Economía | Empresas

España retiene en sus aeropuertos nueve aviones Boeing tras la prohibición de volar

Las aeronaves del modelo 737 Max del fabricante norteamericano están aparcadas en los aeropuertos de Gran Canaria, Tenerife, Málaga y Alicante.

logo
España retiene en sus aeropuertos nueve aviones Boeing tras la prohibición de volar
Un avión de Norwegian del modelo Boeing 737 MAX.

Un avión de Norwegian del modelo Boeing 737 MAX. Efe

Resumen:

La prohibición entró en vigor en toda Europa ayer a las ocho de la tarde. La Unión Europea cerraba todo su espacio aéreo a los aviones Boeing 737 MAX, un modelo del fabricante norteamericano que ha sufrido dos accidentes en apenas cinco meses dejando más de 300 víctimas mortales y que ha hecho saltar las alarmas hasta que se aclare si existe algún problema de seguridad.

Las aerolíneas no podrán utilizar este tipo de aviones en sus vuelos hasta nueva orden. La medida es estrictamente temporal, según destaca la propia Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA, por sus siglas en inglés), pero de momento no hay una previsión de cuándo podrá levantarse el veto que también han adoptado otra decena de países, entre ellos, China.

La entrada en vigor de la medida dejó en tierra de manera forzosa los aparatos que estaban en los aeropuertos europeos e incluso obligó a ordenar el aterrizaje de aparatos que atravesaban en ese momento el espacio aéreo continental. En España son nueve los aviones Boeing 737 MAX retenidos en los aeropuertos nacionales, según confirman a El Independiente fuentes de Aena.

Cinco de las aeronaves están aparcadas y sin posibilidad de despegar en el aeropuerto de Gran Canaria, dos en el de Tenerife Sur, uno en Málaga y otro en Alicante. Siete de los aviones ya se encontraban en los aeropuertos españoles en el momento en que se hizo efectiva la prohibición de volar y otros dos sobrevolaban el espacio aéreo español cuando se les ordenó aterrizar para no saltarse el veto (ambos procedían de Banjul, capital de Gambia, y tenían por destino uno de ellos Bruselas y el otro Ámsterdam).

Fuentes de Aena confirman que tras la sucesión de vetos al modelo bajo sospecha, en los aeropuertos españoles ayer se cancelaron cuatro vuelos que iban a utilizar el tipo de avión comprometido (4 de los más de 4.600 programados para la jornada). Norwegian canceló tres vuelos y la británica Thomson, uno. Hoy no está prevista ninguna cancelación porque las compañías que utilizan el modelo de Boeing afectado han reorganizado la operativa para utilizar otras aeronaves.

4.600 vuelos en España con el modelo bajo sospecha

En los aeropuertos españoles las compañías aéreas operaron el año pasado un total de 4.620 vuelos con el modelo Boeing 737 MAX bajo sospecha, que es la versión más moderna de la tradicional familia 737 del fabricante norteamericano, según los registros oficiales de Aena. En esos vuelos viajaban 699.828 pasajeros.

La utilización del nuevo avión de Boeing ha ido intensificándose cada vez más en los aeropuertos nacionales, arrancando el año con apenas 100 aterrizajes y despegues cada mes, para superar los 500 mensuales en la segunda mitad del ejercicio y con más de 700 en diciembre.  En lo que va de 2019  las operaciones en España del Boeing 737 MAX-8 rozan ya los 2.000. Sólo en enero y febrero, últimos datos disponibles, se registraron se utilizaron estas aeronaves en un total de 1.939 ocasiones.

En cualquier caso, la utilización del 737 MAX –un modelo relativamente nuevo del que operan 376 unidades en todo el mundo- es residual en España en comparación con el volumen total de operaciones en los aeropuertos. Los 4.600 vuelos del año pasado son apenas un 0,2% del total de 2,3 millones de aterrizajes y despegues en la red de Aena en todo 2018. Los casi 700.000 viajeros también representan un 0,2% del total de 263 millones pasajeros.

Una crisis global

La Unión Europea confirmó su decisión de prohibir la utilización en todo su espacio aéreo de aviones Boeing 737 MAX-8. La Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA, por sus siglas en inglés) se suma así al aluvión de vetos que se suceden desde ayer por todo el mundo.

La decisión de la Unión Europea al completo llegaba después de que algunos de sus principales estados miembro, como Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, Austria o Países Bajos, ya hubieran aprobado vetar los vuelos del modelo de Boeing.  El Gobierno español había decidido adoptar una medida de manera coordinada con la Unión Europea, aunque pretendía adoptar “medidas propias” en las próximas hora si la Agencia comunitaria tardaba en anunciar su decisión.

China fue el primer país en prohibir temporalmente a sus aerolíneas utilizar sus aviones del modelo Boeing 737 MAX-8. Tras el gigante asiático una cascada de países se ha sumado al veto temporal y también decenas de aerolíneas que han renunciado a seguir operando sus aparatos. Estados Unidos, el país de origen de la corporación Boeing, de momento respaldo ayer que los modelos en cuestión puedan seguir volando, pero ha solicitado a la compañía aeronáutica que introduzca varias modificaciones en el modelo para reforzar su seguridad y que estén operativas antes del mes de abril.

La propia Boeing ha confirmado que actualizará el software de control del vuelo de sus aeronaves modelo 737 MAX para “hacerlas aún más seguras” antes del mes de abril, la fecha límite que la autoridad de aviación de EEUU (FAA, en ingles) ha previsto para imponer su aplicación mediante una normativa.