El Banco de España ha mostrado, una vez más, su preocupación en torno al nivel de capital de los bancos y la elevada remuneración al accionista. En el informe de estabilidad de 2018, el supervisor recuerda a las entidades que «las políticas de retribución deben adecuarse a la necesidad de generación orgánica de capital de cada entidad». En este sentido, pone la lupa sobre el pay out (porcentaje del beneficio que la entidad destina a dividendo) medio de los últimos ejercicios.

Para seguir leyendo Regístrate GRATIS