Economía | Hacienda

Hacienda usará la Renta 2018 para ‘cazar’ cuentas ocultas en el extranjero

Aquellos que declaren cuentas en el extranjero de las que no hayan informado podrán enfrentarse a sanciones de hasta el 150% de la cuota a regularizar

logo
Hacienda usará la Renta 2018 para ‘cazar’ cuentas ocultas en el extranjero
Hacienda aprovechará la Renta 2018 para sancionar a cuentas escondidas en el extranjero.

Hacienda aprovechará la Renta 2018 para sancionar a cuentas escondidas en el extranjero. Europa Press

Resumen:

La campaña de la Renta 2018 servirá este año para recaudar de los contribuyentes algo más que lo que corresponde por su IRPF o el Impuesto de Patrimonio.

La plataforma Renta Web, a través de la que se puede hacer la declaración, incluirá este año una llamada a declarar las cuentas que puedan tenerse abiertas en el extranjero. Esto no solo permitirá aflorar capitales que podrían quedar ocultos de no realizar esta advertencia; además, puede dejar al descubierto el incumplimiento administrativo del deber de información, que desde 2013 tiene que realizarse a través del Modelo 270 y que conlleva durísimas sanciones por las que se barrunta una orden a España para suavizarlas por parte de los tribunales europeos.

No se tratará de una oleada masiva de multas, puesto que aquellos que declaran cuentas en el extranjero, por sus características, suelen contar con asesoramiento fiscal. Por ello, de hacer más transparente su patrimonio ante Hacienda, lo más probable es que rellenen el Modelo 720 de declaración de bienes y derechos en el extranjero. Al menos así lo espera la Agencia Tributaria (AEAT).

La campaña de la Renta 2018 servirá este año para recaudar de los contribuyentes algo más que lo que corresponde por su IRPF o el Impuesto de Patrimonio.

La plataforma Renta Web, a través de la que se puede hacer la declaración, incluirá este año una llamada a declarar las cuentas que puedan tenerse abiertas en el extranjero. Esto no solo permitirá aflorar capitales que podrían quedar ocultos de no realizar esta advertencia; además, puede dejar al descubierto el incumplimiento administrativo del deber de información, que desde 2013 tiene que realizarse en estos casos a través del Modelo 270 y que conlleva durísimas sanciones por las que se barrunta una orden a España para suavizarlas por parte de los tribunales europeos.

No se tratará de una oleada masiva de multas, puesto que aquellos que declaran cuentas en el extranjero, por sus características, suelen contar con asesoramiento fiscal. Por ello, de hacer más transparente su patrimonio ante Hacienda, lo más probable es que rellenen el Modelo 720 de declaración de bienes y derechos en el extranjero. Al menos así lo espera la Agencia Tributaria (AEAT).

Sin embargo, fiscalistas consultados como Esaú Alarcón (Gibernau Asesores), y miembro de la Asociación Española de Asesores Fiscales (Aedaf), coinciden en que siempre hay contribuyentes que en el argot de la Agencia Tributaria se conoce como incumplidores recalcitrantes y que podrían aportar este año su declaración de patrimonio fuera de España sin haber rellenado el modelo, en cuyo caso Hacienda cumplirá la Ley y aplicará las sanciones pertinentes por esta ocultación, que pueden alcanzar el 150% de la cuota a declarar. Es decir, la Renta 2018 como ‘caballo de Troya’.

CRS: la nueva arma de Hacienda

Este nuevo cerco a los contribuyentes más díscolos es posible porque la Agencia Tributaria cuenta este año con información adicional. La Agencia Tributaria cuenta con la información aportada por terceros países en el marco de un sistema de colaboración en el que participan más de un centenar de jurisdicciones llamada Common Reporting Standard (CRS).

Desde el año 2017, la AEAT ha recibido un total de 1,6 millones de registros, con un volumen total de 457.000 millones de euros en cuentas, sobre todo de españoles. Una cifra que equivale nada menos que a casi el 50% del PIB español. No obstante, las cifras se habrán reducido después la limpieza de los datos para evitar, entre otras cosas, duplicidades.

Con esta información, el fisco ya inició en 2018 la inspección de cuentas financieras en el extranjero no declaradas o solo en parte, de las que son titulares contribuyentes españoles, residentes de otros países en España y no residentes que podrían tener que recalificarse como tales.

No obstante, la información se usará para tratar de incentivar el cumplimiento obligatorio de las obligaciones fiscales en la Campaña de la Renta 2018. ¿De qué manera? Como otros años, el sistema Renta Web incluirá ciertos avisos para el contribuyente, con el fin de que no dejen rentas en el tintero de su declaración.

Este año se instará a los contribuyentes titulares de cuentas en el extranjero o perceptores de rentas de alquiler de pisos turísticos de que Hacienda tiene constancia de estos ingresos para que los declaren debidamente.

La advertencia funciona de la siguiente manera: el fisco lanza un mensaje a los contribuyentes indicando que tiene en su poder información sobre cuentas en el extranjero y le ‘invita’ a declarar las que tenga abiertas en ese momento y que no hayan sido declaradas.

El potencial recaudatorio de estos avisos se desconoce, pero la Agencia Tributaria espera un potente efecto inducido, no solo dentro del marco de la campaña de la renta. También podría llevar a regularizar mediante declaraciones complementarias los patrimonios no declarados en años anteriores en ejercicios no prescritos.

El Modelo 720

Sin embargo, eso solo tiene que ver con el cumplimiento de las obligaciones fiscales. En el plano administrativo, fuentes de la Agencia Tributaria aseguran que el grueso de las regularizaciones de bienes y derechos en el extranjero ya se produjo tras la puesta en marcha del Modelo 720 y que buena parte de las cuentas afloradas por el CRS también ya han sido reportadas a través del formulario, pero admiten que pueden darse casos de declaraciones de rentas fuera de España a través de la Renta 2019 que no vayan aparejadas, en cambio, del deber de informar.

Y cabe recordar que el deber de declarar bienes y derechos en el extranjero a través del Modelo 720 no prescribe.

En ese caso, el fisco se encontrará en una situación un tanto peculiar. Deberá aplicar la Ley, es decir, el régimen sancionador que acompaña al Modelo 270, y lo hará en un momento en el que el Reino de España está bajo la lupa de Bruselas, que considera que estas multas son desproporcionadas.

Tanto es así que se da por hecho que en cuestión de semanas o meses, la Comisión Europea llevará el Modelo 270 ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) para obligar a España a que recule. Las consecuencias podrían ser de altura para el fisco. Porque de tener que rectificar, Hacienda podría verse en la obligación de devolver las sanciones impuestas, como explican fiscalistas españoles que han promovido la denuncia de Bruselas como Alejandro de Campo (DMS Consulting) o Esaú Alarcón (Gibernau Asesores), y miembro de la Asociación Española de Asesores Fiscales (Aedaf).