Economía | Empresas

Naturgy ofrece recolocaciones y jubilaciones a los 240 empleados de centrales de carbón que cierra

logo
Naturgy ofrece recolocaciones y jubilaciones a los 240 empleados de centrales de carbón que cierra
La central de carbón de Meirama (A Coruña), controlada por Naturgy.

La central de carbón de Meirama (A Coruña), controlada por Naturgy. ep

Resumen:

Naturgy va a echar el cierre a las tres centrales de carbón que tiene actualmente operativas en España. Así se lo ha comunicado este miércoles a los sindicatos de las plantas en sendas reuniones, confirmando la información adelantada ayer en exclusiva por El Independiente.

El grupo ya ha presentado la solicitud de clausura de las plantas de Meirama (A Coruña), Narcea (Asturias) y La Robla (León), cierres que se ejecutarán el próximo año. La eléctrica ya había trasladado a la plantilla de La Robla su decisión de cerrar hace dos semanas, y este miércoles ha confirmado que también cerrará las otras dos plantas térmicas.

Las tres echarán el cierre como tarde en junio de 2020, después de que la compañía haya decidido no ejecutar las inversiones necesarias para cumplir con los requisitos medioambientales que impone Bruselas por la imposibilidad de rentabilizar en el futuro ese desembolso millonario.

En conjunto, todas las centrales cuentan con un total de 239 trabajadores, a los que Naturgy (antigua Gas Natural Fenosa) ha ofrecido recolocarlos en otras instalaciones de la compañía, quedarse para desarrollar las labores de desmantelamiento de las plantas durante los próximos años, facilitar la jubilación a los trabajadores que ya tengan la edad preceptiva o pactar bajas voluntarias, confirman a El Independiente fuentes conocedoras del contenido de las reuniones.

Desde Naturgy se subraya que se ofrecerán “soluciones individualizadas y voluntarias” para cada uno de los 77 trabajadores de la central de Meirama, los 82 de Narcea y los 80 de La Robla.

En paralelo, Naturgy planea iniciativas industriales en las zonas afectadas para compensar el impacto de los cierres. El grupo ya cuenta con planes concretos para invertir 200 millones de euros en nuevas energías renovables en Galicia y otros 300 millones en Castilla y León (ambos como parte de los 1.000 millones comprometidos para desarrollar la potencia de energía limpia obtenidos en las subastas desarrolladas por el Gobierno), y está estudiando proyectos de renovables también en Asturias de cara a futuras subastas públicas que prepara el Ministerio para la Transición Ecológica.

Asimismo, Naturgy ha diseñado un plan de iniciativas industriales para desarrollar en los terrenos que hoy ocupa la central de carbón coruñesa de Meirama. La compañía prevé invertir 80 millones más e un parque eólico y en un centro avanzado de biogás, y además colaborara´con la Xunta de Galicia para atraer nuevos proyectos industriales al emplazamiento.

Las tres centrales de carbón de Naturgy aún operativas, con una potencia instalada conjunta de casi 1.700 megavatios (MW), se sumarán así a la de Anllares (León), la más pequeña de todas, que ya cuenta con el permiso para iniciar su desmantelamiento y en cuyo accionariado se integraban tanto Naturgy, con el 67% del capital, como Endesa, con el 33% restante.

La cascada de cierre de centrales de carbón ya está en marcha. Según da por hecho el Gobierno y todo el sector eléctrico, en junio de 2020 cerrarán nueve de las catorce plantas que hoy están operativas. Son las nueve centrales en las que las eléctricas no han realizado (ni tienen previsto hacerlo) las inversiones necesarias para cumplir con los nuevos las exigencias medioambientales de Bruselas.

De las catorce centrales hoy operativas -gestionadas por EndesaIberdrola, Naturgy, EDP y Viesgo-, sólo quedarán cinco: As Pontes (A Coruña) y Litoral (Almería), ambas propiedad de Endesa; Los Barrios (Cádiz) -de Viesgo-, y Aboño y Soto de Ribera, las dos en Asturias y propiedad de EDP España. Iberdrola ya ha solicitado al Gobierno el cierre de las dos plantas que le quedan y Endesa pretende echar el cierre a dos de sus cuatro centrales de carbón.

¿Cuándo cerrarán esas cinco centrales de carbón que sí han realizado las inversiones para cumplir con las norma de la UE de desnitrificación y desulfurización? Pues, según el Gobierno, también antes de 2030. “Lo que nosotros creemos que va a ocurrir, pero no lo estamos imponiendo, es que van a cerrar entre 2020 y 2030 todas. En 2030 no habrá ninguna central de carbón, pero mi vaticinio es que van a cerrar bastante antes de una manera natural, y no porque las cerremos”, ha llegado a decir el secretario de Estado de Energía, José Domínguez.

La clausura de las plantas no supondrá riesgo alguno para el suministro eléctrico del país. Así lo confirmó la propia Red Eléctrica de España (REE), el gestor de la red de transporte de electricidad, en el informe con el que avalaba el próximo cierre de la central de Anllares.REE estima que si se produce la retirada del servicio de 4.000 MW de carbón en 2019 la demanda eléctrica nacional estaría cubierta sin problema. El gestor de la red considera que sin esas centrales en funcionamiento se podría cubrir los picos máximos de demanda previstos (incluso sumando una reserva de operación de otros 2.000 MW más) hasta el año 2022.