Una torre de la red de alta tensión de REE.

Una torre de la red de alta tensión de REE. REE

Economía | Empresas

Cómo detectar incendios con las torres de electricidad

Red Eléctrica lanza un proyecto con tecnología del internet de las cosas e instala sensores en la red de alta tensión para alertar con rapidez de la presencia de fuego.

En lo que va de año ya son algo más de 70.000 las hectáreas calcinadas en incendios forestales en España. La superficie quemada hasta el momento anticipa que 2019 puede ser uno de los peores años en este ámbito de la última década y ya supera en cerca de un 13% la media de los últimos diez años entre enero y agosto.

En apenas ocho meses, España acumula más de 3.000 incendios forestales (contabilizados así por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación los que superan una superficie calcinada de una hectárea, 10.000 metros cuadrados). Y son cerca de 5.600 los conatos de incendio, los que no llegan a quemar esa superficie mínima. Para conseguir que los conatos no se conviertan en incendios la detección temprana del fuego es un factor clave.

Red Eléctrica de España (REE), el gestor de la red de alta tensión, está desarrollando un proyecto para mejorar la detección alerta de incendios forestales en zonas remotas. El Proyecto PRODINT, de momento sólo una prueba piloto, utiliza la tecnología del internet de las cosas (IoT, internet of things) e incluye la instalación de sensores ubicados en la red eléctrica para dar aviso con rapidez en caso de incendio.

La compañía ha desarrollado este mes las primeras pruebas con fuego real en Rubí, en Barcelona, junto a personal de Cellnex, su socio tecnológico en este proyecto, y de la Universidad de Barcelona. REE instaló dos tipos de sensores en torres de alta tensión (unos miden gradientes de temperatura y otros radiación) y prendió un fuego controlado que fue cambiando de posición.

“Los resultados de las pruebas superaran nuestras expectativas”, explica Julio Antonio Álvarez, del departamento de Telecomunicaciones de Red Eléctrica Corporación. Y es que los sensores, ubicados en las torres a una altura de 20 metros, fueron capaces de detectar un fuego de apenas un metro de diámetro a una distancia de 190 metros y transmitir la alerta.

Los sensores transmiten los datos registrados y dan la señal de alarma a través de la red inalámbrica de telecomunicaciones Sigfox, especialmente diseñada para conectar con equipos del internet de las cosas. La alerta se transmite al centro de supervisión de la red que REE tiene en sus oficinas centrales de la Moraleja, en Madrid.

La red de alta tensión, auténtica columna vertebral de todo el sistema eléctrico del país, cuenta con unos 45.000 kilómetros de cables y con 80.000 torres, y muchas de ellas en zonas despobladas o de difícil acceso. Una infraestructura que puede convertirse en idónea para detectar incendios en zonas remotas con rapidez y evitando su extensión. REE va a instalar sensores de manera permanente en torres de su red en Madrid para seguir poniéndola a prueba de manera constante y para chequear su funcionamiento en condiciones normales.

Comentar ()