Economía | Empresas

Iberdrola se retira de la puja para la compra de X-Elio y deja a Repsol como gran favorito

logo
Iberdrola se retira de la puja para la compra de X-Elio y deja a Repsol como gran favorito
Una instalación del grupo de renovables X-Elio.

Una instalación del grupo de renovables X-Elio. X-Elio

Resumen:

La carrera por la compra del grupo de renovables X-Elio iba camino de convertirse en un choque directo entre dos de los grandes grupos energéticos españoles. Pero en la recta final Iberdrola ha renunciado a presentar una oferta por la compañía y coloca a Repsol –que acudirá al proceso junto al fondo Macquarie- como máximo favorito para tomar el control de la compañía, según confirman a El Independiente fuentes financieras próximas a la operación.

El fondo KKR y la familia Riberas preparan la venta del 100% de la compañía, en una operación que previsiblemente superará los 1.000 millones de euros, y en la que los interesados tienen que presentar sus ofertas vinculantes a mediados de abril. El tándem Repsol-Macquarie presentará su propuesta de compra, y en principio en la puja también participarán los fondos Brookfield  y la firma japonesa Orix.

KKR, uno de los gigantes del capital riesgo global, controla un 80% de la compañía de energía solar, y la familia Riberas –principales accionistas de Gestamp y Gonvarri- mantiene el 20% restante. Fuentes financieras anticipan que la retirada de Iberdrola puede acabar por enfriar la operación y rebajar el precio final de la transacción.

Iberdrola sólo estaba interesada en tomar el control de los proyectos renovables que X-Elio tiene en cartera, es decir, los que ya están operativos. En las últimas semanas, intermediarios financieras habían intentado sumar a la eléctrica a una oferta conjunta con un fondo de inversión que sí estuviera interesado en las plantas que X-Elio ya tiene en funcionamiento. Pese a estos movimientos, en los que la eléctrica no ha sido proactiva, Iberdrola renuncia a presentar oferta.

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, ya advirtió en un encuentro con analistas que la hoja de ruta del grupo que contempla su plan estratégico hasta 2022 se basa únicamente en crecimiento orgánico y que no contempla, al menos inicialmente, “ningún tipo de adquisición”.

La apuesta renovable de Repsol

Repsol también pretende absorber sólo los proyectos futuros de X-Elio y el fondo de infraestructuras Macquarie se quedaría con el portafolio actual ya operativo del grupo.  Repsol busca así su nueva estrategia de entrar en el negocio de renovables. Y lo hace por la vía rápida con una gran operación y cumpliendo los requisitos que se ha autoimpuesto de que los activos en generación sean no regulados para poder conseguir la rentabilidad mínima que se ha marcado la petrolera.

Repsol ha dado un giro a su estrategia de futuro. Por un lado, la petrolera ya no es sólo petrolera, y ha entrado de lleno en el negocio de la comercialización de luz y gas a hogares y empresas tras la compra de Viesgo. Y, además, en el marco de la ineludible transición energética contra el cambio climático, Repsol planea ser un actor relevante en la producción eléctrica con energías renovables y también con gas natural (el objetivo es alcanzar los 4.500 megavatios de potencia con inversiones previstas en este campo de 1.500 millones de euros hasta 2020).

Hace ahora un año, Repsol ya empezó a buscar oportunidades en el mercado con el objetivo de desembarcar en el sector de las renovables. La petrolera ya entonces mantuvo contactos preliminares para participar en los procesos que se alumbraban para la venta del grupo Renovalia (controlado por Cerberus, pero que ha quedado en vía muerta) y también de la propia X-Elio (que quedó en suspenso hasta que los socios han decidido reactivarlo ahora). Así, es la segunda vez que la petrolera trata de hacerse con la firma de renovables.

La petrolera dirigida por Josu Jon Imaz ya dio un primer paso en su nueva aventura verde con la compra, el pasado septiembre, de la firma Valdesolar Hive, que desarrolla un megaproyecto fotovoltaico en Valdecaballeros (Badajoz) de 260 megavatios (MW) por un importe de unos 200 millones de euros. Repsol también participa como socio del proyecto Windfloat Atlantic (con un 19% frente al 79% EDP Renovables), un parque eólico marino flotante que entrará en funcionamiento este año en el norte de Portugal.