Economía | Empresas

Santander ante el 10-N: España necesita ya "un Gobierno que aporte estabilidad"

logo
Santander ante el 10-N: España necesita ya "un Gobierno que aporte estabilidad"

El consejero delegado de Banco Santander, José Antonio Álvarez. EFE

Resumen:

Banco Santander confía en que tras las próximas elecciones generales, que se celebrarán el próximo 10 de noviembre, España podrá al fin contar con un Gobierno que acabe con un entorno de incertidumbre que «no es una buena noticia para la economía» y que se ve agravado por los recientes acontecimientos en Cataluña.

Así lo ha señalado este miércoles el consejero delegado del banco, José Antonio Álvarez durante la rueda de prensa de resultados de los tres primeros trimestres del año, un periodo en el que el banco registró un recorte del beneficio del 35%, por el impacto de los ajustes en su filial en Reino Unido y la reestructuración de la plantilla en España.

El número dos del banco ha explicado que en la evolución del negocio en España empiezan a notarse los síntomas de la desaceleración que afecta a la economía española, aunque los ritmos de actividad aún permanecen en niveles saludables. En ese escenario, Álvarez se expresó deseoso de que España cuente pronto con un Ejecutivo al que «exigimos predictibilidad y que aporte un entorno de estabilidad y baja incertidumbre» que anime a la inversión y el consumo de los distintos agentes económicos.

Defiende que el repunte de la morosidad en España es puntual, tras la integración de Popular

El banco reflejó en España un repunte de la ratio de morosidad de 21 puntos básicos, hasta el 7,23%, al que los responsables del banco restaron importancia por tratarse de un movimiento puntual, derivado de la integración de Popular y los ajustes de perímetro del negocio anunciado en anteriores trimestres.

Álvarez sí reconoció que la situación en el mercado español presenta dificultades derivadas del escenario de bajos tipos de interés en la Eurozona y la fuerte competitividad que ha llevado al banco a ceder cuota en algunas áreas de negocio en las que entienden que la rentabilidad no está compensada por la «intensa» competitividad en precios. «Nosotros no vamos a comportarnos de forma irracional», ha observado el banquero.

Tras ejecutar recientemente un ERE por el que la plantilla en España se ha reducido ya más de un 5% en el último año y el número de oficinas en más de un 12%, el consejero delegado de Santander no ha descartado la posibilidad de nuevos recortes, para ajustar los costes a un entorno de bajos ingresos como el actual. Según Álvarez, estos posibles cambios se irán valorando a medida que el banco va tratando de adaptarse a un nuevo modelo de relación con el cliente en el que los canales alternativos a las oficinas va ganando peso. «Tendremos que ir adaptando nuestro modelo a las demandas del cliente», apuntó.

Confianza en Reino Unido

De lo que sí se desmarcó Álvarez es de la sugerencia lanzada recientemente por Sabadell de que los tipos negativos podrían llegar a alcanzar a los clientes minoristas. El ejecutivo de Banco Santander, siguiendo la línea de Bankia, considera que a los niveles actuales de tipos de interés es difícil que se acaben cargando los depósitos de los particulares.

El banquero descartó que a los niveles actuales de tipos de interés se vayan a cargar los depósitos de particulares

Respecto a las polémicas judiciales en las que está envuelto el banco, el consejero delegado de la entidad prefirió no hacer menciones especiales ni al juicio previsto contra Andrea Orcel ni al que se está celebrando actualmente en la Audiencia Nacional por la caída de Banco Popular, aunque sobre este último asunto sí aseguró que «no tengo razones para pensar que la gestión de [Ángel] Ron y de [Emilio] Saracho no fue honrada».

El banquero también hizo referencia a la situación en Reino Unido, donde el negocio de Santander ha sufrido un fuerte deterioro en los últimos trimestres, por las incertidumbres derivadas del Brexit y la fuerte presión competitiva en el mercado hipotecario. En este sentido, Álvarez explicó que, pese a la caída de los márgenes, los volúmenes de negocio siguen evolucionando de forma satisfactoria y se mostró confiado en una próxima mejora de este mercado.

Comentar ()