Economía

Los conductores de Uber y Lyft en Nueva York se suben el salario mínimo

logo
Los conductores de Uber y Lyft en Nueva York se suben el salario mínimo

Un conductor que trabaja para Uber y Lyft, en Nueva York. EFE

Resumen:

Los conductores de Uber y Lyft en Nueva York han decidido subirse el sueldo. O, al menos, el salario mínimo que perciben por cada hora de trabajo. Gracias a una ley aprobada por la Comisión de Taxis y Limusinas de la ciudad estadounidense, aquellos que trabajan para las compañías de transporte colaborativo cobrarán ahora, al menos, 17,22 dólares por hora, poco más de 15 euros.

Esta nueva normativa, que se han otorgado los propios conductores, ayudará a reducir la presión que ejercen estas compañías y provocará que cada conductor gane, de media, unos 9.600 dólares, casi 8.500 euros, más al año por su trabajo, tal y como explica CNN.

La Comisión de Taxis y Limusinas de Nueva York tiene la capacidad de aprobar normativas que afectan a su actividad profesional, gracias a una prerrogativa otorgada por el consistorio de la ciudad. Esta ley, recién aprobada, entrará en vigor en los próximos 30 días.

La cantidad que se ha establecido no es aleatoria, si no que tiene en cuenta el tiempo que pasan los conductores esperando a que un viajero solicite sus servicios, así como lo que tardan en llegar al punto en el que se ha pedido el trayecto. También establece una compensación extra por los viajes que terminan más allá de los límites de la ciudad, entendiendo que luego el conductor emplea más tiempo en volver a su zona habitual.

Esta decisión llega provocada por las últimas políticas de las apps de transporte, con Uber y Lyft a la cabeza en Estados Unidos, que han rebajado el porcentaje que se embolsan los conductores por cada trayecto.

En Estados Unidos no existe una normativa similar a España, en la que cada coche debe tener una licencia VTC para poder operar, si no que un particular puede operar con su propio vehículo simplemente encendiendo la aplicación de cualquiera de estos servicios.

Las apps, en contra

Tanto Uber como Lyft se han manifestado en contra de la aprobación de esta nueva normativa. Jason Posh, director de asuntos públicos de Uber, ha explicado al medio estadounidense que “estas decisiones llevarán al aumento del coste final para los viajeros”.

Por su parte, Lyft, que ha emitido un comunicado, ha pedido a la Comisión de Taxis y Limusinas que “reconsidere la decisión” al considerar que “va a reducir la competencia y a desincentivar los viajes fuera de los límites de la ciudad”.

En Nueva York hay 80.000 conductores de June, Lyft, Uber o Via, las cuatro grandes plataformas de transporte que operan en la ciudad estadounidense. Es una cifra que no ha parado de aumentar desde que en el año 2015 se registraran apenas 12.600. Además, hay alrededor de 14.000 de los taxis amarillos.