Economía | Empresas

El Mobile, al borde del fiasco por el goteo de empresas que se niegan a ir por el coronavirus

Generalitat y Ayuntamiento de Barcelona salen en tromba a prometer normalidad y garantizar la celebración del Congreso, mientras el sector empieza a dar por probable la suspensión.

logo
El Mobile, al borde del fiasco por el goteo de empresas que se niegan a ir por el coronavirus
Entrada principal del Mobile World Congress de Barcelona.

Entrada principal del Mobile World Congress de Barcelona. EFE

Resumen:

La celebración del Mobile World Congress (MWC) de Barcelona, previsto para dentro de dos semanas, está en el aire. El continuo goteo de empresas que renuncian a acudir a la gran cita del móvil mundial por miedo a la epidemia de coronavirus mete presión a los organizadores del congreso y también a las empresas que mantienen sus planes de asistir.

El listado de empresas que se borran del Mobile de 2020 no deja de crecer. LG, Ericsson, Sony, Amazon, Nvidia, NTT, Umidigi y Gigaset ya se han caído del cartel y todas lo han hecho justificando su ausencia en que anteponen la salud y la seguridad de sus empleados y clientes, ante el riesgo de infección de coronavirus. Un mensaje que pone en un brete a GSMA, la patronal del móvil que organiza el evento, y a las compañías que de momento mantienen su intención de estar en Barcelona.

“Todas las compañías están monitorizando cómo evoluciona la situación de manera permanente. Las empresas que mantienen su objetivo de ir al MWC se arriesgan a un golpe en su imagen tremendo si algún miembro de sus delegaciones resulta infectado de coronavirus. ¿Cómo va a responder ante esto un CEO cuando otras empresas han renunciado a ir diciendo que es por la seguridad de sus empleados?”, explica un ejecutivo de una de las empresas que, de momento, insisten en ir al MWC. “La decisión es difícil, tomes la que tomes”.

Para la edición de este año está prevista la presencia de más de 2.800 expositores, y sólo ocho han decidido abandonar la cita, pero éstas ya representan más del 10% de la superficie de exposición del MWC.

Sin embargo, pocas compañías optan por confirmar abiertamente y con total seguridad su presencia en el próximo Mobile. Lo han hecho los gigantes chinos (Huawei, Xiaomi, Oppo…), que se encuentran en una situación especialmente delicada por estar en China el foco del coronavirus y que simplemente prometen reducir los traslados de su plantilla china y reforzar la asistencia de empleados de otras zonas.

Gigantes europeos y americanos prefieren optar por la prudencia y apuntan que de momento no hay cambios en sus planes. “Hoy, a esta hora, la compañía sigue yendo al Mobile y no hay cambios. Mañana veremos, depende de cómo evolucione la situación”, reconocen desde una de las grandes telecos europeas. En el sector auguran que la cancelación será inevitable si persisten las continuas renuncias o si alguno de los más grandes grupos tecnológicos también da el paso de renunciar.

Varias de las grandes compañías tecnológicas que tienen un papel clave en cada MWC reconocen que la suspensión del congreso es una opción que no se puede descartar, y que si continúa el goteo de cancelaciones, pasará a ser cada vez más probable. La semana pasada era un escenario que casi nadie contemplaba.

La reacción de GSMA está siendo incrementar cada vez más las medidas de seguridad para prevenir contagios. La asociación, que agrupa a unas 800 telecos y compañías ligadas al sector del móvil, ha actualizado en cuatro ocasiones el protocolo de seguridad en menos de una semana para endurecerlo con nuevas iniciativas.

En la última versión, GSMA directamente ha prohibido la asistencia de personas que procedan de la provincia china más afectada por el coronavirus, obliga a los asistentes que provengan de China a demostrar que lleva más de dos semanas (periodo de incubación del virus) fuera del país y ha establecido el control de las temperaturas de todos los visitantes.

La Generalitat de Cataluña y el Ayuntamiento de Barcelona llevan días lanzando mensajes de tranquilidad y garantizando normalidad para celebrar la cita tecnológica. Este lunes han salido ambas instituciones en tromba para asegurar que “en ningún caso” se va a cancelar el Mobile. “El MWC no pende de un hilo. No podemos permitir que se nos inocule el virus del miedo, que sería lo peor que nos podría pasar”, ha sentenciado el conceller de Politicas Digitales, Jordi Puigneró.

La previsión que manejaba los organizadores para este Mobile era alcanzar un récord de impacto económico en Barcelona, con 492 millones de euros, gracias especialmente al también máximo histórico de asistentes, con 110.000 visitantes. Unas previsiones que, si finalmente el congreso se celebra, ya se da por descartado que se vayan a alcanzar. El Gremi de Hoteleros de Barcelona ya ha reconocido que se están produciendo cancelaciones de reservas para los días del Congreso.

Comentar ()