Economía | Empresas

Los hoteles de Cataluña pierden el 40% de estancias en el primer mes de viajes del Imserso

Acampada en Barcelona en protesta por la sentencia del 1-O.

Las ventas de los viajes del Imserso comenzaron hace un mes. Lo hacían justo cuando arrancó la oleada de disturbios en Cataluña tras conocerse la sentencia contra los líderes del procés y esto provocó un frenazo de las reservas de los pensionistas beneficiarios del programa en los destinos de la región.

La patronal hotelera alerta de que Cataluña es con mucho la región que pero está funcionando (también) este año en lo que va de programa. Según los datos que maneja la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), los hoteles de los destinos catalanes que participan en el Imserso se han quedado con el 40% de las plazas sin cubrir este mes de noviembre.

El presidente de Cehat, Joan Molas, se queja de que el retraso en el inicio de la comercialización de los viajes del Imserso han hecho que se pierdan muchas estancias este mes en toda España. Pero frente al 12% de plazas sin cubrir de Benidorm (la auténtica meca de los viajes del Imserso), un 14% en la Costa del Sol o el 15% de la zona de Cádiz, Cataluña dispara ese dato de estancias perdidas hasta el 40% del total previsto.

Desde la asociación hotelera se alerta de que las imágenes de algaradas que se han venido sucediendo en las últimas semanas han hecho que los pensionistas estén desechando masivamente viajar a destinos tradicionalmente muy populares como Salou o Lloret de Mar.

“El Imserso está sufriendo un ‘efecto retraso’ y también un ‘efecto desastre’ en su organización. Como han empezado tarde las ventas hemos perdido una parte del negocio del programa del Imserso de noviembre, pero en el caso de Cataluña es peor por sus problemas particulares”, apunta Molas.

Las semana pasada arrancó la venta en las agencias de viajes de casi 124.000 plazas del programa de turismo social a los destinos de Cataluña (en las costas de Barcelona, Girona y Tarragona). Cehat subraya que los gestores del Imserso ya están desviando plazas asignadas a Cataluña a otros destinos peninsulares para no perder la asignación presupuestaria que sirve para subvencionar los viajes.

Mundiplán –la alianza de Iberia, Alsa e IAG7 que se adjudicó la gestión de los viajes del Imserso a destinos de costa peninsulares, entre ellos los catalanes- ya había advertido de que traspasará plazas del programa de Cataluña a otras regiones si la demanda no arranca. Las grandes agencias apuestan por redirigir viajeros de Cataluña a destinos de Andalucía y de la Comunidad Valenciana con mayor demanda.

Barcelona resiste pese al “octubre desastroso”

Los hoteles catalanes, singularmente los de Barcelona, han sufrido una oleada de cancelaciones de reservas por la tensión política, según han venido advirtiendo ya en las últimas semanas diferentes patronales hoteleras. Según relata el presidente de Cehat cuando se producen disturbios las reservas se paran en seco, para recuperarse cuando hay unos días de calma.

“La marca Barcelona es tan potente que de momento ha aguantado mucho mejor de lo que se podía prever”, explica Molas. “Es una situación que nos tiene muy preocupados y que no le vemos solución a corto plazo.

Desde Cehat se subraya que de momento Cataluña resiste como destino turístico con apenas caídas del 0,2% de actividad en lo que va de año. “Y eso a pesar de un octubre desastroso”, destaca el presidente de la patronal hotelera.

Desde Exceltur, el lobby que agrupa a una treintena de las mayores compañías turísticas del país, se advierte del enorme golpe para el sector que tendría para la demanda de viajeros extranjeros una persistencia de las imágenes de disturbios en Barcelona y otros puntos de Cataluña.

La asociación empresarial aún no dispone de una estimación de cuál sería el impacto para el sector, y a la postre dependerá de si las algaradas son un problema coyuntural o si se alargan en el tiempo. La preocupación en esta ocasión es mayor que en años anteriores porque las manifestaciones hasta el momento se han concentrado en infraestructuras clave para el turismo catalán como el aeropuerto de Barcelona y las líneas de AVE.

Exceltur, en cualquier caso, advierte de que el impacto puede acabar siendo similar, o peor, que el sufrido en los meses posteriores al 1-O. En ese momento, el frenazo ligado a la inestabilidad política en Cataluña restó tres décimas de PIB al sector turístico, lo que supuso una merma de 319 millones de euros de actividad turística.

Comentar ()