Economía | Empresas

Barcelona se juega un roto de 500 millones de euros con la suspensión del Mobile

logo
Barcelona se juega un roto de 500 millones de euros con la suspensión del Mobile
Fachada de la Fira de Barcelona en pleno Mobile World Congress.

Fachada de la Fira de Barcelona en pleno Mobile World Congress. ep

Resumen:

La celebración del Mobile World Congress (MWC) de Barcelona de este año cada vez está más en el aire. El consejo de GSMA, la patronal mundial de las telecos y la industria del móvil que organiza el congreso, se reunirá este viernes para abordar una decisión definitiva sobre si cancela o mantiene a toda costa la edición de 2020, prevista para dentro de dos semanas.

GSMA ha intentado en los últimos días hacer frente a los temores de los expositores endureciendo cada vez más las medidas de seguridad y sanitarias para evitar. Pero el número de compañías que se borran no ha dejado de crecer y han dejado vacío más del 10% de la superficie de exposición de la Fira barcelonesa.

LG, Ericsson, Sony, Intel, Amazon, Nvidia, NTT, Umidigi, Gigaset, Vivo… ya han confirmado que no irán a Barcelona y todas lo han hecho justificando su ausencia en que anteponen la salud y la seguridad de sus empleados y clientes, ante el riesgo de infección de coronavirus. Un mensaje que pone en un brete a GSMA, la patronal del móvil que organiza el evento, y a las compañías que de momento mantienen su intención de estar en el congreso.

La eventual cancelación del Mobile World Congress, que desde varias de las grandes empresas del sector cada vez se ve como más probable y, en algunos casos, directamente como inevitable, supondría un roto millonario para la ciudad de Barcelona por el enorme impacto económico y el gran volumen de visitantes de la mayor cita de la industria del móvil global.

Las previsiones que manejaba hasta ahora GSMA eran de récord para la edición de este año. Los organizadores auguraban más de 110.000 visitantes a la Fira y a las sedes de los eventos paralelos, frente a los 109.000 del año pasado. Y, sobre todo, anticipaba que el impacto económico del Mobile para la Ciudad Condal seguiría creciendo hasta los 492 millones de euros, frente al anterior máximo histórico de 473 millones de la pasada edición.

 Unas previsiones que, si finalmente el congreso se celebrara, ya se da por descartado que se vayan a alcanzar y habrá un descenso de los registros. Simplemente el creciente número de compañías que han ido anunciando su renuncia a asistir al MWC la merma en el impacto económico ya es relevante. Según las estimaciones de Ángel Barbero, profesor de Tecnología de EAE Business School, las bajas anunciadas ya suponen una merma de entre el 10 y el 20% de los ingresos para Barcelona, esto es, entre 50 y 100 millones.

Ante la posibilidad de este zarpazo millonario, la Generalitat de Cataluña y el Ayuntamiento de Barcelona llevan días lanzando mensajes de tranquilidad y garantizando normalidad para celebrar la cita tecnológica. Ambas instituciones han estado saliendo en tromba para asegurar que no se cancelará y confirmando estar preparadas para atender las medidas sanitarias necesarias para evitar un brote de coronavirus.

Uno de los sectores que más sufrirá si el MWC echa la persiana este año es el del turismo. La patronal de los hoteleros y la asociación de los pisos turísticos de Barcelona reconocen estar sufriendo ya cancelaciones de reservas a menos de dos semanas de uno de los momentos cumbre para el sector de cada año. De momento, testimoniales. Pero dan por hecho una cancelación masiva si no hay Mobile a finales de mes.

El golpe también afecta ya al transporte. Las empresas catalanas de vehículos de alquiler con conductor (VTC) alertan de que ya se han cancelado el 12% de las reservas que tenían programadas para el Mobile World Congress (MWC) por el goteo de firmas que han decidido no asistir por el coronavirus, informa Efe.

Comentar ()