Economía

Fitch advierte de que el auge de Vox agudiza la debilidad política en España

La agencia ve crecientes presiones para unas elecciones anticipadas, ante las dificultades del Gobierno para aprobar los presupuestos

Fitch advierte de que el auge de Vox agudiza la debilidad política en España.

Pantalla con los resultados de las elecciones andaluzas en el cuartel general de Vox en un hotel de Sevilla. EFE

El panorama político español está candente. Los buenos resultados de Vox en las elecciones celebradas el pasado 2 de diciembre en Andalucía ha añadido una nota de complejidad a un escenario que ya se presentaba desafiante desde hace varios trimestres.

La noticia ha pasado casi desapercibida en los mercados financieros, donde los inversores ven aún limitada la influencia que el partido de extrema derecha dirigido por Santiago Abascal puede ejercer sobre las políticas nacionales. Pero cada vez son más las firmas que reparan en las implicaciones que el auge de Vox puede tener sobre el mapa político español. Así, la agencia Fitch ha emitido este martes un informe en el que remarca los riesgos de un escenario político cada vez más fragmentado en España.

«La política fragmentada de España, subrayada por las recientes elecciones en Andalucía, continúa presentando al Gobierno central desafíos de implementación de políticas», señalan los analistas de la firma. En su opinión, los débiles resultados del PSOE en uno de sus territorios principales eleva la presión para una convocatoria anticipada de elecciones generales.

Fitch recuerda que el PSOE ya se enfrenta a un difícil escenario para sacar adelante los presupuestos de 2019, para lo que necesita del apoyo de Podemos y de partidos regionales, incluidos los grupos independentistas catalanes. En esta situación, el partido en el Gobierno podría recurrir a una prórroga de las cuentas del presente ejercicio, «pero esto debilitaría su autoridad y aumentaría aún más la presión para las elecciones anticipadas, especialmente si hay un estancamiento en otras áreas de la política».

La firma advierte de que el escaso ajuste fiscal mantendrá una deuda elevada en España por un periodo prolongado

En este contexto, la agencia de calificación subraya que los desarrollos de los últimos años en España, con la pérdida de fuerza de los partidos tradicionales -PP y PSOE- y el surgimiento de dos nuevos grandes partidos -Podemos y Ciudadanos- ya ha dibujado un escenario complejo para la formación de mayorías, que podría agudizarse si se corroborara en unas elecciones generales el auge de Vox. «Incluso sin un avance de Vox, la división del apoyo entre estos cuatro partidos (todos con unas previsiones en encuestas entre el 16 y el 25%) apunta a dificultades continuas para formar un gobierno estable», indican.

Este creciente desafío, también citado someramente por Barclays en un informe sobre sus previsiones generales para 2019, llega en un momento difícil para la economía española. Fitch señala que los presupuestos de 2019 apenas varían su visión sobre la situación económica del país, a pesar de que reconocen que las previsiones de ingresos son «inciertas». Así, por ejemplo, «el supuesto impulso a las contribuciones a la Seguridad Social del aumento del 23% del salario mínimo podría verse neutralizado en parte por algún efecto amortiguador en el crecimiento del empleo».

En cualquier caso, con nuevos presupuestos o sin ellos, Fitch sigue advirtiendo del escaso ajuste fiscal estructural, que provocará una disminución de la deuda muy limitada en los próximos años, lo que representa una restricción fundamental en la calificación que otorga a la deuda española, de A-.

La agencia, que prevé una ralentización del crecimiento económico español al 2,3% en 2019 y al 1,9% en 2020, ante la desaceleración del empleo y un consumo privado más débil, también apunta a la tensión en Cataluña como otra de las cuestiones clave para una posible mejora de la calificación de España. «Una de nuestras sensibilidades para una subida de la calificación soberana es un menor riesgo de un resultado incontrolado de las tensiones entre los gobiernos central y catalán».

Comentar ()