Ken Griffin, el multimillonario fundador del hedge fund Citadel, acaba de comprarse una casa de estilo georgiano en las inmediaciones del Palacio de Buckingham, en el número de 3 de Carlton Gardens, por alrededor de 95 millones de libras (107 millones de euros).

La portavoz de uno de los millonarios filántropos más prominentes de la City confirmó a Financial Times que se trata de “una propiedad histórica con una ubicación espectacular, una elegancia extraordinaria y jardines impresionantes”. La compra de la citada mansión, que comparte una entrada con la residencia oficial del ministro de asuntos exteriores del Reino Unido, “es realmente una oportunidad única en Londres”, añadió.

Griffin, cuyo patrimonio personal asciende a 9.900 millones de dólares, según Forbes, es, además, relativamente conocido en España. Ha apostado por la caída del valor en Bolsa de Bankia y, sobre todo, ha atacado insistentemente a Dia en sus momentos más críticos, mientras renegociaba a finales de año su deuda con los acreedores para lograr unos meses de oxígeno.

Así, según consta en los últimos datos publicados por la CNMV, Citadel Europe y Citadel Advisor -fondos de la firma- elevaron recientemente sus posiciones bajistas sobre la compañía de distribución hasta niveles récord del 2,23% y 0,90% del capital, respectivamente. Así, parte de los beneficios logrados con los desplomes del valor español habrán ido a engrosar las ganancias de Griffin, el futuro vecino de la familia real.

La recién adquirida propiedad fue recientemente remodelada por el promotor inmobiliario Mike Spink, quien compró la propiedad por 65,5 millones de libras en 2013, junto con la firma de capital riesgo Evans Randall. Antes de eso, el MI6, el servicio de inteligencia secreto del Reino Unido, utilizó la vivienda para entrevistar a posibles reclutas. Según dos ex funcionarios de Whitehall, el edificio servía para impresionar a los candidatos antes de que se les ofrecieran puestos en lugares menos distinguidos, incluida la antigua sede del servicio en Century House en Lambeth o su hogar actual en Vauxhall, señala el rotativo británico.

Ken Griffin, fundador y consejero delegado de Citadel.

Ken Griffin, fundador y consejero delegado de Citadel. Citadel

Citadel, con sede en Chicago y más de 29.000 millones de dólares gestionados, fue constituida en 1990 y desde entonces se ha convertido en una de las firmas de inversión alternativa más grandes del mundo. Entre sus asesores más prominentes destaca Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal de EEUU hasta enero de 2014.

Griffin, además de ser uno de los hombres más ricos de EEUU, es un conocido filántropo que, a principios de 2014, realizó la mayor donación privada que ha recibido la Univeridad de Harvard. Destinó 150 millones de dolares a un programa de becas de la institución en la que se formó. Se calcula que sus donaciones a varias organizaciones han alcanzado los 500 millones de dólares.

Griffin ya posee una amplia cartera de propiedades inmobiliarias en los Estados Unidos. Cuenta con cuatro pisos en Chicago que compró por 58,75 millones de dólares a finales de 2017; y es dueño de un apartamento de 200 millones de dólares en Nueva York, que ocupa tres pisos del centro de Manhattan. El gestor de fondos también compró seis propiedades en la exclusiva área de Palm Beach, en Florida, por aproximadamente 230 millones de dólares, un condominio de 60 millones de dólares en Miami, y dos casas en Hawai por un poco más de 28 millones de dólares, según Financial Times.