sevilla. El Independiente lo entrevistó el año pasado con motivo del 25 aniversario de aquel viaje.

Uno de los cesados, Alfredo Durán, es el primer maquinista español en conducir el AVE

Con responsabilidades en Extremadura desde el pasado 1 de marzo -antes se ocupaba de Andalucía-, Alfredo Durán no ha querido responder a este periódico y ha transmitido la petición de este medio al gabinete de prensa de Renfe. Pero muchos ferroviarios están indignados, especialmente tras varias promesas del ministro José Luis Ábalos en julio y septiembre pasados y sus palabras sobre el tren «indigno» que surca esta comunidad.

El propio Ábalos reconocía en una entrevista hace menos de un mes que las cosas en Extremadura iban mejor que hace un año, y que hace dos y que hace tres: «En 2017 hubo 1.205 incidencias en 8.900 circulaciones, una media de cien al mes, el 13,5% de las circulaciones», declaró el ministro a Hoy. «De enero a junio de este año [2018] se han registrado 476 incidencias en 4.262 circulaciones, una media de 80 incidencias al mes. Estamos hablando ya de bastantes menos».

Ábalos reconoció en una entrevista que las averías han caído en lo que va de año

A esa consecución de objetivos habían contribuido ambos gerentes. «El cese del Gerente de Área de Gestión de Contratos ha sentado mal en su equipo de profesionales: se sienten señalados y castigados, pese al intenso trabajo realizado en los últimos meses», dice una fuente. «Pese a las malas noticias difundidas en los medios, las cosas están mejor», señala otro. Prueba de ello es que las medidas se aceleraron: de los 11 trenes convencionales que iban a ser sustituidos, el cambio de dos de ellos (de la serie 559) se completó en agosto y no en septiembre como estaba previsto.

En marzo se introdujo el tren Talgo 334, mucho más fiable que el 559 y mucho más que el de la serie 558, el que más fallos da. Con todo, los índices han bajado. En el caso de la destitución de Durán, se habla de «cabeza de turco» al ser un directivo en teoría relacionado con el PP. Otros rechazan este vínculo.

Pésima situación extremeña

Las cuatro averías ocurridas durante el Puente del Pilar no es una sorpresa ni para afectados, ni para sindicatos, ni para políticos de la región, pero sí han vuelto a desatar la polémica sobre la cuestión ferroviaria extremeña. Sin ir más lejos, el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, calificó los últimos acontecimientos de “puñetera vergüenza”, y responsabilizó directamente al Ejecutivo -formado por miembros de su propio partido- de la «vergüenza ferroviaria» de la región a través de un mensaje en su cuenta de Twitter.

Entre el 15 de agosto y el 15 de septiembre hubo 256 incidencias

Más allá de los ceses, las nuevas incidencias no hacen otra cosa sino engrosar la lista de percances sufridos en vías extremeñas. De hecho, solo entre el 15 de agosto y el 15 de septiembre se registraron 256 incidencias, algunas por causas ajenas, pero la mayoría derivados de averías en el propio convoy, como fallos en el motor, en los frenos o en las puertas de acceso, unos problemas que, de nuevo, se repiten.

La falta de mantenimiento y revisión es, por tanto, uno de los problemas estructurales de la región, denunciado durante años por sindicatos, plataformas ciudadanas y dirigentes autonómicos, por unas «revisiones y mantenimiento que no se hace ni con la frecuencia ni la fluidez con que deberían estarse haciendo», denuncia la secretaria general de CCOO Extremadura, Encarna Chacón. De hecho, la inversión económica destinada en mantenimiento o revisión se traduce en «poca o ninguna» y «lejos de solventarlo, nos dejan en el más continuo de los abandonos», una denuncia que, junto a los casos más recientes, queda demostrada con la interminable lista de incidencias por estos motivos. «No sirve de nada tener un AVE o un Talgo si no se invierte para que funcione», sentencia.

No sirve de nada un AVE o un Talgo si no se invierte para que funcione», dice CCOO

Además, si a esta problemática se le suma una vía con traviesas del siglo XIX; conexión a través de trenes de media distancia S-598 (si bien ya han empezado a circular algunos de la serie S-599) que no se adaptan a las necesidades de la región, ya que están pensados para distancias de hasta 300 kilómetros mientras que en Extremadura hay 725 kilómetros de vía operativos y que, además, cuentan con una antigüedad de un mínimo de 15 años; y el problema de la carestía de maquinistas que incluso ha obligado a suspender algunos trayectos, el resultado es una región «tercermundista» que continúa «alejando empresas» y estancando su «progreso económico y comercial».