Economía | Hacienda

Lluvia de críticas a Sánchez por inyectar 4.500 millones a las CCAA antes del 10-N

El PP, Ciudadanos y varios líderes regionales cargan contra el resquicio legal del Ejecutivo para liberar los fondos autonómicos antes de que finalice este mes

logo
Lluvia de críticas a Sánchez por inyectar 4.500 millones a las CCAA antes del 10-N

Resumen:

El presidente del PP, Pablo Casado, y varios líderes regionales han criticado al Gobierno por desbloquear las entregas a cuenta de miles de millones de euros a las comunidades autónomas justo antes de la convocatoria electoral de noviembre. El Ministerio de Hacienda desbloqueará antes de que finalice este mes 4.500 millones de euros a las administraciones regionales con el propósito de que mejoren la recaudación del IRPF, el IVA e impuestos especiales y darles así un margen para que puedan evitar recortes, según ha adelantado El País.

La Abogacía del Estado no permitía las entregas de las cuantías para no restar margen de maniobra al próximo Gobierno. De hecho, algunas administraciones, como Cataluña, la Comunidad Valenciana, Baleares y Canarias, ya ajustaron el gasto público. El Ejecutivo, sin embargo, ha encontrado una vía legal para poder liberar las entregas a las comunidades. La solución, según explican a El País fuentes gubernamentales, consiste en hacer una reinterpretación del dictamen de la Abogacía de Estado. Al convocarse elecciones en noviembre, la conformación de un Gobierno se prolongaría a finales de 2019 o principios de 2020, por lo que los pagos no condicionarían este año a otro Ejecutivo.

«Estamos a favor de que se entregue dinero, pero lo que hasta hace cuatro días era imposible, porque ahora haya elecciones, el Gobierno diga ahora que puede comprar voluntades electorales con el dinero que habían pagado los contribuyentes en las autonomías, pensamos que es un paso más en la instrumentalización muy negativa de las instituciones y los recursos públicos para hacer campaña que no es admisible», ha remarcado Casado.

Críticas de los líderes regionales

Como él, otros líderes populares han criticado el resquicio legal de Sánchez. «Primero asfixian, luego chantajean y ahora, que vienen elecciones, nos dan limosna», ha declarado a través de su cuenta de Twitter la presidenta popular de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. El vicepresidente madrileño, Ignacio Aguado, de Ciudadanos, ha lamentado que Sánchez «estrangulando» a la región. «El señor Sánchez se está riendo de los españoles y de las comunidades y en la Comunidad no hemos recibido ninguna comunicación y lo primero que hacen es acudir a los medios de comunicación. No nos parece ni responsable ni lógico que se intente hacer campaña electoral con el dinero que se les da a las comunidades autónomas», ha criticado.

También a través de la red social, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha criticado que Hacienda vaya a desbloquear «milagrosamente, al comenzar la campaña electoral» los 4.500 millones. «Engaño tras engaño. Ministros que afirman tener informes que no tienen; chantajes porque ‘hasta que no haya Gobierno’ no pueden pagar; y ahora aparece un resquicio», ha afeado.

Por su parte, el presidente del PP en Baleares y portavoz del grupo parlamentario, Biel Company, también habla en su cuenta de Twitter de «chantaje» por parte de Sánchez y Montero. «Dijeron que no podían pagar para forzar la investidura y ahora, que habrá elecciones, pagarán una parte», ha criticado al respecto Company, que reclama que a su comunidad se le abonen los 177 millones que le corresponden y no sólo una parte de ellos.

Fernando López Miras, presidente de la Región de Murcia, habla de «otra maniobra electoralista» de Sánchez» y se pregunta «qué ha cambiado» para que antes no se pudieran realizar los pagos y ahora sí. «Simplemente, que habrá elecciones y el PSOE pretende sacar rédito electoral de la asfixia a la que nos ha sometido», añade, mientras que el presidente de los populares en Aragón, Luis María Beamonte, acusa al Ejecutivo en funciones de haber «ahogado sin sentido a comunidades y ayuntamientos» y defiende que «no se puede ser tan irresponsable».