Economía | Empresas EN SUSTITUCIÓN DE BORJA PRADO

Enel ficha al abogado Juan Sánchez-Calero para ser el nuevo presidente de Endesa

El reputado jurista ocupará la presidencia de la eléctrica pero sin funciones ejecutivas y solo como figura institucional. Endesa concentra todo el poder ejecutivo en manos del consejero delegado, José Bogas.

logo
Enel ficha al abogado Juan Sánchez-Calero para ser el nuevo presidente de Endesa
Juan Sánchez-Calero, futuro presidente de Endesa.

Juan Sánchez-Calero, futuro presidente de Endesa.

Resumen:

La italiana Enel ha conseguido mantener el secreto sobre quién será el nuevo presidente de Endesa hasta el final. El grupo transalpino, accionista mayoritario de la eléctrica española con un 70%, ha elegido a al abogado Juan Sánchez-Calero como sustituto de Borja Prado, que deja el cargo tras diez años como presidente y doce como consejero de la empresa energética.

El consejo de administración de Endesa ha aprobado hoy el orden del día de la próxima junta de accionistas, que se celebrará en Madrid el próximo 12 de abril. Un orden del día en que la dirección propone a los accionistas la designación de un nuevo consejero independiente, el jurista Sánchez-Calero, como paso previo para encargarle posteriormente asumir la presidencia de la eléctrica.

Todo el poder ejecutivo para el CEO

Enel aprovecha la salida de Prado -que se marchará con un finiquito de más de 13 millones de euros- para reorganizar el reparto de tareas en la cúpula de la compañía. El nuevo presidente tendrá funciones de representación institucional, pero no contará con los poderes ejecutivos que hasta ahora mantenía Borja Prado. Todo el poder ejecutivo recaerá en manos del actual consejero delegado de Endesa, José Bogas, que el año pasado sí fue renovado en el cargo hasta 2022 por la junta de accionistas.

«Habla italiano. También inglés y alemán, pero el italiano le vendrá bien», bromea un directivo del sector eléctrico

Sánchez-Calero será presidente no ejecutivo, en línea con la figura del chairman extendida en las corporaciones anglosajonas. Catedrático de Derecho Mercantil de la Universidad Complutense de Madrid, está considerado como uno de los expertos españoles más reconocidos en derecho mercantil (especialmente en derecho mercantil societario, mercados financieros y buen gobierno corporativo) y acumula una amplia experiencia profesional como abogado desde los ochenta, según destacan desde la propia Endesa.

«Habla italiano. También inglés y alemán, pero el italiano le va a venir bien», bromea un ejecutivo del sector energético sobre la futura designación de Sánchez-Calero. Enel ha optado por un perfil discreto, simplemente institucional, para ocupar esa presidencia no ejecutiva. Un experto en buen gobierno, con amplia trayectoria docente internacional, autor de múltiples manuales de referencia en el derecho… Según varias fuentes ligadas al sector jurídico, Sánchez-Calero se trata de una eminencia en su campo.

El resto del consejo de la eléctrica no sufrirá cambios, ya que la propuesta que se trasladará a los accionistas para la próxima junta pasa por la reelección de los cuatro miembros cuyos mandatos expiraban: los independientes Helena Revoredo, Ignacio Garralda y Francisco de Lacerda, y el dominical, en representación de Enel, Alberto de Paoli. Con los cambios, el consejo de administración de Endesa estará integrado por una mayoría de miembros independientes (seis), frente a los cuatro dominicales de Enel y el consejero ejecutivo que es Bogas.

La gestión del día a día de Endesa queda en manos de Bogas y Sánchez-Calero velará por el buen gobierno como presidente

Tras meses de suspicacias por el silencio de Enel sobre si renovaría en el cargo a Borja Prado –el mandado del directivo expira en abril-, el grupo italiano confirmó su intención de prescindir  de sus servicios justificando el movimiento en criterios “buen gobierno corporativo”. En Italia es común que las compañías no permitan que sus presidentes y consejeros delegados sean reelegidos por más de dos mandatos, y quiere ahora trasladar esa práctica o una similar a su filial española. Enel es un grupo semipúblico, cuyo principal accionista es el Estado italiano con un 23% de las acciones.

«El día a día de Endesa lo va a llevar Pepe Bogas, y se ha buscado un perfil de un jurista reputado en buen gobierno para que sea el presidente. Es un modelo muy anglosajón y que encanta a los inversores internacionales. Su papel será, como presidente del consejo de administración, velar porque no se cometan incorrecciones en la gestión precisamente porque su propio prestigio va en ello», explican fuentes del sector. «Que Sánchez-Calero no tenga un perfil mediático ha sido otra de las claves para su elección».

El choque Prado-Starace

Sin embargo, las causas de la salida del aún presidente van más allá del intento de mejorar el gobierno corporativo de la eléctrica. Y es que la relación de Borja Prado con la dirección de Enel ha ido poco a poco enturbiándose desde que el Gobierno italiano pusiera a Francesco Starace al frente de la compañía transalpina en 2014, por las muy distintas visiones sobre la estrategia que desarrollar en Endesa.

La tensión entre Madrid y Milán ha llegado a una situación de “desacuerdo total” -según fuentes conocedoras del enfrentamiento- que ha acabado desembocando en la salida pactada confirmada ahora. Borja Prado ha venido reclamando mayor grado de autonomía para Endesa para determinar sus inversiones y su estrategia de crecimiento. Pero Enel ha optado por no proporcionar esa independencia reclamada y tratar a Endesa como una mera filial.

Tras los cambios, el consejo de Endesa tendrá mayoría de consejeros independientes, con seis asientos frente a cinco

La generosa política de dividendos impuesta por Enel –con la que se reparte desde hace años el 100% del beneficio a los accionistas- ha venido frenando la posibilidad de que Endesa creciera con compras. La italiana, que en 2015 absorbió y tomó el control directo del enorme negocio de Endesa en Latinoamérica, había decidido limitar la expansión de la compañía a España y Portugal, y todas las iniciativas de Madrid que se salían de ese ámbito eran descartadas.

En la última actualización del plan estratégico del grupo se contempla una rebaja del pay out (porcentaje del beneficio destinado a dividendo) al 80% en 2021, ya  que hasta entonces el reparto del 100% de las ganancias ya estaba comprometido con los inversores. El recorte relativo de la retribución servirá a Endesa para apuntalar sus planes de crecimiento, singularmente, en renovables.