Economía | Empresas

Telefónica lanza otro plan de prejubilaciones para 5.000 mayores de 53 años en España

La compañía baraja una nueva prórroga del plan de salidas voluntarias que previsiblemente mantendrá el pago del 68% del sueldo como en la anterior oleada.

logo
Telefónica lanza otro plan de prejubilaciones para 5.000 mayores de 53 años en España
La sede de Telefónica en Madrid.

La sede de Telefónica en Madrid. E. I.

Resumen:

Telefónica prepara un nuevo plan de bajas voluntarias para sus filiales en España. Los planes de la compañía pasarían por abrir una nueva oleada de prejubilaciones para los empleados mayores de 53 años y con una antigüedad de más de 15 años en el grupo, como parte de su plan de choque para reducir costes y reforzarse para sostener sus valor en bolsa, tras los problemas de los últimos meses.

Telefónica España no ha puesto en marcha formalmente la iniciativa y no se ha sentado a negociar con los sindicatos las condiciones del plan. Fuentes conocedoras de la situación anticipan, no obstante, que resulta factible que ambas partes acepten mantener las condiciones que tenía el anterior plan, que expiró el pasado diciembre y al que se sumaron más de 6.000 trabajadores: el pago del 68% del sueldo bruto hasta la jubilación oficial del empleado y durante esos años que la compañía se haga cargo de las cotizaciones a la Seguridad Social, por lo que la medida no tendría impacto para las arcas públicas.

Telefónica España reeditará así la fórmula prejubilaciones voluntarias (denominado formalmente Plan de Suspensión Individual, PSI) que lleva utilizando desde 2015 y que ha ido prorrogando desde entonces en varias ocasiones. Fuentes oficiales de la compañía reconocen que ésta es una de las medidas que se han estado estudiando de la compañía, pero subrayan que no hay una decisión definitiva y que en todo caso se abordará con los sindicatos en la reunión de negociación del convenio prevista para este miércoles.

Las filiales afectadas por la nueva oleada de prejubilaciones serían Telefónica España, Telefónica Möviles España y Telefónicas Soluciones, en las que el grupo concentra su actividad comercial en el mercado nacional. Actualmente en todas ellas trabajan algo menos de 5.000 empleados mayores de 53 años y que reunirían las condiciones para apuntarse a las prejubilaciones, según confirma la compañía.

El lanzamiento de un nuevo plan de bajas voluntarias será una de las medidas que previsiblemente estarán sobre la mesa en la reunión del consejero de administración de Telefónica de este martes, como ha adelantado El Economista. Desde Telefónica se trata de rebajar las expectativas y dar una imagen de normalidad, pero el mercado espera que la teleco anuncie medidas estratégicas de calado para sostener su valor en bolsa y para continuar con la rebaja de la deuda, el principal lastre financiero del grupo.

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, ha adelantado dos semanas la reunión del consejo de administración –como desveló Bloomberg-, prevista como siempre para el último miércoles de cada mes. La compañía insiste que el de este martes es simplemente un consejo ordinario y que se ha adelantado la reunión para que no pasaran dos meses desde el anterior encuentro de finales de julio en un momento en que afronta un escenario de incertidumbres en varios frentes.

Sin embargo, los inversores dan por hecho que el consejo de Telefónica lanzará un plan de choque para impulsar la cotización de sus acciones, después de que el pasado agosto cayera hasta niveles mínimos desde 1997, por debajo de los 6 euros por título. Aunque el valor en bolsa se ha recuperado en las últimas sesiones (ayer cerró a 6,65 euros), la compañía aún acumula una caída del 7% en lo que va de año.

El mercado confía en que Telefónica tomará medidas concretas para rebajar la deuda del grupo, que se sitúa en cerca de los 40.000 millones de euros, y para reforzar su balance en un momento en que lidia con un escenario complicado por el eventual impacto del Brexit y de la crisis en Argentina.

Entre las medidas que el consejo de administración estudia, según adelantó Bloomberg, figura el reforzamiento de su filial de infraestructuras de telefonía Telxius, mediante la venta de torres por parte de la matriz. Telefonía mantiene su mayoría accionarial en Telxius tras la venta de un 40% de las acciones a KKR y otro 9,9% a Amancio Ortega, a través de su brazo inversor Pontegadea.

Otra de las iniciativas para convencer a los inversores podría ser impulsar el proceso de  desinversión en algunas filiales, singularmente en Latinoamérica, con Ecuador, Perú y México como salidas potenciales. Nuevas operaciones de venta que se sumarían a las de sus filiales en Centroamérica o sus centros de datos.

Telefónica también podría retomar la estrategia de recomprar acciones propias y amortizar la autocartera para hacer más atractiva la rentabilidad a los inversores. Una modalidad que la compañía abandonó con la llegada a la presidencia de Álvarez-Pallete, pero que podría volver a tomar protagonismo en la política financiera de la firma.