Economía | Empresas NUEVA LEY DE CAMBIO CLIMÁTICO

Las gasolineras se arriesgan a multas de 30 millones si no ofrecen recarga para coches eléctricos

Las estaciones de servicio que hoy venden carburantes tendrán un plazo máximo de en torno a dos años para instalar los puntos de recarga eléctrica. Sólo se librarán de la obligación las pequeñas estaciones que vendan menos de 5 millones de litros de carburante al año.

Un coche eléctrico, en plena carga.

Un coche eléctrico, en plena carga. Europa Press

El Gobierno quiere que en España sólo se vendan coches eléctricos a partir de 2040. Ése el límite que el Ministerio para la Transición Ecológica plantea en su propuesta de Ley de Cambio Climático para que se dejen de vender cualquier vehículo con emisiones, ya sea de gasolina, gasóleo, gas natural e incluso híbridos.

Para conseguirlo, el Ministerio para la Transición Ecológica quiere que la red de recarga de coches eléctricos empiece a desplegarse por todo el territorio español ya a corto plazo. Las gasolineras tendrán que instalar puntos de recarga eléctrica con una potencia igual o superior a 22 kilovatios (kW) y que, además, esa electricidad tenga garantía de origen renovable. Y dispondrán de un plazo de en torno a dos años para tenerlos operativos desde la entrada en vigor de la norma.

Según el borrador de anteproyecto de ley que el Ejecutivo ha enviado ya a los grupos parlamentarios para su estudio, al que ha tenido acceso El Independiente, las estaciones de servicio que actualmente venden más de 10 millones de litros anuales de gasolina y gasóleo tendrán nueve meses para enviar un proyecto de instalación de puntos de recarga al Ministerio y otros doce meses para empezar a prestar el servicio.

Las gasolineras cuyo volumen anual de ventas de carburante esté entre los 5 y los 10 millones de litros tendrán algo más de tiempo: un plazo de 15 meses para presentar el proyecto ante la Dirección General de Política Energética y Minas y un año más para tener operativos los puntos de recarga eléctrica.

En principio, sólo se libran de la obligación de instalar puntos de recarga aquellas pequeñas gasolineras que vendan menos de 5 millones de litros de combustible. Y no todas, porque en las provincias, ciudad autónoma o islas en las que no exista ninguna estación de servicio que supere esa cota de ventas tendrán la obligación de ofrecer recarga eléctrica aquellas que superen el 10% de las ventas anuales totales en ese territorio. Éstas tendrán 15 meses para enviar el proyecto y doce para tener operativa la instalación eléctrica.

El Gobierno prevé sanciones millonarias para las gasolineras que no cumplan con esta obligación de contar con recarga eléctrica. En el borrador del anteproyecto se promueve una reforma de la Ley de Hidrocarburos para incluir en el listado de infracciones muy graves la no presentación del proyecto de implantar puntos de recarga en la gasolinera. Según esa ley, las infracciones muy graves conlleva sanciones de 30 millones de euros.

España marcó el año pasado un nuevo récord con 11.495 gasolineras en las carreteras del país, un 2,7% más (más de 1.000 nuevos puntos) que en el ejercicio anterior, según datos de la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP). El número de gasolineras siguió creciendo en España, y lo hizo exclusivamente por la apertura de puntos de venta con nuevo formato de bajo coste, que van comiendo terreno a las grandes redes tradicionales.

Comentar ()