Economía | Empresas

IAG combate el impacto del Brexit en bolsa con un pago extraordinario de 700 millones

La aerolínea ha perdido casi un 6% en dos sesiones, después de ser excluida de los índices MSCI por el veto a la entrada de accionistas extranjeros en su capital

logo
IAG combate el impacto del Brexit en bolsa con un pago extraordinario de 700 millones
IAG combate el impacto del Brexit con un dividendo extraordinario de 700 millones.

Vista general del nuevo Airbus A350 de Iberia en perspectiva con una maqueta. EFE

Resumen:

IAG atraviesa momentos difíciles en bolsa. El grupo matriz de British Airways, Iberia y Vueling se ha visto golpeada en las últimas jornadas por los temores derivados del Brexit. La falta de acuerdo entre la Unión Europea y Reino Unido para una desconexión ordenada amenaza con dificultar la operativa de la aerolínea en Europa.

Para corroborar su carácter europeo y, por ende, evitar la prohibición a sus vuelos dentro de territorio comunitario, IAG se ha visto forzada a tomar recientemente una decisión radical, prohibiendo la adquisición de títulos por parte de inversores no residentes en la Eurozona. La normativa europea respecto al sector aéreo establece que el 50% más un título del capital social de las aerolíneas comunitarias debe estar en manos de accionistas que residan en alguno de los actuales Estados miembros para beneficiarse de la política de “cielos abiertos” en los vuelos internos de la UE y la compañía que dirige Willie Walsh fijado en el 47,5% de las acciones el máximo con que podrán contar los inversores extranjeros.

Ese es precisamente el volumen de capital de IAG que actualmente poseen y la cifra, obviamente, se iría muy por encima del 50% si se considerara a los inversores británicos como externos. En cualquier caso, Bruselas ha otorgado seis meses más a la aerolínea para ajustarse a esta normativa.

La controvertida medida ha provocado que esta misma semana el gestor de los índices MSCI ha decidido excluirla de sus índices de España e internacionales, al considerar que las restricciones para la compra de inversores externos a la Unión Europea la hace inadecuada para figurar en los mismos. Será este viernes cuando se confirme la exclusión de la matriz de Iberia de estos índices, que suelen ser una referencia fundamental para un gran número de fondos de inversión.

“El impacto fue negativo a lo largo de la sesión de ayer y previsiblemente la tendencia se mantenga. No obstante consideramos que la decisión de blindar su capital se trató de una medida necesaria para permitir la actividad aérea en un contexto de elevada incertidumbre en cuanto a qué sucederá con el Brexit”, explicaban los analistas de Bankinter este miércoles.

Con este pago, la rentabilidad por dividendo del grupo se eleva por encima del 9%, una de las más atractivas del mercado

El impacto de esta medida se ha traducido en caídas cercanas al 6% en las últimas dos sesiones y elevan al 7,75% el tropiezo sufrido en las últimas tres semanas. La compañía, penalizada también por la pérdida de pujanza del turismo, en un escenario de desaceleración económica en Europa, y el incremento de los precios del petróleo, acumula ya un descalabro del 15,5% en los últimos ocho meses.

En esta tesitura, IAG parece haber recurrido al dividendo como forma para alentar a los inversores a apostar por sus acciones. La compañía ha anunciado este miércoles su intención de proponer un pago complementario con cargo a las cuentas de 2018 de 0,165 euros por acción, que, unido al abonado el pasado diciembre representa un pago total en el ejercicio de 0,31 céntimos por acción, lo que se traduce en un reparto entre sus accionistas de 615 millones de euros. Estas cifras representan un incremento del 14,8% respecto a la remuneración del año anterior.

Más significativo, sin embargo, resulta el anuncio de un pago extraordinario por valor de 35 céntimos por acción, que representa un pago total de unos 700 millones de euros. Ambos pagos, que, de aprobarse por la próxima junta de accionistas, se abonarían el próximo 8 de junio, elevarían la remuneración total de IAG con cargo al ejercicio 2018 hasta los 0,66 euros por acción lo que, a día de hoy, representaría una rentabilidad por dividendo superior al 9%, una de las más atractivas del mercado.

IAG publicará este jueves sus cuentas de 2018. El consenso de analistas espera que registre un beneficio neto en el ejercicio ligeramente superior a los 2.500 millones de euros, un 11% más que el año anterior.