Economía | Empresas

El finiquito del presidente de Endesa: Borja Prado cobrará 13,81 millones por su salida

logo
El finiquito del presidente de Endesa: Borja Prado cobrará 13,81 millones por su salida
Borja Prado, presidente de Endesa.

Borja Prado, presidente de Endesa. europa press

Resumen:

Borja Prado abandonará la presidencia de Endesa el próximo abril. Lo hará tras diez años en el cargo (más otros dos como consejero previamente) y por la decisión del mayor accionista, la italiana Enel, de no renovarle en el cargo en la próxima junta de accionistas.

Y con su salida el ejecutivo tiene derecho a percibir una indemnización de 13,81 millones de euros por las condiciones establece en su contrato en caso de cese. Un importe que se sumará, además, a otros 2,67 millones más que ha ido acumulando en un fondo de pensiones durante la década en que ha estado al frente del grupo energético.

Endesa abonó a Prado el año pasado una retribución total de 3,61 millones de euros (3,07 millones en metálico en concepto de sueldo fijo y variable; 281.000 euros ingresados en el plan de ahorro; más otros 252.000 euros en especie), según se recoge en el Informe de Remuneraciones de Consejeros remitido por la eléctrica a la CNMV esta tarde. La retribución total sube un 4,2% en relación al ejercicio anterior.

El contrato como presidente suscrito de Prado contempla que percibirá una indemnización en caso de cese equivalente a 2,869 veces su retribución anual. Teniendo en cuenta lo cobrado el pasado año, esa indemnización ascenderá a 10,36 millones. Y a ello hay que sumarle otros 3,45 millones adicionales si no es contratado en los próximos dos años por un competidor directo de Endesa.

Ésa es la indemnización a la que tiene derecho por contrato. Fuentes próximas al grupo apuntan que la salida de Borja Prado de la compañía es fruto de un acuerdo con el grupo (o directamente con su principal accionista, la italiana Enel) cuyas condiciones no han sido desveladas de momento, así que es posible que la indemnización final varíe en relación a la compensación establecida en su contrato.

Tras diez años en el cargo, Enel –que ahora controla un 70% de la eléctrica- ha decidido prescindir de Borja Prado (Madrid, 1956) como presidente de Endesa aprovechando que expira su mandato. Su salida se formalizará el próximo 12 de abril, en la junta de accionistas de la eléctrica, cuando se oficializará la decisión de Milán de no renovarle para un nuevo mandato.

Enel justificó públicamente su decisión de poner punto y final a la presidencia de Prado en criterios de “buen gobierno corporativo”. Según argumentó en una comunicación a la CNMV, el grupo italiano va a proponer (ahora) poner un límite temporal máximo a la permanencia de un presidente en la compañía Una “modificación que supondrá la no propuesta de reelección en la próxima junta general de accionistas de D. Borja Prado Eulate”.

Una modificación que en los despachos de la compañía ha sonado a un mero intento de hacer de la necesidad virtud, ya que, en efecto, en Italia es común poner limitaciones de dos mandatos a los altos ejecutivos, pero las razones de la salida de Prado no están relacionadas –o no sólo- con la pretensión de mejorar el gobierno corporativo de la eléctrica.

Y es que la relación de Borja Prado con la dirección de Enel ha ido poco a poco enturbiándose desde que el Gobierno italiano pusiera a Francesco Starace al frente de la compañía transalpina en 2014, por las muy distintas visiones sobre la estrategia que desarrollar en Endesa. La tensión entre Madrid y Milán ha llegado a una situación de “desacuerdo total” -según fuentes conocedoras del enfrentamiento- que ha acabado desembocando en la salida pactada confirmada ahora.

Los planes de Enel pasan ahora por nombrar un nuevo presidente no ejecutivo para sustituir a Prado. En las quinielas, entre los posibles sucedesores figuran desde Joan Rosell, ex presidente de la patronal CEOE, al empresario Aldo Olcese. El consejero delegado de Endesa, José Bogas, asumirá desde entonces todas las funciones ejecutivas en la eléctrica. Bogas, según el mismo informe de remuneraciones, percibió el año pasado un total de 2,46 millones de euros como CEO de la compañía.