Economía | Empresas

Endesa se ahorrará tres millones al año con el sueldo de su nuevo presidente

Juan Sánchez Calero percibirá 600.000 euros de salario fijo como presidente no ejecutivo. Borja Prado tenía garantizado un fijo de 1,1 millones y con el variable y la aportación al plan de ahorro la remuneración total alcanzó los 3,6 millones el año pasado.

logo
Endesa se ahorrará tres millones al año con el sueldo de su nuevo presidente
El futuro presidente de Endesa, Juan Sánchez-Calero, y el presidente saliente, Borja Prado.

El futuro presidente de Endesa, Juan Sánchez-Calero, y el presidente saliente, Borja Prado.

Resumen:

Endesa prepara un recambio en su presidencia. La renovación se hará efectiva el próximo mes, tras la junta de accionistas que se celebrará el próximo 12 de abril, con el nombramiento del abogado Juan Sánchez-Calero como nuevo presidente no ejecutivo de la eléctrica.

Endesa, y en concreto su principal accionista (la italiana Enel, con 70% del capital), pone fin a la presidente de Borja Prado tras diez años en el cargo y doce como consejero. La compañía aprovecha el cambio para reorganizar las funciones de su cúpula, el nuevo presidente no tendrá las funciones ejecutivas con que contaba el saliente y el grupo concentra todo el poder en manos su consejero delegado, José Bogas.

Una reorganización que tendrá un impacto directo en la política de retribuciones del equipo administrador de la eléctrica. Y es que con el cambio de presidente Endesa se va a ahorrar alrededor de tres millones al año en remuneraciones.

La eléctrica propondrá una nueva política de remuneraciones a la junta, en la que se contempla que el nuevo presidente no ejecutivo de la compañía tenga sólo un salario fijo garantizado de 50.000 euros brutos al mes (esto es, 600.000 euros al año). Una retribución a la que se sumará la dieta de algo más de 1.500 euros por cada reunión del consejo de administración a la que asista (en principio, una cada mes).

Endesa garantizaba al aún presidente ejecutivo un sueldo fijo de 1,13 millones de euros, casi el doble que la del futuro administrador. Pero Borja Prado también percibía una parte de remuneración variable ligada a objetivos alcanzados por la compañía, una retribución en especio y una aportación anual a su plan de ahorro. En total, Prado recibió el año pasado un total de 3,61 millones de euros (en ejercicios precedentes se situó entre los 3 y los 3,4 millones anuales).

El resto de miembros no ejecutivos del consejo de administración percibirán una retribución fija mensual de 15.642 euros al mes (más de 187.000 euros al año), más los más de 1.500 euros en dietas por asistencia a las reuniones. Con la reorganización de la cúpula, Endesa se queda con Bogas como único consejero ejecutivo y el único con una retribución especial.

El futuro consejo de administración que salga de la junta de accionistas podrá revisar la retribución del consejero delegado, pero de momento se mantiene con un fijo de 740.000 euros brutos al año. El año pasado, con el variable, el plan de ahorro y pagos en especie Bogas percibió algo más de 2,46 millones de euros. El cargo también implica una pensión vitalicia para el consejero delegado de su retirada de 817.744 euros al año.