Economía

El Brexit revoluciona los aeropuertos: los británicos, por la fila de extracomunitarios

La Agencia Tributaria espera que su carga de trabajo en el comercio exterior aumentará un 8%

Turistas extranjeros en el aeropuerto de Barajas.

Turistas extranjeros en el aeropuerto de Barajas. EUROPA PRESS

La salida del Reino Unido de la UE, el Brexit, plantea todo tipo de retos. Al margen de los puramente económico, otros son de carácter logístico y amenazan con poner patas arriba en los próximos meses los puertos y aeropuertos españoles que reciben mayor tráfico de turistas británicos como Alicante o Baleares.

Según ha advertido el director general de la Agencia Tributaria, Jesús Gascón, además del plan de contingencia ante un eventual Brexit duro aprobado por el Consejo de Ministros el pasado viernes, el organismo adscrito al Ministerio de Hacienda ya está poniendo en marcha sus propias adaptaciones. Entre ellos, un plan de contingencia en colaboración con AENA.

Según ha dicho durante la inauguración del XV Foro de Fiscalidad Internacional, organizado por Deloitte Legal, el Brexit es un factor «distorsionador» que en España tendrá un impacto peculiar, diferente al de otros países. Porque España ha sido receptor en los últimos años de casi 20 millones de turistas británicos cada año.

¿Qué supone eso? Pues que ahora todas esas personas entrarán en España como extracomunitarias (a los que se les exigen mayores controles), por la fila de los que no pertenecen a la UE, y eso plantea un «problema». En cifras, los turistas británicos suponen 1,5 veces todo el tráfico de viajeros extracomunitarios que entran en España. Por lo que la forma de trabajar en los aeropuertos tendrá que cambiar.

«La carga de trabajo se multiplica de manera exponencial», ha subrayado Gascón, quien ha apuntado que el riesgo fiscal y aduanero de un turista «no es muy elevado», porque «llega una persona en un tiempo limitado que entra y sale con su equipaje», pero tiene implicaciones de control y logística.

¿Cuál es el plan?

De momento, la subdirectora general de gestión aduanera de la Agencia Estatal de Administración Tributaria, Nerea Rodríguez, revelaba recientemente en unas jornadas organizadas por la Asociación para El Progreso de la Dirección (APD) y la consultora PwC, que la Agencia Tributaria ya ha puesto en marcha un plan de coordinación con AENA para atajar estas distorsiones.

El objetivo es precisamente adaptar los aeropuertos a esta llegada masiva de británicos, ya como extracomunitarios. En ese foro, tal y como recoge Cinco Días, Rodríguez precisó que los aeropuertos de Alicante y Baleares sentirán especial presión en caso de un Brexit, pues en estos lugares las colas de comunitarios son hoy en día mucho más numerosas que las de extracomunitarios y ahora se podrían invertir los términos.

Pero no solo esas ciudades, la situación es similar en el ferry que llega a Santander o en el aeropuerto de Málaga.

Un 8% más de trabajo en el comercio exterior

Pero no solo eso, también la carga se multiplica para la Agencia Tributaria por el impacto del Brexit en la gestión de las importaciones y exportaciones con el Reino Unido,  que cambiarán su calificación jurídica.

Según ha especificado Gascón, las importaciones –se importan 11.500 millones al año– dejarán de ser adquisiciones intracomunitarias de bienes y pasarán a estar gravadas por derechos arancelarios y por el IVA, lo que supondrá un incremento de la gestión del 4% para la Agencia Tributaria.

Además, el Brexit conllevará un impacto «todavía mayor» en exportaciones –19.000 millones–, con un aumento de la carga de trabajo del 8%, derivada de los trámites asociados a las exportaciones. No obstante, fuentes de la AEAT aclaran que la actuación aduanera en exportaciones es mucho menor que en importaciones e insisten en que el impacto de la salida del Reino Unido de la UE es más claro. Esos porcentajes son meras referencias de que algo cambia, pero en control de viajeros es más claro.

 

Comentar ()