A Microsoft podemos acusarla de muchas cosas, pero no de falta de fe en sus propios productos. Cuando toda la industria ha decidido aparcar las gafas de Realidad Virtual, la compañía de Redmond ha redoblado su apuesta por las HoloLens con una nueva generación del dispositivo.

El gigante tecnológico, una de las compañías más estables del convulso mundo bursátil, presentó en el año 2016 sus primeras gafas de realidad mixta, enfocadas sobre todo a un uso profesional y sin aspiraciones de convertirlas en un dispositivo de ventas masivas.

Sin embargo, los números decepcionaron, ya sea porque «la tecnología está en una fase muy temprana», como reconocieron desde la propia compañía, o porque su precio -3.000 dólares- no justificaba lo que ofrecía. Según una filtración en un vídeo publicitario, apenas se han vendido 50.000 unidades de las HoloLens, una cifra escasa para todos los recursos que se han dedicado a su creación.

El CEO de Microsoft, Satya Nadella, en la presentación de la compañía en el MWC.

Todo ello no ha impedido a Microsoft, cuyo CEO, Satya Nadella, está en Barcelona para participar en el Mobile World Congress, reforzar su confianza en un producto que de momento ha dado pocas alegrías. Para hacerlo, explican, se han basado en tres puntos que han considera clave: la capacidad de inmersión del producto, la comodidad y el retorno sobre la inversión.

Más cómodas… y más rápidas

«Hemos proporcionado superpoderes a cientos de miles de profesionales, pero ahora estamos en una nueva era de la informática que va más allá de las dos dimensiones y entra un mundo tridimensional», ha explicado la vicepresidenta corporativa de Microsoft Azure, Julie White, en el acto protagonizado por la compañía en Barcelona.

Las nuevas HoloLens 2 tienen diferencias tecnológicas y estéticas muy importantes con sus predecesoras. Para empezar, cuentan con un nuevo sistema de visualización que hace que los hologramas sean «más vibrantes y realistas», además de aumentar su campo de visión sin perder la métrica de los 47 píxeles por cada grado.

Esa mejora se debe a los avances en Inteligencia Artificial, que han ayudado a mejorar la forma en la que el usuario interactúa con los objetos que tiene alrededor. De hecho, ahora podemos relacionarlos con ellos sólo con la mirada, y podremos desbloquear las gafas sólo con el iris permitiendo que varias personas utilicen el mismo dispositivo.

Las HoloLens 2 de Microsoft.

En cuanto a la estética, las HoloLens están fabricadas con carbono ligero, haciéndolas más fáciles de llevar en periodos prolongados de tiempo. También tienen un nuevo centro de gravedad, más equilibrado, para repartir el peso. La temperatura, otro aspecto clave en sesiones largas, se ha reducido gracias a que Microsoft ha incluido una pequeña cámara de vapor que regula el calor.

Su mayor obstáculo: el precio

Una vez más, el precio será el gran obstáculo para los compradores de este dispositivo. El coste, de hecho, ha aumentado respecto a la primera generación del dispositivo, colocándose en unos prohibitivos 3.500 dólares por unidad.

Microsoft se ha puesto como objetivo ofrecer más a los compradores, consciente de que el alto precio obliga a dar mejores argumentos para la compra. Sin embargo, está por ver que los usuarios, y sobre todo las empresas, consideren que su dinero está bien invertido cuando se hacen con un producto así.

Las HoloLens 2 ya se pueden reservar en la página web de Microsoft, aunque de momento tendremos que esperar unos meses para tenerlas disponibles en España, ya que sólo llegarán en la primera oleada a los mercados angloparlantes y a los grandes países asiáticos.