Economía | Empresas

Los Rothschild hacen caja: subastan muebles de Felipe V y María Antonieta

La célebre familia de banqueros subasta en Christie's 57 lotes de obras de arte cuyo valor supera los varios millones de euros

Cómodas de Felipe V.

Cómodas de Felipe V. Christies

Los Rothschild hacen caja. Están a punto de sacar a la venta una colección de obras de arte que, hasta ahora, decoraban algunas de las exclusivas residencias de la célebre familia de banqueros. La casa de subastas Christie’s celebrará el 4 de julio en Londres una sesión que incluirá la venta de 57 lotes valorados en varios millones de euros. La mayoría de las piezas pertenecieron al Barón Gustave de Rothschild (1829-1911), banquero y diplomático de la rama francesa de la prominente saga.

«El nombre Rothschild significa lo mejor de lo mejor. Son la familia de coleccionistas ajena a la realeza más importante de la historia», asegura Charles Cator, vicepresidente de Christie’s International.

Son la familia de coleccionistas ajena a la realeza más importante de la historia

Entre las piezas que se subastarán destacan dos cómodas de madera carey con incrustaciones de latón y peltre, que fueron encargadas en Amberes alrededor de 1713 para el primer rey de la Casa de Borbón en España, Felipe V El Animoso. El monarca estuvo en el trono entre 1700 hasta su muerte en 1746 -con un paréntesis por la abdicación en su hijo Luis I, prematuramente fallecido- y su reinado, de 45 años y tres días, ha sido el más prolongado en la historia de la monarquía española.

Los armarios fueron fabricados por Henrick Van Soest, uno de los ebanistas más prestigiosos de Flandes, que trabajó con gran tradición de los muebles de marquetería holandeses. El valor estimado de las dos piezas, que pertenecen a un grupo de cuatro, oscila entre 1,5 y 2,5 millones de libras.

Otra de las piezas clave de la subasta es una mesa de caoba fabricada por encargo de la reina María Antonieta, probablemente para su Petit Trianon, un pequeño palacio rodeado de jardines que forma parte del recinto de Versalles y que el rey Luis XVI regaló a su esposa. Fechado en torno a 1780, fue elaborado por Jean Henri Riesener, el ebanista preferido de la reina guillotinada. Su valor estimado oscila entre 600.000 y un millón de euros.

Los Apóstoles de Rothschild también brillarán en la subasta. Se trata de un conjunto de placas de esmalte que una vez adornaron el altar de la desaparecida iglesia de Santa Maria della Celestia en Venecia. Fueron elaborados por Léonard Limosin, el esmaltador más conocido del Renacimiento francés y su precio rondará los 200.000 o 300.000 libras.

La subasta también incluye un joyero de cristal de roca que se fabricó en Venecia a finales del siglo XVI y principios del XVII. Se usaba tradicionalmente para albergar ropa de bebé bendecida por el Papa y entregada a las principales familias católicas europeas en el nacimiento de un heredero varón. A principios del siglo XIX, un par de estos joyeros pertenecieron al novelista gótico William Beckford. Se dijo que provenían de la colección del Papa Paulo V Borghese. Su valor ha sido estimado entre 100.000 y 150.000 libras.

Christie’s también subirá al atril varios lienzos prominentes como The Ham Dinner de David Teniers y Dans les blés de Jean-Honoré Fragonard. La estimación de precio del cuadro del artista belga rondaría los 800.000-1,2 millones de libras; la del francés, entre 700.000 y un millón de libras.

Christie’s organizó otra subasta para la familia en 1999 en la que vendió una cómoda por más de 7 millones de libras

No es la primera vez que la casa Christie’s gestiona la venta de las joyas de la familia de banqueros. En 1999, encomendada por los Barones Nathaniel y Albert von Rothschild, subastó una colección en la que destacó una cómoda del ebanista alemán Jean-Henri  Riesener que fue vendida por más de siete millones de libras, un récord mundial para un mueble francés que todavía no se ha batido. La pieza está ahora en Versalles.

“El nombre de Rothschild es sinónimo de coleccionismo al más alto nivel, dado que muchas de las mejores obras de arte del mundo proceden de los Rothschild o éstos se lo compraron a otros grandes coleccionistas, muchos de ellos de la realeza. Esta subasta es una celebración de conocimiento y coleccionismo apasionado y estamos muy orgullosos de que nos hayan encomendado estas obras maestras. Con la gran resonancia de la procedencia de Rothschild, es una oportunidad sin precedentes para coleccionistas e instituciones, lo que marca un punto culminante muy especial en mi larga carrera en Christie’s. Es emocionante tener el privilegio de manejar estas obras supremas», señala Cator.

Comentar ()