Economía | Empresas

Los organizadores del Mobile deciden este viernes si cancelan el congreso de Barcelona

Las grandes telecos se reunirán en el consejo de la patronal mundial del sector para adoptar una decisión definitiva mientras continúa la espantada de empresas que se niegan a ir por el coronavirus.

Un trabajador con mascarilla en el recinto en que se celebrará el MWC de Barcelona.

Un trabajador con mascarilla en el recinto en que se celebrará el MWC de Barcelona. efe

El Mobile World Congress (MWC) de Barcelona se tambalea. Cada vez más. Tras días de un goteo constante de compañías que renuncian a asistir al congreso por miedo a la epidemia de coronavirus, los organizadores de la gran cita global de la industria del móvil se disponen a tomar una decisión definitiva sobre si suspenden la edición de este año, prevista para dentro sólo de dos semanas.

GSMA, la patronal mundial de las telecos, celebrará este viernes un consejo para abordar la eventual cancelación del MWC de 2020, según confirman fuentes conocedoras de la convocatoria del encuentro. Una reunión de alto nivel en el que las grandes operadoras de telefonía pretenden que se adopte ya una decisión en firme ante la situación insostenible por la espantada de cada vez más compañías.

GSMA ha intentado en los últimos días hacer frente a los temores de los expositores endureciendo cada vez más las medidas de seguridad y sanitarias para evitar. Se ha llegado a vetar la asistencia de personas procedentes de la provincia china que es el epicentro de la epidemia de coronavirus, a exigir que los visitantes garantizasen con sus pasaportes no haber estado en China dos semanas antes del congreso, se quiere tomar la temperatura a la entrada… Pero el número de compañías que se borran no ha dejado de crecer y han dejado vacío más del 10% de la superficie de exposición de la Fira barcelonesa.

LG, Ericsson, Sony, Intel, Amazon, Nvidia, NTT, Umidigi, Gigaset, Vivo… ya se han caído del cartel y todas lo han hecho justificando su ausencia en que anteponen la salud y la seguridad de sus empleados y clientes, ante el riesgo de infección de coronavirus. Un mensaje que pone en un brete a GSMA, la patronal del móvil que organiza el evento, y a las compañías que de momento mantienen su intención de estar en Barcelona.

Las grandes telecos europeas (Telefónica, Vodafone, Orange, BT…) han estado en permanente contacto monitorizando la situación, pero prefieren no actuar de manera unilateral sobre su renuncia a asistir y han optado por articular una decisión colectiva a través de la GSMA. Las principales compañías chinas del evento, con Huawei como referente, sí han venido confirmando su asistencia, pero otros gigantes tecnológicos tanto asiáticos como estadounidenses admiten de manera extraoficial que barajan todas las opciones.

“Pinta muy mal. Cada vez tiene menos sentido que se mantenga el Mobile de este año. Por los que se han ido y por la situación en la que nos quedamos los que, en principio, seguimos”, se queja un ejecutivo de una de las grandes telecos europeas. “El consejo de GSMA se ha convocado para el viernes, pero no es para nada descartable que incluso se se adopte una decisión antes si las bajas continúan”.

Para la edición de este año está prevista la presencia de más de 2.800 expositores, y sólo una docena han decidido abandonar la cita, pero éstas ya representan más del 10% de la superficie de exposición del MWC. En el sector auguran que la cancelación es inevitable si persisten las continuas renuncias o si alguno de los más grandes grupos tecnológicos también da el paso de renunciar. Y, de hecho, cada vez se extiende más la impresión de que es preferible cancelar el congreso que mantenerlo y que sea un fracaso total.

Varias de las grandes compañías tecnológicas que tienen un papel clave en cada MWC reconocen que la suspensión del congreso es una opción que no se puede descartar, y que si continúa el goteo de cancelaciones, pasará a ser cada vez más probable. La semana pasada era un escenario que casi nadie contemplaba.

La previsión que manejaban los organizadores para este Mobile era alcanzar un récord de impacto económico en Barcelona, con 492 millones de euros, gracias especialmente al también máximo histórico de asistentes, con 110.000 visitantes. Unas previsiones que, si finalmente el congreso se celebra, ya se da por descartado que se vayan a alcanzar. El Gremi de Hoteleros de Barcelona ya ha reconocido que se están produciendo cancelaciones de reservas para los días del Congreso.

Comentar ()